Análisis

FÁTIMA DÍAZ

De la euforia a la depresión

La maternidad es una experiencia tan compleja y llena de emociones, que pocas veces podemos verla plasmada en series o películas como realmente es. En la mayoría de las historias ficticias que existen, suelen presentarla de una forma idealizada y muy alejada de la realidad del día a día de una madre. Pero esto no sucede afortunadamente en The Letdown, la divertida serie australiana sobre la maternidad que está llena de momentos reales, crudos y honestos con los que muchas madres seguro se identificarán. Netflix acaba de estrenar su segunda temporada en la que la protagonista, Audrey, ha empezado a ver la luz al final del túnel del postparto y por fin puede vivir una maternidad más madura y positiva.

Comenzando por el título, letdown significa bajón o decepción, aunque curiosamente también es como se dice en inglés a la bajada de la leche después del parto. Es cierto que la maternidad no es fácil y no es color de rosa, pero a veces parece que esta serie está muy enfocada a resaltar solamente los cambios negativos al tener hijos, aunque hay algunas escenas lindas y emotivas también. En cualquier caso, es muy recomendable para las madres, sobre todo primerizas y si acaban de tener a su hijo hace poco.

Inundada de diálogos rápidos, ácidos y divertidos, el argumento de The Letdown no decae en ninguno de los siete capítulos que componen cada temporada. La primera tanda gira en torno a las reuniones de un grupo de apoyo para madres al que se apunta la protagonista, adonde acude por primera vez con un ejemplar de Frankenstein porque, al fin y al cabo, su bebé -al que en el fondo adora- también le parece un monstruo. Lejos de mostrar un único perfil femenino, la serie muestra un amplio abanico: una mujer sin pareja, otra adicta a su trabajo que ve cómo su marido es el que se ocupa del bebé y la casa, un ama de casa con tres críos a su cargo, y una mamá perfecta y siempre impecable que inunda las redes sociales de fotos de su crío y muchos emoticonos de corazones. La creadora de la serie, Alison Bell, que también es la protagonista, destaca que no se trata de un relato autobiográfico, pero reconoce que ha incorporado algunas de sus vivencias personales como mamá. "¿Te parezco una madre horrible si te digo que no echo de menos a mi hija?", le pregunta la protagonista a un amigo. "No. Eso te hace una madre excelente. Porque eres honesta", le responde.

Netflix también ofrece en su catálogo las dos temporadas de Working Moms, y Movistar+, por su parte, estrenó en febrero Mira lo que has hecho, de Berto Romero. En pleno auge del movimiento Malas Madres, todas ellas insuflan un soplo de aire fresco al tema de la maternidad tal y como se vive hoy en día. De la euforia a la depresión. Para llorar, en ambos casos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios