Movilidad

Movistar Car, un aliado en las vacaciones

El dispositivo es compatible con coches de gasolina desde 2004 y diésel de 2005. El dispositivo es compatible con coches de gasolina desde 2004 y diésel de 2005.

El dispositivo es compatible con coches de gasolina desde 2004 y diésel de 2005.

Los desplazamientos se multiplican en los periodos vacacionales y las carreteras se convierten en un hervidero de vehículos que atraviesan el país para pasar las Navidades en familia o buscando planes excitantes. Pero antes de salir hay que planificar bien todo: contar con un buen sistema de navegación y localización que nos ayude a elegir la mejor ruta y solventar imprevistos, como atascos o cortes de calzada; llevar un catálogo de buenas ideas para mantener a los niños entretenidos y, sobre todo, sentarnos al volante sabiendo que nuestro coche se encargará de pedir ayuda si sufriésemos algún accidente. Y para todo ello se hace imprescindible una buena WIFI que soporte todos servicios y que nos podamos olvidar de la eterna zozobra: ¿me quedan datos suficientes en el móvil?

Telefónica ofrece a todos los usuarios de telefonía móvil -no es necesario ser cliente de Movistar- Movistar Car, un sencillo servicio que conecta el coche y lo hace más seguro e inteligente. Se trata de un dispositivo de fácil instalación y una aplicación que se gestiona desde el teléfono móvil del usuario. Movistar Car cuenta una función de conectividad gracias a la tarjeta SIM que incorpora el dispositivo y crea una red wifi exclusiva sobre 4G para el coche (con 3GB al mes, incluidos en el precio), a la que pueden conectarse hasta 5 dispositivos a la vez para navegar sin consumir datos de la tarifa móvil del cliente. Esta opción es realmente interesante si el usuario viaja en el coche con pasajeros, normalmente hijos, que comparten los datos de su tarifa.

El servicio incorpora además otras funciones de seguridad. En caso de impacto en movimiento, Movistar Car llama automáticamente a una plataforma que inicia el protocolo de asistencia, incluida la gestión del servicio de emergencias 112 si es necesario, muy útil cuando se viaja solo y se sufre algún percance en carretera. Además, permite programar revisiones de mantenimiento y recibir alertas relacionadas con posibles fallos del vehículo.

Movistar Car permite localizar el vehículo en todo momento y configurando alertas de movimiento, o accediendo al histórico de viajes. Además, el conductor podrá dirigirse a los destinos que seleccione o tenga almacenados como favoritos a través del navegador que incluye la propia aplicación, evitando situaciones de tráfico difíciles o incómodas.

Como el sistema recuerda el último punto en el que se desconectó, podrá indicar el camino de vuelta al coche si el conductor no recuerda dónde ha aparcado.

Como servicios adicionales, Movistar Car muestra al conductor ofertas exclusivas de combustible, talleres, seguros recursos de multas y más ventajas asociadas al coche y sus desplazamientos, gracias a acuerdos alcanzados con terceros.

Movistar Car es compatible con los coches de gasolina fabricados a partir de 2004 y los de diésel fabricados desde 2005 y se contrata a través de la web específica del producto (www.movistar.es/movistarcar), llamando al 1004 o en cualquier establecimiento de la red de tiendas movistar. Su precio es de 20 euros y una cuota mensual de 3 euros (IVA incluido), pero hasta el 31 de diciembre tanto el alta como las tres primeras mensualidades serán totalmente gratis. Una vez contratado el servicio, el cliente recibirá en la dirección que desee un dispositivo que incorpora una tarjeta SIM y que el usuario debe instalar en su vehículo siguiendo las instrucciones de la App que previamente se ha descargado en el móvil, desde donde el cliente gestionará el servicio.

La tendencia a conectar coches es una de las áreas de mayor crecimiento de Internet de las Cosas (IOT). Con el servicio Movistar Car, Telefónica amplía su experiencia en IOT -ya conecta más de un millón de vehículos en todo el mundo- a su oferta de servicios para personas. De esta manera, cualquier automóvil puede ser un coche conectado.