Antonio Arco. Cantante

"Necesitaba desnudar más las canciones"

  • El artista presenta esta noche en la sala El Tren su primer trabajo en solitario tras la disolución hace unos meses de El Puchero del Hortelano.

Hubo lágrimas cuando el año pasado El Puchero del Hortelano anunció el fin de su aventura, que en Granada cerró con un sentido concierto en el Palacio de Deportes. El grupo que surgió casi accidentalmente, a raíz del proyecto universitario de sus componentes, estudiantes de música, logró el éxito y el reconocimiento más allá de donde hubieran imaginado no solo en España sino también en Latinoamérica, dejando una legión de huérfanos seguidores. Ya pueden secar esas lágrimas de sus mejillas, pues pocos meses ha tardado su líder, el guitarrista, cantante y compositor Antonio Arco, en entregar un disco con nuevas canciones que si bien se quieren distanciar del sonido del Puchero, no pueden ocultar la impronta que deja su autor en todo lo que escribe y en todo lo que interpreta. Con el nombre artístico de Arco, Antonio mantiene viva una llama empezó a arder en 1998, aunque haya cambiado de tono. Hablamos con él para que nos diera las claves del nuevo rumbo que ya sin El Puchero ha impuesto a su nave.

-El lanzamiento oficial de Arco es bastante reciente. Si no me equivoco, el pistoletazo de salida se produjo el pasado mes de diciembre con el videoclip de 'Una Canción', pero supongo que la idea tiene más tiempo y parte de un punto anterior. ¿Cuándo comenzó a dar forma a los temas que finalmente han conformado 'Uno'?

-Empecé a crear algunas de estas canciones antes de que anunciáramos nuestra disolución; de hecho ya tenía en mente grabarlas y hacer algo con ellas de forma paralela al Puchero. Luego se empezó a barajar la posibilidad de poner punto y final a la banda y a la par fui valorando continuar con este proyecto de forma más profesional y dedicarle más energía.

-Decidir romper con un proyecto que está funcionando, casi podríamos decir que a su máxima potencia, como era el caso de El Puchero del Hortelano, es un acto de valentía, una audacia que indica que el compromiso artístico está por encima de los resultados comerciales. Supongo que en cierto modo acometer el proceso de composición, arreglos, grabación, producción y gira, sin el abrigo de sus antiguos compañeros debe haberle acarreado sentimientos y emociones encontradas, tanto buenas, de liberación, digamos, como malas, tal vez de nostalgia… ¿Es así?

-Efectivamente al decidir parar fuimos sinceros y coherentes con nosotros mismos y con nuestros seguidores, y en ningún momento valoramos si estábamos más arriba o más abajo, estar en nuestro mejor momento en cuanto a popularidad no fue inconveniente para toma la decisión. Respecto a lo de trabajar con otros músicos diferentes tengo que decir que ha sido una gran experiencia, en el Puchero aprendí mucho y personalmente disfrutaba un montón al lado de tanto talento, pero como dijimos en nuestro comunicado una de las razones para parar era la necesidad de iniciar nuevos caminos, nuevas músicas, nuevos compañeros de viaje, y he tenido la suerte de contar con una tremenda banda que se ha implicado en estas canciones y las ha hecho crecer respetando y entendiendo el concepto que tenía yo de ellas.

-¿Tiene algo que ver el encorsetamiento al que uno mismo se ve sometido cuando escribe para el grupo, donde es de suponer que no se puede olvidar del papel de cada miembro? ¿Se siente ahora más libre a la hora de componer o las canciones surgen al margen de las intenciones que uno tenga?

-Las canciones las hacía y las hago sin pensar para quien, yo saco lo que tengo sin pensar donde va; a la hora de arreglarlas ahora puedo hacerlo también a mi manera, y eso me está resultando muy gratificador, se trata de vestir la canción para que quede tal y como la imaginé al concebirla.

-La primera impresión que uno tiene escuchando el disco es que Arco se ha desprendido de ciertas características propias de El Puchero, para reducir las canciones a unos arreglos más básicos. Su voz sigue teniendo, lógicamente, ese deje sureño, pero los temas suenan menos aflamencados, de un pop-rock más primario. ¿Está de acuerdo?

-Así es, la música que me ha acompañado estos últimos años no es la misma que escuchaba antes e inevitablemente eso me influye a la hora de crear. Mi realidad es distinta, y ahora necesitaba desnudar más las canciones, verles el corazón y explorar otras texturas…

-¿En los conciertos de presentación de "Uno" habrá rescates de algún tema de El Puchero? Imagino que es consciente de que los que paguen la entrada para verle vivirían el hecho como un regalo. ¿Está dispuesto a dárselo o prefiere romper con el pasado sin añoranzas?

-Hay algunas canciones de El Puchero que por el momento en que nacieron y a quien van dedicadas les tengo especial cariño, seguirán sonando en directo, no sé hasta cuándo pero por ahora me siento muy a gusto recuperando y versionando canciones que hice hace bastantes años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios