La vuelta al cole

Muchos nos preguntamos por qué no se ayuda más firmemente a los que hemos decidido tener hijos

Comienza el mes de septiembre y con él, el curso escolar de nuestros hijos. Nosotros, padres y madres, ansiosos, miramos con gran interés pero también con 'temor', el calendario lectivo escolar, para ver cuantos puentes, semanas culturales etc. nos depara el año. Con este ritual anual empiezan los auténticos 'malabares' que hemos de hacer para conseguir dejar a nuestros hijos al cuidado de 'alguien', normalmente abuelos/as, cuidadores/as u otros familiares, durante esos días, que no son pocos, en los que el calendario escolar les da vacaciones a ellos, mientras nosotros hemos de seguir trabajando. Es comprensible que a lo largo del año deban de existir una serie de días no lectivos en los que los colegios estén cerrados, pero ¿alguien entiende que muchos padres y madres no tienen con quien dejar a sus hijos esos días de vacaciones? ¿Qué hacemos si tienen una edad en la que aún no pueden quedarse solos en casa? No hay ninguna respuesta por parte de la comunidad educativa; y tampoco, ninguna de las administraciones, aporta soluciones a este acuciante problema. Con la actual crisis económica y demográfica que vivimos, en la que la natalidad en nuestro país ha bajado a tasas tan bajas como las de la posguerra, muchos nos preguntamos por qué no se ayuda más firmemente desde las administraciones a aquellos que hemos decidido tener hijos y que por tanto, contribuimos al recambio generacional de la población. Y es precisamente eso, el apoyo a todas las familias; más si cabe a las familias numerosas, lo que echamos en falta. Es cierto que ha habido iniciativas, que en algunas ciudades han puesto en marcha centros lúdicos para jóvenes y niños en periodos vacacionales; pero son ejemplos excepcionales de políticos municipales, sin duda preocupados por los problemas de nuestro día a día. Acaso, ¿no pueden abrirse los mismos centros docentes donde cursan estudios nuestros hijos, como ludotecas o lugares de guardería en esos días no lectivos de la escuela, contribuyendo así, a la conciliación de la vida familiar y laboral? Ciertamente se ha avanzado mucho en España en la protección familiar, tal es el caso de la prolongación del permiso de paternidad. Sin embargo, la política de nuestro país en este ámbito, queda lejos de la que se practica en buena parte de los países de la unión europea, donde se apoya económicamente y con medidas más decididas a las familias, fomentando la natalidad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios