Anthony Strong | Cantante "El jazz es una bestia extraña que lleva toda una vida domesticar"

  • El pianista británico despedirá por todo lo alto el Festival de Jazz de Granada el sábado en el Teatro Isabel la Católica

Anthony Strong (Croydon, Reino Unido, 1984), en una imagen reciente. Anthony Strong (Croydon, Reino Unido,  1984), en una imagen reciente.

Anthony Strong (Croydon, Reino Unido, 1984), en una imagen reciente. / G. H.

Conocido por las evidentes similitudes con Jaime Cullum y Michael Bublé, la crítica más especializada marca diferencias ya que afirma que Anthony Strong -pianista, cantante, compositor y arreglista- reescribe sabiamente y con mayor acento jazzístico clásicos del siglo XX. Nacido en Croydon (Surrey, Reino Unido), Strong recibió una formación clásica exquisita. Purcell le fascinó, pero también Wynton Kelly, Oscar Peterson, Frank Sinatra y Harry Connick; este abanico de influencias le hizo orientarse por el swing y por derroteros más jazzísticos.

Inicia su carrera musical formando parte del musical del West End Million Dollar Quartet, en el que interpreta el papel de Jerry Lee Lewis y llama la atención por su virtuosismo y carisma. En Londres, acompaña al actor Adrien Brody en el anuncio de la Super Bowl; comparte escenario en París con B. B. King y en 2012 lanza Laughing in rythm para la ONG Children in Need, realizando una gira por 25 países. En 2013 el prestigioso sello discográfico Naïve lo añade a su lista de maestros e inicia una serie de grabaciones a cual más exitosa.

Los conciertos del músico británico son experiencias inolvidables. El pianista ejecuta construcciones muy rítmicas, aunque ricas en matices, delicadas imbricaciones de pasajes swing soul y cadencias de jazz, superando a veces los limites del instrumento hasta conseguir despertar una emoción en el oyente maravillosa. Strong despedirá por todo lo alto la 40 edición del Festival de Jazz de Granada este sábado en el Teatro Isabel la Católica. Allí presentará su trabajo más reciente, Me and my radio, una cuidada selección de canciones capitales de jazz, blues, sonido Motown y soul.

-¿Cómo descubrió su vocación por un formato de jazz clásico siendo tan joven?

-Me ofrecieron clases de piano de jazz en la escuela de música y me sorprendió el sonido de la armonía del jazz. Los acordes tienen mucho más color en comparación con la música pop. Me enganché desde el primer día. Y también me encantó el desafío: todo lo que había estudiado antes no me servía para resolver las incógnitas. El jazz era esta bestia extraña que lleva mucho tiempo domesticar. Si me pregunta le diría que toda una vida.

-Kurt Elling dijo que canta 200 noches al año, y lo ha estado haciendo durante 20 años. ¿Es la experiencia la mejor escuela?

-Kurt Elling es uno de los músicos más trabajadores que conozco. Sí, tiene razón, no hay sustituto para la experiencia. ¡Cuanto más haces algo, mejor lo haces!

-Usted es británico, pero ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Francia. ¿Sigue siendo este país especial para los jazzmen, como solía ser en los tiempos de Baker o Davis?

-Me encanta ser británico y no podría verme viviendo en otro lugar, pero el jazz definitivamente se abraza más en Europa continental. Y París es una ciudad tan soñadora y romántica que... ¡Definitivamente ayuda mucho! Siempre hay un sentimiento especial entre nosotros los músicos antes de subir al escenario en París. Es una ciudad vibrante, pero también existe esta gran historia del jazz y la música en vivo.

-¿Todavía tiene un glamour especial, no?

-Sí. He perdido la cuenta de cuántas veces he estado, sea trabajando o solo viviendo. Es una ciudad hermosa, llena de cultura y color.

-¿Y en España? No es su primera vez aquí.

-Amo a España. Siempre hemos tenido respuestas muy cálidas tocando aquí. Amo a la gente. He hecho amigos en todo el país. Me gusta pasar el rato después de los espectáculos y conocer a algunas personas que me han escuchado. Y al igual que París, he pasado mucho tiempo de vacaciones en España.

-Su música no está destinada a hacer nuevos descubrimientos o innovaciones. ¿Está volviendo a los tiempos en que el jazz buscaba la felicidad?

-Supongo que sí, pero no es necesariamente un concepto para mí. Al igual que un cómico que tendrá su propio sentido del humor, escribo música que disfruto y espero que otras personas disfruten lo que toco. Creo que el propósito principal de la música es despertar emociones, por lo que probar algo nuevo e innovador es muy secundario a cómo suena realmente la música.

-En ese sentido, ¿la comunicación es siempre lo más importante para usted?

-No. Debo decir que la armonía es el factor más importante. La armonía (o falta de ella) es realmente lo que "me atrapa" emocionalmente. Obviamente, como cantante, el mensaje debe ser claro, por lo que la comunicación es importante, pero el sonido o el estilo general de la música es lo que realmente me interesa.

-También escribe originales. ¿Se ve escribiendo los estándares del siglo XXII?

-Oh, no sé sobre eso (ríe), pero es un buen pensamiento. Regularmente recibo correos electrónicos de jóvenes cantantes, músicos y grandes bandas pidiendo la partitura de mis canciones y eso es una sensación muy agradable, sabiendo que les gusta tanto que quieren tocarlo ellos mismos.

-¿Cómo es el concierto de Strong en esta gira?

-Estamos tocando una verdadera mezcla de música de todos mis álbumes, con muchas canciones de mi nuevo disco Me and my radio. Habrá algo para todos: algunos clásicos, algunos originales y tal vez algunas cosas... No lo sé muy bien, cada noche, cada ciudad, cada público son distintos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios