EFEMÉRIDES

La 'Passio Granatensis', once años después tal día como hoy

  • El entierro antológico de 2009 supuso un antes y un después en la Historia de la Semana Santa de Granada

La 'Passio Granatensis', 11 años después tal día como hoy La 'Passio Granatensis', 11 años después tal día como hoy

La 'Passio Granatensis', 11 años después tal día como hoy / Manuel Lirola (Granada)

Tal día como hoy, 11 de abril de 2009, era también Sábado Santo. Pero no uno cualquiera: Granada acogía la celebración de la 'Passio Granatensis', una procesión antológica con 22 pasos en la calle y donde la Semana Santa de Granada ofreció lo mejor de sí misma. Un acontecimiento que centró la mirada de toda Andalucía en las cofradías granadinas y que para el propio Ayuntamiento de Granada supuso un reto de organización sin precedentes hasta el momento. 

A las cuatro y media de la tarde estaba previsto que empezaran a salir las primeras cofradías desde la Catedral. Sin embargo, la jornada no empezó ahí: desde primera hora de la mañana buena parte de los pasos que iban a participan en esta procesión magna iban saliendo desde sus respectivos templos hasta llegar a la sede catedralicia. Otros pasos, en cambio, ya se encontraban en el interior de las naves del templo después de haber tenido que refugiarse, durante la Semana Santa, en su interior por haber sorprendido la lluvia a las hermandades. 

Un día antológico en el que procesionaron el misterio de La Borriquilla, la Santa Cena, Huerto de los Olivos, Jesús Cautivo, el Cristo del Perdón, Jesús de la Paciencia, La Cañilla, Rescate, Sentencia, Rescate, Sentencia, Silencio, Trabajo, Tres Caídas, Despojado, Meditación, Expiración,  Lanzada, Vía Crucis, Santa María de la Alhambra, Descendimiento, Santo Sepulcro, Soledad del Calvario y Soledad de San Jerónimo.

La lluvia, a primeras horas de la tarde, obligó a la organización a retrasar la salida de las hermandades. Finalmente, empezaron a salir los primeros pasos de misterio, algunos de ellos cubiertos por plásticos - que luego tuvieron que volver a utilizar cuando volvió a llover de forma intermitente - y otros apostaron por no participar. Tal fue el caso de la Hermandad del Silencio que, con motivo de esta efeméride, procesionaba a la imagen original de José de Mora.

El Señor de la Amargura protegiéndose con plásticos ante la lluvia amenazante El Señor de la Amargura protegiéndose con plásticos ante la lluvia amenazante

El Señor de la Amargura protegiéndose con plásticos ante la lluvia amenazante / D.G. (Granada)

La Banda Municipal de Granada fue la encargada de poner banda sonora al discurrir de las hermandades durante el recorrido oficial: Pasiegas, Marqués de Gerona, Mesones, Puerta Real, Ganivet, Cuadro de San Antonio, Navas, Plaza del Carmen, Reyes Católicos y Plaza Isabel la Católica; punto a partir del cual cada hermandad buscó su itinerario de recogida, incorporándose tras de los distintos pasos sus respectivas bandas y regalando momentos y estampas únicas.

Para esta ocasión las hermandades que participaron incluyeron detalles en la presentación de los pasos que se alejaban de la estética habitual. Así, por ejemplo, algunas hermandades apostaron por el cambio de flor en sus calvarios, como el caso de Expiración o Lanzada. Ésta última, además, vistió con plumas negras el penacho del casco de Longinos y situó, a los pies del Señor,  una calavera. El Señor de las Tres Caídas lució para esta ocasión tirabuzones en el añadido de pelo natural y vistió una túnica de Tres Caídas de Triana (Sevilla). 

Detalle del exorno floral del Cristo de la Expiración en la 'Passio Granatensis' Detalle del exorno floral del Cristo de la Expiración en la 'Passio Granatensis'

Detalle del exorno floral del Cristo de la Expiración en la 'Passio Granatensis' / D.G. (Granada)

El ex-presidente de la Federación: "Tengo recuerdos regulares"

Gerardo Sabador Medina era el presidente de la Federación de Cofradías en 2009 y bajo su mandato tuvo lugar la organización de la 'Passio Granatensis'. En su recuerdo están muchas de las personas que participaron y colaboraron en la logística de aquel evento, entre ellos José Luis Clements. Sin embargo, para Sabador tiene sentimientos encontrados sobre cómo fue aquella jornada para él y para la institución que representaba. 

"Mis recuerdos son muy regulares. Por una parte, satisfecho ya que al final, y a pesar de todos los inconvenientes que hubo, se llevó a cabo". Así, la satisfacción viene por el trabajo de las hermandades y por quiénes lideraron la organización. El balance negativo descansa sobre "todo lo que nosotros no podíamos organizar, todo lo exterior que le tocaba al Ayuntamiento. Eso escapaba de nuestras manos y no encontramos el apoyo que deberíamos haber tenido". Sin embargo, nada impidió que "aquel día fuera un acontecimiento histórico y que no se había visto lago así en Granada en 100 años", asegura Sabador.

Entre las vivencias del que fuera presidente de la Federación, "la mañana del sábado, cuando entraban todas las hermandades en la Catedral y cuando, a la altura de la Plaza del Carmen, se incorporó al cortejo la representación de la Federación tras el paso de la Soledad. Fue algo precioso y donde había tanta gente". 

Traslado en la Passio Granatensis Traslado en la Passio Granatensis

Traslado en la Passio Granatensis / Miguel Rodríguez (Granada)

Plan Parihuela: "Sirvió de entrenamiento para la Magna"

El coordinador del Plan Parihuela, Ángel Sabador, en 2009 participaba como costalero en el paso de Santa María de la Alhambra. "Recuerdo bajar al Ayuntamiento, durante los relevos para ver cómo iba todo, había muchos nervios, pero todo salió bien", asegura. 

El Ayuntamiento llevaba dentro del Plan Parihuela la programación de la 'Passio Granatensis", aunque el número de pasos, los participantes y el público que se preveía hizo que fuera todo un reto de logística. "Era una experiencia nueva para todos los servicios de la ciudad y especialmente para la Policía Local", dice el coordinador municipal de la Semana Santa. Una situación que, sin embargo, se supo canalizar con eficacia "no es lo mismo controlar distintas zonas de la ciudad, como un día normal de Semana Santa, que todos los pasos juntos en un mismo área. Creo que el Ayuntamiento supo estar a la altura y el Plan Parihuela funcionó bien". 

Las previsiones realizadas y el modo de operar, además, sirvió a los miembros del Plan Parihuela como aprendizaje para nuevos eventos, como la 'Magna mariana': "Todo aquello sirvió de entrenamiento para lo que luego se celebró en 2013. Y eso que en ambos casos vino menos gente de lo que se esperaba por la lluvia. Si hubiera hecho buen tiempo, habría venido más gente", asegura Ángel Sabador. 

Las hermandades del Albaicín dirigiéndose hacia la Catedral por la Carrera del Darro Las hermandades del Albaicín dirigiéndose hacia la Catedral por la Carrera del Darro

Las hermandades del Albaicín dirigiéndose hacia la Catedral por la Carrera del Darro / Manuel Lirola (Granada)

La hermandad que salió tres veces

La 'Passio Grantensis' trajo momentos inolvidables, entre ellos ver procesionar a la Virgen de la Alhambra el Jueves Santo y no el sábado, como es tradición. Además, otras hermandades tuvieron la singularidad de procesionar hasta en tres ocasiones. Fue el caso de la Hermandad de los Escolapios: salió el Viernes Santo y se tuvo que refugiar en la Catedral por la lluvia; participó, nuevamente, en la 'Passio' con el Cristo de la Expiración y el Domingo de Resurrección se trasladó bajo palio a la Virgen del Mayor Dolor hasta su sede. 

El prioste de la hermandad en esos era Jorge Heredia, quien recuerda aquellos momentos como "innolvidables aunque fue una paliza de trabajo: tres días prácticamente sin descansar". Para ese año, "la hermandad hizo un gasto especial en flor para darle notoriedad a lo que celebrábamos: se puso el calvario de clavel 'sangre de toro' y para el sábado se pusieron calas, cardos, iris y otras variedades", afirma Heredia. Igualmente, la hermandad tenía previsto cambiar de cera el paso del Señor pero la Catedral no lo permitió: "había otras priostías, como la de San Agustín, que se habían ofrecido a ayudar pero al final sólo se cambió la flor". Igualmente, el Cristo de la Expiración presentó un cambio, apareciendo con corona de espinas y potencias, algo mantiene desde entonces. 

"Fue algo increíble - dice Jorge Heredia - ver cómo llegaban los pasos e iban entrando, compartiendo ratos de trabajo con el resto de las hermandades". Así, para el era que era prioste de la cofradía, es "imposible de olvidar. Ahí se vio el potencial y el nivel de nuestra Semana Santa, sólo hay que ver cómo hemos evolucionado en esta última década".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios