Una gran perdida para la escena jazzística nacional

Muere la cantante granadina Celia Mur, una de las pioneras del jazz en España

  • La artista, una de las primeras vocalistas del género en el país, llevaba varios años luchando contra una grave enfermedad

  • La escena destaca su talento, versatilidad y agradable carácter

Celia Mur, en una imagen reciente. Celia Mur, en una imagen reciente.

Celia Mur, en una imagen reciente. / Facebook Celia Mur

El mundo del jazz llora la muerte de Celia Mur. La cantante, compositora y profesora granadina ha fallecido hoy a causa de una grave enfermedad contra la que llevaba luchando varios años. Considerada una de las primeras vocalista de jazz en España y una de las mejores de toda Andalucía, la intérprete tenía talento, personalidad y mucho, mucho swing. 

Hija del compositor flamenco y guitarrista Antonio Fernández Moya, Mur ingresó a los 12 años en el Conservatorio de Granada y completó sus estudios en Estados Unidos donde, según dijo, "está el principio del jazz, es allí donde hay que acudir". La intérprete, profesora de canto en la Berklee College of Music de Valencia, se formó con artistas de la talla de Sheila Jordan, Perico Sambeat, Paolo Fresu, Javier Colina, Marc Miralta, Mark Turner, Jay Clyton, Mark Turner, Luciana Souza, y Jorge Pardo.

Mur inició su carrera como vocalista en la Blues Band de Granada y en la Granada Big Band hace más de 25 años. Allí conoció al entonces director, Kiko Aguado. "Hicimos un casting y se presentaron cuatro cantantes. Ella destacaba por encima de todas junto a María Romero. Tenía una voz preciosa, súper limpia y delicada. Tenía un swing y un talento inigualable", recuerda el guitarrista pontevedrés afincado en la ciudad. 

Aguado, pareja musical y amigo inseparable, la recuerda como "una jefa en el escenario": "Se lo sabía todo, sabía dirigir al grupo. Era tremenda". En el plano musical, destaca su versatilidad. "He grabado con ella música brasileña, música francesa y hasta hemos hecho alguna de los Beatles. Ella picaba de otros estilos pero desde el punto de vista del jazz", explica sobre esta alumna aventajada de Ella Fitzgerald y Billie Holiday.

El compositor la describe como "una luchadora incansable, una música emprendedora y la persona más simpática del universo". "Tenía dos cualidades que no suelen ir de la mano: era muy buena profesional, muy buena cantante, y sabía venderse muy bien. Ella arrastraba a la gente. Tenía una magia especial", destaca sobre la que considera su "hermana pequeña".

Pepe Visedo, uno de los miembros de la Blues Band de Granada, dice de ella: "Además de cantante de jazz imprescindible en la escena española, docente y, especialmente, buena gente, Celia fue también cantante de blues, en el año y medio que permaneció con La Blues Band de Granada, a comienzos de los años 90. Quizás una faceta suya menos conocida".

Mariche Huertas, la actual directora del Festival de Jazz de Granada, tuvo la intención de incluirla en el cartel del año pasado. "Me dijo que estaba muy agradecida, pero por temas de salud le era imposible", hace memoria. Huertas recalca la versatilidad de la cantante granadina: "Era capaz de poner acento brasileño, aflamencado o salseros a cualquier standard de jazz que se le pusiera por delante". Sus 10 discos publicados dan cuenta de ello. 

La directora del Festival de Jazz recalca que Mur "nunca olvidaba sus raíces granadinas y la herencia recibida de su padre". "Ella lo invitaba a sus conciertos. Él interpretaba flamenco o fados con el laúd. Conseguía que viajaras a tierras lusitanas con el fado de su padre, o a esa América jazzística que tanto amaba", subraya sobre la compositora.

A nivel personal, Huertas la recuerda como "una persona generosa en sonrisas, sencilla y humilde... Una buscadora de belleza". "Conseguía crear una atmósfera muy amable en sus conciertos sin caer en la solemnidad e invitaba a que el público disfrutara como ella lo hacía encima del escenario. Era una persona capaz de infundir mucho sentimiento pero a la vez mucho virtuosismo en su actuaciones", declara.

Para Jesús Villalba, exdirector del Festival de Jazz de Granada, la muerte de Celia Mur es "una tremenda perdida para la escena jazzística española; era una de las mejores cantantes en el país". "Durante muchos años estuvo vinculada a los festivales granadinos de jazz, el de la Costa y el de Jazz de Granada. También ha actuado en numerosos conciertos organizados por la Diputación y por los pueblos", subraya.

Villalba la descubrió cuando fue a proponerle una actuación a la oficina técnica del festival. "Ha actuado muchísimas veces con la Big Band de Granada junto a Kiko Aguado. Me quedé sorprendido cuando la escuché por primera vez. Cantaba como los ángeles", rememora. También recalca su carácter musical camaleónico: "Lo mismo cantaba una bossa nova que canción española jazz o blues".

Para el exdirector del Festival de Jazz, Mur es "la mejor cantante de jazz de Andalucía sin duda y una de las primeras vocalistas en España; una bellísima persona, simpática, amable. En las pruebas de sonido, en los conciertos, era cariñosa con los compañeros músicos, el público y la organización".

Olalla Castro le dedica una cariñosa entrada de Facebook a Celia Mur, su primera profesora de canto hace más de 20 años. "Me enseñó a respirar con el diafragma, a hacer escalas, a improvisar y a amar el jazz. Adiós, maestra, seguiremos cantando por ti y para ti", reconoce la poeta granadina.

En su honor se celebrará una ceremonia budista en el Tanatorio de San José este sábado a las 15:00, han confirmado amigos cercanos a la cantante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios