Análisis

Pilar cernuda

La madre de todas las encuestas

No hay un solo profesional de la demoscopia que no considere el CIS como una institución con gente extraordinariamente preparada, banco de datos sobre décadas de historia que no tienen las empresas de sondeos de nuevo cuño, y un trabajo de campo impecable en el que realizar sus entrevistas personales. Dispone de medios económicos y técnicos inalcanzables para otras marcas del sector, lo que provoca que los sondeos del CSI se analicen con el máximo interés.

La aparición de nuevas formaciones propició que el CIS se resintiera en su credibilidad, pero, además, desde que al frente del CIS está un hombre indiscutiblemente de partido, miembro de la Ejecutiva del PSOE, José Félix Tezanos, se pone en cuestión su imparcialidad. Sin embargo, a pesar de que se ha asentado la idea de la tendenciosidad de sus sondeos, los profesionales escudriñan la letra pequeña del CIS porque saben que es ahí donde se hallan datos que ninguna otra agencia demoscópica tiene medios para conseguir.

El barómetro publicado ayer es importante para los estrategas de los partidos, aunque nuevamente se acusará a Tezanos de manipular los resultados. Es difícil que pueda hacerlo, pero sí puede ofrecer sólo el voto directo advirtiendo de que se trata de voto directo, que habitualmente favorece a los partidos de izquierda. En esta ocasión, el escepticismo respecto al sondeo que ofrece este CIS es que las entrevistas son previas a conocerse la sentencia del procés y del vandalismo que se vive en Cataluña desde esa fecha. Y es indudable que son elementos a tener en cuenta de cara a unas elecciones: el propio Tezanos, igual que otros expertos en la materia, afirma que en los últimos años el voto se ha decidido en la última semana de campaña y, en un porcentaje superior al 1% de votantes, el día de los comicios.

Desde que se convocaron elecciones no hay día que no se publiquen sondeos, y todos coinciden en el alza significativa del PP, el inmovilismo del voto socialista que podría bajar un par de escaños, la subida espectacular de Vox y el descalabro de Cs, con un Podemos que se desgasta pero no de forma letal. El CIS dice lo contrario. De aquí al 10-N se verá quiénes aciertan, pero habría que preguntarse si es lógico gastarse tanto dinero en un sondeo que se publica sin tener en cuenta acontecimientos que mueven el tablero de votos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios