Crónica musical Fahmi Alqhai deja huella

  • El Festival de Música Antigua de Granada se despide con una actuación del maestro

Fahmi Alqhai deja huella Fahmi Alqhai deja huella

Fahmi Alqhai deja huella / G. H. (Granada)

El Festival de Música Antigua de Granada cerró su cuarta edición con una actuación del maestro de la Viola da gamba, Fahmi Alqhai. Lo hizo además con toda la ilusión del que afronta su última cita antes de las vacaciones, pues este fin de semana comenzaban las suyas, merecidas, tras un año y medio de gira ininterrumpida por todo el mundo.

Alqhai este pasado viernes, rodeado de un público tan entusiasta como disciplinado dio un recital de esos que dejan huella. Una vez más, en lo que empieza a ser un problema que habrá que afrontar entre festival e instituciones, la sala se llenó inmediatamente y se quedó numeroso público sin poder acceder a la majestuosa sala.

El programa que eligió Fahmi Alqhai contaba de 4 bloques. Él mismo fue comentando sus impresiones de cada uno de ellos, dejando translucir su íntimo conocimiento del instrumento y del repertorio y también demostrando su estado de ánimo, que en todo momento fue magnífico, como él mismo confesó al final del concierto, cuando dijo “es la primera vez que participo en este Festival de Música Antigua de Granada de la mano de Azis Samsaoui y de su equipo, y esta siendo una noche muy especial en una ciudad mágica, os lo aseguro, además estoy rodeado de mi auténtica familia granadina, con lo cual, no puedo estar más emocionado y satisfecho”, lo que provocó una nueva ovación.

Como decíamos, el programa lo dividió en un bloque de obras española, otro inglesas, después francesas y finalmente unas obras suyas inspiradas también en Joe Satriani. La propina fue la obra que abrió el Concierto , los Canarios de Gaspar Sanz. Estos cuatro bloques, en manos de cualquier violagambista hubieran supuesto un muy señor concierto, pero de su mano, y tras su explicaciones fueron cada uno de ellos una experiencia sonora, que permitía fantasear con la historia y con todo el sabor que aporta este instrumento genuinamente barroco. De los dedos y el corazón de Fahmi Alqhai viajamos por la España barroca, tan guitarrista y con su música tan arrebatadora, la elegante Inglaterra de Thobias Hume y Francia.

En Francia hizo una salvedad el maestro, primero interpretó como siempre, de manera absolutamente única y distinta obras del perfeccionista Marin Marais, que encarna todo el espíritu barroco y tan idiomático de la viola da gamba, y después pasó a las obras del siempre perturbador, Antoine Forqueray, ya apodado en la época como “el diablo”.

Un maestro complejo y de espíritu oscuro, tal y como explicó Fahmi Alqhai, quien se dirigió al público y dijo: “Forquine, era el diablo, un ser oscuro y único, un improvisador genial que nunca en su vida escribió una sola nota, un hombre extraño que llegó a encerrar a su hijo por celos de cómo tocaba, y un hijo que años después de la muerte de su padre, se encargó de escribir lo que recordaba y lo que anotó de las obras de su padre”.

Imagínense el silencio y el interés con el que el publico allí congregad afrontó la interpretación de la obra de Forquine. No se escuchaba ni un solo ruido. Y resultó magistral.Felicidades por tanto al Festival, a sus programadores y sobre todo al publico granadino, que sabe apreciar lo bueno y está logrando que este Festival, con tan solo 4 ediciones, se cuele en todos los corazones de los granadinos y de tantos visitantes que eligen Granada en mayo para disfrutar cada tarde de un concierto de altísimo nivel en el Festival de Música Antigua de Granada.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios