Maltrato animal

Condenado un menor en Granada por dejar abandonado a su perro de raza peligrosa

  • Dejó atado al animal con una cadena de un metro sin comida ni cuidados

Imagen de archivo de un american standfordshire terrier. Imagen de archivo de un american standfordshire terrier.

Imagen de archivo de un american standfordshire terrier.

En 1988 impactó en la sociedad la campaña 'Él nunca lo haría' que trataba de sensibilizar contra el abandono de animales. Pero más de 30 años después se siguen abandonando perros a su suerte. El Juzgado de Menores 2 de Granada ha condenado a un menor a cuatro meses de tareas socieducativas por abandonar a su perro, de raza peligrosa y que carecía de cartilla y chip, al que dejó atado con una cadena de un metro, sin movilidad, comida ni cuidados, y al que rescataron ya deshidratado.

La sentencia del juzgado de menores, a la que ha tenido acceso Efe, condena al menor a estos cuatro meses de tareas, la pena solicitada tanto por la Fiscalía como por el letrado Aritz Toribio, que ha representado a la Asociación Protectora de Animales Olvidados, que ha ejercido la acusación particular.

Fiscalía consideró inicialmente que los hechos eran constitutivos de un delito relativo a la protección de la flora, fauna y animales domésticos cometido por el menor y solicitó medio año de tareas socioeducativas, aunque rebajó la petición tras conocer un informe psicosocial del menor.

Los hechos se remontan a una fecha sin determinar del mes de junio de 2019 cuando el menor, tras irse del cortijo en el que vivía con su familia en un municipio de Granada, abandonó a su perro, de raza "american standfordshire Terrier" y que carecía de cartilla sanitaria, microchip y licencia pese a ser considerado peligroso.

El menor lo dejó atado con una cadena de apenas un metro de longitud que limitaba su movilidad hasta que el can fue encontrado por la Guardia Civil sin comida, ni agua, rodeado de sus heces, en estado de deshidratación y malnutrición y con numerosos parásitos externos e internos.

Durante la vista, el Ministerio Fiscal modificó su escrito inicial de alegaciones, al que se adhirió la acusación particular, y sumó como medida la entrega definitiva del animal a la sociedad protectora que recogió al perro y le presta cuidados, con lo que se alcanzó un acuerdo.

En el fallo, el juez de menores encargado de la causa ha condenado al menor a los cuatro meses de tareas y ha ordenado que el perro, de nombre Cebrián, sea entregado de manera definitiva a la Sociedad Protectora de Animales Olvidados de Motril (Granada), donde recibe cuidados, para que le busquen un dueño adecuado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios