Terremotos

Granada cruje con su segundo mayor terremoto en tres décadas

El interior de una casa tras el terremoto El interior de una casa tras el terremoto

El interior de una casa tras el terremoto / Álex Cámara / Europa Press

Antes de que el mundo fuera un meme gigantesco, Granada ya era un lugar de un gran riesgo sísmico. Un largo historial de terremotos importante contemplan a la provincia y advierten de que no hay que bajar la guardia ante la desdicha de que ocurran temblores de tierra. Afortunadamente, el de ayer con epicentro en Santa Fe y una 'nota' de 4,4 grados no dejó grandes daños materiales ni personales, aunque sí un reguero de grietas, desperfectos, supermercados con todos los productos volcados por los suelos, un herido leve por caída de la chimenea y hasta un monumento BIC como la Puerta de Loja de Santa Fe resquebrajado.

El seísmo fue sentido en medio centenar de localidades, principalmente en la ciudad de las Capitulaciones y en Atarfe. Lo que trajo consigo fue una conmoción (luego el humor como remedio) que no se recordaba, al menos, desde hace once años cuando se registró uno de 6,2 grados en Nigüelas.

El 'baile' o el 'crujido', según cada cual, se sintió a las 12:15 cuando mucha gente hacía sus compras en las calle y a muchos otros granadinos del Área Metropolitana les sirvió para dar un respingo y saltar de la cama. Un despertador bastante asustador y que en base a lo recogido en el Instituto Geográfico Nacional (IGN) venía de la siguiente manera: 4,4 grados en la escala Richter aunque en principio se calculó dos décimas menor y una gran superficialidad prácticamente a cero kilómetros (la clave d que temblara tanto Granada) y localizado en una longitud 37.17 y una longitud de 3.73 Oeste.

No mucho menos intenso que el catastrófico de Lorca en 2011

Se trata del segundo terremoto más fuerte en Granada en las últimas tres décadas, solamente superado por uno de Ízbor en 1990 con 4,8 grados de magnitud. Además, si se analiza el seísmo reciente más grave en España, el de Lorca en 2011, fue de 5,1 grados, no mucho más intenso que el que hizo correr ayer a muchos granadinos, ya que lo correcto es buscar la puerta y salir a la calle en caso de temblor.

En realidad, Granada no sólo se bamboleó a mediodía sino que a partir de entonces no dejó de moverse con numerosas réplicas. Además, mientras muchos se recuperaban del susto y contabilizaban los numerosos desperfectos en casas, tiendas y otros edificios hubo otro terremoto a las 18:09 horas que tuvo 3,3 grados de intensidad y también se dejo notar.

La cuestión es que en Santa Fe y municipios cercanos como Atarfe el miedo viene repitiéndose desde hace varios días con más de una decena de terremotos. Además, a esto se suma el seísmo nocturno que tuvo lugar a principios de diciembre y que ya le hizo recordar a los habitantes de la zona aquello de que esta provincia se asienta sobre un suelo quebradizo.

En definitiva, el sábado 23 de enero de 2021 será recordado siempre en el Área Metropolitana de Granada como un día movido. Para el recuerdo también quedarán las fotos y los vídeos los supermercados con toda la mercancía por los suelos, la gente corriendo de gimnasios y tiendas, los bomberos buscando fugas de gas por las calles de Santa Fe y Atarfe y las grietas y destrozos en muchas casas que ahora tendrán que ser revisadas. También, empezó a funcionar la factoría de memes.

En el resumen que hizo el teléfono de Emergencias 112 a última hora de la tarde, ya que prefirió esperar porque durante todo el día se han sucedido las llamadas, se señalaron las grietas en las paredes, los desprendimientos de azulejos y la caída del falso techo de un colegio como algunos de los daños materiales del seísmo registrado este mediodía.

Según el 112 Andalucía, servicio adscrito adscrito a la Consejería de la Presidencia, Administración Pública e Interior, el terremoto fuerte de por la mañana provocó diversos daños materiales, principalmente en los municipios de Santa Fe y Atarfe. Destrozos tales como grietas en viviendas, desprendimientos de azulejos, caídas parciales de fachadas y chimeneas y desperfectos en tabiques y techos.

Desperfectos que fueron notificados a través de llamadas de emergencia. Aunque, quizá lo más significativo junto a la grieta en el arco de Loja en Santa Fe fue la caída de un falso techo de un colegio de Santa Fe que ha sido revisado por los Bomberos, Policía Local y Protección Civil.

Por fortuna, daños personales más allá de la congoja hay que lamentar pocos y únicamente un vecino de Atarfe resultó herido de carácter leve al caerle parte de la chimenea de su vivienda. Fue trasladado de inmediato al hospital para su atención y recibió unos puntos de sutura, sin que su estado revista gravedad, según informan los servicios sanitarios.

Por su parte, los Bomberos revisaron los edificios de las zonas más afectadas y comprobaron que finalmente no se registraron fugas de gas, aunque muchos vecinos de Atarfe comentaron el fuerte olor a gas en el municipio. Pese a todo, técnicos de las empresas suministradoras informaron de que se procedería a revisar todas las calles de Atarfe y la localidad vecina de Albolote. Por último, la Guardia Civil de Tráfico ha informado de que no ha habido afectación en ninguna vía de comunicación.

En total, Emergencias 112 Andalucía recibió a lo largo de toda la jornada 113 llamadas relacionadas con el terremoto procedentes de distintos puntos de la provincia (Granada capital, Atarfe, Armilla, Villanueva Mesía, Albolote, Churriana de la Vega, Vegas del Genil, Pinos Puente, La Zubia y Santa Fe) y hasta de Jaén, puesto que el terremoto se sitió en localidades cercanas como la vecina Alcalá la Real.

En definitiva, una jornada de sábado llamadas y de mensajes a los familiares para saber que todos estaban bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios