Kristian Bezuidenhout, especialista en fortepiano durante su recital en Granada Kristian Bezuidenhout, especialista en fortepiano durante su recital en Granada

Kristian Bezuidenhout, especialista en fortepiano durante su recital en Granada / Álex Cámara

Se atribuye la invención del fortepiano a Bartolomeo di Francesco Cristofori (Padua 1655 - Florencia 1731) que ya trabajaba en su construcción en 1698, instrumento que encontramos en un inventario de 1700. Lo más importante y lo que lo diferencia del clavicordio es que un macillo golpea la cuerda y mediante el mecanismo de la báscula (conjunto de piezas que comunica la tecla con el macillo) tiene un escape que retira de la cuerda el macillo una vez golpeada, permitiendo hacer repeticiones. En la actualidad tenemos tres pianofortes de este constructor, uno de 1720 en el Metropolitan Museum de Nueva York, otro de 1722 en el Museo Nazionale degli Strumenti Musicali de Roma y el tercero de 1726 en el Musikinstrumenten-Museum de la Universidad de Leipzig.

En Alemania perfeccionó el invento Gottfried Silbermann (1683-1753). Sus discípulos formaron la llamada “escuela inglesa”. Famosa fue la escuela de Viena, y en Francia podemos destacar a los constructores de pianos Érard (1752-1831) de origen alemán, y Pleyel (1757-1831) de procedencia austríaca.

La etapa primera del fortepiano es el siglo XVIII y sus dos grandes referentes Clementi y Mozart. Hacia 1820 el piano romántico se va transformado en su configuración prácticamente definitiva. La Revolución industrial traerá cambios como el doble escape, una estructura del marco de hierro fundido en una sola pieza, cuerdas de acero entorchadas de una mayor tensión en posición cruzada, etc.

Kristian Bezuidenhout realiza un repertorio romántico con gran maestría y brillantez con obras de Clara Schumann, Felix Mendelssohn y Johannes Brahms en un fortepiano Pleyel de 1853, de maquinaria inglesa, con escape simple, sin marco de hierro, encordadura recta, restaurado en 2007, y propiedad de Miriam Gómez-Morán, catedrática de piano ­del Conservatorio Superior de Castilla y León, concertista e investigadora. Acertada iniciativa de recuperar instrumentos históricos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios