Pintor granadino

Una exposición inédita descubre el misticismo precoz de José Guerrero

  • Con el título "José Guerrero. Los primeros años, 1931-1950", la muestra se compone de 36 óleos y 36 obras sobre papel que, procedentes de diversas colecciones internacionales y españolas.

Una exposición inédita dedicada al pintor José Guerrero reconstruye, por vez primera, los años de formación y estudio del artista granadino con obras como "La Aparición" o "Lavanderas", que reflejan la espiritualidad y el misticismo temprano de un autor "intensamente" influido por las vanguardias.

Con el título "José Guerrero. Los primeros años, 1931-1950", la muestra se compone de 36 óleos y 36 obras sobre papel que, procedentes de diversas colecciones internacionales y españolas, recrean "los titubeos y las dudas primeras" que impregnan la obra juvenil de Guerrero (Granada, 1914-Barcelona, 1991).

Así lo ha explicado hoy en conferencia de prensa el comisario de la exposición, Francisco Baena, quien ha dicho que la presencia continua de elementos como cruces o palomas en los lienzos descubren al público "el universo alegórico de un creador que en su madurez renegaría de toda literatura en la pintura".

En este sentido, cuadros como "La Aparición" (1947) o "Hilandera" (1948), ha indicado, exhiben de "manera fiel" su particular visión simbólica de la naturaleza, al tiempo que permiten discernir el influjo de la Escuela de París, con Picasso a la cabeza.

Distribuida en dos salas, la exposición, que será inaugurada mañana en el Centro José Guerrero de Granada, recorre cronológicamente dos etapas de la vida artística del pintor a partir de sus trabajos elaborados en Madrid (1931-1946) y en el extranjero (1947-1949).

En ambas fases Guerrero repite el itinerario del artista modernista coetáneo desde los principios realistas y académicos hasta la abstracción, ha indicado Baena, quien ha resaltado los espacios abiertos como "una constante" de su obra.

Según Baena, con la recreación continua de ríos y orillas, Guerrero "arremetía críticamente" contra las fronteras y "los impedimentos a la libre circulación frecuentes en una Europa en llamas por la guerra".

Precisamente, tanto la Guerra Civil española, que empujaría al artista granadino al exilio, como la Segunda Guerra Mundial, están "muy reflejadas" en los lienzos de Guerrero.

Así lo ha precisado la directora del museo, Yolanda Romero, quien ha aseverado que los óleos tempranos del artista muestran "las heridas de la guerra".

En la serie, Guerrero vuelca "su curiosidad y deseo de aprendizaje" en el lenguaje del expresionismo abstracto, lo que confiere al "poliédrico" artista granadino un "sello propio que acerca sin complejos al público", ha afirmado Romero.

A partir de finales de los años cuarenta se produce en Guerrero una decidida apuesta por "un lenguaje geométrico y plástico", que le alejan de sus "primarios lienzos figurativos" y lo unen a la influencia norteamericana.

La exposición se completa con una serie de dibujos, también inéditos, que el pintor fue guardando para sí a lo largo de su vida y que actúan a modo de "avanzadilla del trabajo de un artista profundamente impregnado por el espíritu de su tiempo", sostiene Romero.

La muestra, que se exhibirá a partir de enero en la Real Academia de España en Roma, constituye según la diputada de Cultura, María Asunción Pérez Cotarelo, "una oportunidad única" de contemplar la evolución del universo pictórico de José Guerrero, así como de "conocer el itinerario del artista hasta desembarcar en su edad madura".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios