Propuestas culturales para la crisis

Granada plantea una oficina de festivales que ayudará a la tramitación de subvenciones

  • Las citas culturales adaptan su calendario de festivales para la “nueva normalidad”

Granada plantea una oficina de festivales que ayudará a la tramitación de subvenciones Granada plantea una oficina de festivales que ayudará a la tramitación de subvenciones

Granada plantea una oficina de festivales que ayudará a la tramitación de subvenciones

Todo está supeditado al desarrollo de la fases de desescalada y estas a su vez al comportamiento de la pandemia, pero los directores de las grandes citas culturales de Granada empiezan a mover ficha para adaptar sus programaciones y ajustarse a un nuevo calendario. Por ejemplo, el Festival de Música y Danza que celebró ayer la reunión de su Consejo Rector baraja julio para su 69 edición. Desde el principio del estado de alarma su director, Antonio Moral, ha sido uno de los más optimistas en cuanto a la celebración de una cita física con formato más o menos tradicional, pero las alternativas son tantas como Festivales y la idea de crear una oficina o mesa de trabajo para conseguir apoyos cobra fuerza.

Otros responsables de festivales tuvieron que anular la cita forzosamente, como fue el caso del Festival de Tango de Granada. “A nosotros nos pilló con el 40% del aforo vendido porque empezábamos sólo 5 días después de la declaración del estado de alarma”, comentaba ayer su director, Horacio Réborá, que en este tiempo se ha visto personalmente afectado por la virus, aunque afortunadamente recibió el alta definitiva este pasado viernes 1 de mayo.

Eso no le impidió participar en la reunión de directores de festivales que organizó el Ayuntamiento de Granada el pasado miércoles. Aunque está a la espera de una nueva cita bilateral para poder encajar las fechas y la programación a una posible celebración después del verano, “tal vez en el mes de septiembre” si finalmente el Festival de Música y Danza se fija en julio y no coincide con ninguna otra cita pospuesta.

“Algunos directores de festivales han optado por propuestas telemáticas pero yo soy de los que quiere una actividad física concreta”, comenta Rébora, quien señala que incluso “resultaría más fácil para el tema de la devolución de la venta de entradas, a lo que todavía no se ha podido proceder por la situación : “Al público se le ofrecería la posibilidad de asistir a alguno de los espectáculos o la devolución del dinero”.

Otros en cambio parecen más proclives a la alternativa telemática o híbrida entre on-line y presencial. Ese es el caso de los directores de los festivales Granada Noir y Gravite, Gustavo Gómez y Jesús Lens. Ante la incertidumbre, planean “una programación creativa, más ambiciosa que simplemente hablar con un autor y que otros escuchen”, comenta Gustavo Gómez sobre la alternativa de las plataformas de vídeo llamada con las que han salido al paso muchos festivales previstos para esta primavera.

Casualmente, Granada Noir ya estaba atrasado a finales de octubre. “Hay que conjugar la búsqueda de financiación, la programación y las nuevas medidas sanitarias”, cuenta Gómez. En ese sentido, Jesús Lens señala que el “Granada Noir tiene una financiación 95% privada y en el caso de Gravite es del 100%”. “Las empresas todavía no tienen claro nada porque hay mucha incertidumbre y para nosotros es difícil comprometernos sin saber si los invitados van a poder viajar o si estarán abiertos los hoteles”, señala el co-director, quien espera que después de la buena sintonía en la reunión municipal, eso se traslade en ayudas económicas.

En esa línea de la incertidumbre económica, Nani Castañeda, director de la Feria del Libro -un evento que tras quedar pospuesto compartiría mes en otoño con el Granada Noir- señala que en la citada reunión se planteó la posibilidad de crear una plataforma para tomar medidas. “La idea es unir los festivales de Granada en una oficina que defienda los derechos de todos e intentara reclamar conjuntamente presupuestos extras tanto en el ámbito regional, como nacional y europeo. La gran problemática es que ahora el Ayuntamiento no puede responder ni en tiempo ni en medidas porque hay que estar a lo que diga el Gobierno central. Desde luego la Cultura no puede ser el vagón de cola y en esta ciudad, sin presupuestos extra, va a ser muy complicado. De ahí surgió la idea de hacer una carta común y de esa carta la de intentar crear para el futuro una oficina que trabaje para el conjunto de las grandes citas culturales de la ciudad. Es también una propuesta muy interesante para poder coordinar toda la cultura y dinamizarla”, comenta Castañeda. Para el director del encuentro editorial ahora lo importante es “tener mucha paciencia y unidad” y confía en poder celebrar la Feria del Libro del 2 al 11 de octubre dado que es un evento al aire libre, por lo que resulta más fácil llevarlo a cabo con las preceptivas garantías sanitarias.

El director del Festival de Tango coincide en señalar que sería muy interesante “la configuración de una especie de mesa en la que estarían todos los festivales a efectos de hacer un acuerdo de promoción conjunta como ‘Granada ciudad de festivales’ y también gestiona apoyos de esos eventos de cara a la Comunidad Europea”: “Eso ha generado muchas expectativas en todos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios