Festival retroback Muestra sobre la actriz Audrey Hepburn

Tostada con aceite en Tiffany´s

  • El Centro Cultural Gran Capitán inaugura hoy una exposición que muestra el universo personal de la actriz Audrey Hepburn y algunos de los vestidos paradigmáticos de películas como 'Sabrina'

El traje negro de seda de Givenchy que Audrey Hepburn lució en Desayuno con diamantes. Y con algunos hilachos en los tirantes que muestran cómo la actriz arrancaba la pedrería que le preparaba el modisto en su fe ciega por el minimalismo. Este y otros objetos personales de la actriz se pueden ver desde hoy en el Centro Cultural Gran Capitán gracias al Festival Retroback, incluido el Oscar que ganó en 1953 por su papel en Vacaciones en Roma. De cerca, la estatuilla es más compacta y maciza que la que enarboló el pasado año Javier Bardem. También parece más oscura, con un tono oro viejo que no tiene el otro Oscar de la exposición y que recibió por su labor benéfica.

Es esta actividad la que perpetúa su hijo Sean Hepburn Ferrer, que ayer acudió a la presentación con el exultante alcalde de Granada, José Torres Hurtado, que declaró su "amor" incondicional a la actriz ante la benevolente mirada de su esposa. Y delante del tocado blanco de satén que la actriz lució en Sabrina -cuando vuelve de aprender cocina en París con una Torre Eiffel al fondo, verbigracia del sarcástico Billy Wilder-, Sean Hepburn Ferrer se mostró muy emocionado con la exposición y con el festival Retroback, que dedica a su madre su primera edición. "Ayer fue el aniversario de la muerte de mi madre y, además, el próximo mayo cumpliría 80 años", señaló con un pequeño atisbo de melancolía. "Estamos aquí celebrando su trabajo, no sólo en el cine, sino también su legado humanitario", prosiguió en un más que correcto castellano. Aunque, en principio, la muestra que se inaugura hoy es un anticipo de una exposición más amplia que actualmente está en Japón y que Hepburn Ferrer espera que visite Granada en breve.

Pero el Centro Gran Capitán ya alberga piezas "fundamentales" de la actriz como el vestido de noche de Desayuno con diamantes, con una cintura de avispa imposible para cualquier mortal. A primera vista, parece que la actriz podría haber tenido problemas para desfilar en Cibeles por su extrema delgadez. Y además de una colección de 50 carteles de sus películas, la exposición muestra contratos y documentos personales de la protagonista de Sabrina, además de una pequeña sala de proyecciones que repasa su trayectoria. Y como no podía ser de otra manera, mientras el hijo de Audrey Hepburn explicaba al alcalde los pormenores de la muestra comenzó a sonar Moonriver, de Henry Mancini. Y todo presidido por una frase de Givenchy: "Audrey Hepburn era la modelo perfecta... Tenía el rostro y la figura ideales, con su cuerpo largo y delgado y su cuello de cisne". Con todo, algunos cinéfilos siguen prefiriendo las curvas de Kim Novak.

En el centro de la muestra, el vestido blanco de organza con motivos florales bordados de Sabrina, al lado del abrigo naranja de lana de Desayuno con diamantes sin ninguna de las inevitables bolitas que asoman en los de cualquier persona de a pie. Pero no se atreven a aparecer en un vestido que ha lucido Audrey Hepburn.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios