El niño del rollo

Pasaportes

Menos mal que el guardia civil que salvó a un niño de morir ahogado está mejor de la vista que el líder de Vox

El gobierno marroquí utiliza a la población de su país y a la inmigrante para conseguir ventajas en su política exterior. Cuando le conviene reprime sin piedad a quienes intentan llegar a Europa; el otro día, en cambio, le interesó más azuzar a la gente para que cruzara la frontera de Ceuta. Por eso estos días hemos escuchado muchas veces la palabra "chantaje".

Santiago Abascal, el líder de Vox, afirma que el gobierno español debería ser más duro con Marruecos. De hecho, le ha faltado tiempo para viajar hasta Ceuta y pedir la construcción de un "muro infranqueable" y el despliegue del ejército. Lo natural sería que esta reclamación se fundamentara en las inclinaciones extorsionadoras del gobierno marroquí, tutelado por su rey, el sátrapa Mohamed VI. También en el trato que gobierno y rey dan a la gente, a la suya y a la de fuera. Ahora bien, Vox recurre al chantaje con tanta o más asiduidad que el gobierno marroquí, y hay buenas razones para pensar que trataría igual de mal a la gente si tuviera el mismo poder.

Lo primero ha quedado patente con el cambio de criterio de la consejera de Políticas Sociales de la Junta, Rocío Ruiz (PP), que en un principio se habría mostrado dispuesta a acoger algunos de los menores llegados a Ceuta. Pero el portavoz andaluz de Vox, Manuel Gavira, amenazó con retirar el apoyo de su partido al gobierno andaluz si "esos menas vienen", y la consejera cambió su criterio y su tono.

Que Abascal no es más sensible que Mohamed VI al sufrimiento de la gente se ve en la manera que tiene de referirse a los inmigrantes: pareciera que entre ellos no hay niños, ni familias, porque Abascal habla de una "invasión" realizada por jóvenes en edad militar y hasta soldados. Menos mal que Juan Francisco, el guardia civil que salvó a un niño de dos meses de morir ahogado, está mejor de la vista que el líder de Vox.

Mohamed VI seguramente diría lo mismo que Abascal si hubiera nacido en España, y la política marroquí sería idéntica a la actual si Santiago Abascal fuera rey de Marruecos.

Cuando mi madre opina que algo está demasiado estropeado dice que hay que darle pasaporte. Ojalá pudiéramos dar pasaporte al rey de Marruecos; ojalá diéramos pasaporte a Vox. Ojalá hubiera un pasaporte, de los de verdad, para que cualquier persona que quisiera pudiera moverse libremente por el mundo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios