Exposición

La historia del hamman en España

  • La Casa de los Tiros acogerá desde hoy hasta el 1 de marzo la muestra 'Los baños árabes en Al-Ándalus', una exposición que repasa su evolución desde sus orígenes hasta la situación actual

La historia del hamman en España, la exposición del Legado Andalusí La historia del hamman en España, la exposición del Legado Andalusí

La historia del hamman en España, la exposición del Legado Andalusí / Álex Cámara

El Legado Andalusí tiene todo listo para inaugurar hoy la primera exposición que ha creado el equipo de la fundación en la nueva etapa capitaneada por Concha de Santa Ana. Se trata de una muestra sobre el hammam islámico que podrá verse en la céntrica Casa de los Tiros hasta el próximo 1 de marzo.

La exposición, que lleva por título Los baños en Al-Ándalus, ha sido comisariada por el equipo del Legado: Inmaculada Cortés, directora del Departamento de Cultura; y Carmen Pozuelo, directora adjunta.

Se trata de la primera muestra comisariada por el equipo del Legado en esta nueva etapa

Ellas son responsables de la excelente labor de documentación que hay detrás de este trabajo que repasa desde los precedentes del hamman hasta las similitudes y diferencias con otros baños, como los existentes en Turquía. Se asoma al orientalismo que inspiró la visión romántica que tuvieron los grabadores, pintores, o escritores del XIX y aborda otras cuestiones como el papel que desempeñó para los habitantes de Al-Ándalus o el estado en el que se encuentran en la actualidad algunos de los más representativos de la Península Ibérica.

Con una cuidada recopilación de materiales que proceden de los propios fondos del Legado, pero también de dos colecciones privadas –ICM y la de Eduardo Páez– así como la Fundación Rodríguez Acosta o el Museo de Ronda, las comisarias muestran la evolución desde los thermae y balnea romanos, que a su vez remontan su origen al mundo heleno, al hamman, que mantiene su carácter social e higiénico pero suma ahora un componente religioso.

Combinando grabados del XVI al XIX, postales de viajeros románticos o material de uso frecuente en esos baños, como chanclas de madera o piedra pómez, con una detallada cartelería, se explica a los visitantes el sistema de calentamiento utilizado por el hamman, basado en la construcción del hipocausto, análogo al de los baños romanos.

Parte de la exposición. Parte de la exposición.

Parte de la exposición. / Álex Cámara

En las imágenes se aprecia la estructura arquitectónica de los hamman, que sigue el modelo de los baños de la Antigüedad, con cuatro salas: la de descanso y vestuario, y las fría, templada y caliente; a las que habría que añadir la zona del horno. La muestra se concentra luego en el hamman en el mundo islámico, gracias al que se extendieron por toda la cuenca mediterránea. A ello contribuyó sin duda la necesidad de realizar abluciones mayores al menos una vez en semana para purificar el cuerpo antes de la oración de los viernes.

Así sucedió en Al-Ándalus, en donde se construyeron numerosos baños públicos, privados y reales. En la segunda sala un mapa indica las ciudades y municipios de la península que cuentan con baños porque, como indican las comisarias, al hilo de la muestra puede surgir el interés de hacer una ruta para conocerlos.

“La exposición está pensada para los que tienen interés en ver las piezas y también para los que tienen interés en aprender sobre cuestiones históricas”, señala Inmaculada Cortés.

En la Península Ibérica cayeron en desuso en el XVI debido a la expulsión de los moriscos y pasaron a recibir usos muy distintos, desde tabernas –como los baños del Polinario de la Alhambra, que dio luego lugar a una famosa tertulia– hasta almacenes integrados en las casas particulares. De todo ello se da muestra en la tercera sala, en la que se han seleccionado varios de diferentes épocas y regiones geográficas.

Esta muestra se suma a la que el Legado Andalusí reinauguró el pasado 14 de noviembre en la Casa de Zafra con fondos pictóricos propios y la que a partir del próximo 19 de diciembre exhibirá en el Cuarto Real de Santo Domingo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios