sociedad

Más ludópatas que nunca

Un hombre jugando a las tragaperrras. Un hombre jugando a las tragaperrras.

Un hombre jugando a las tragaperrras. / josé ángel garcía

Las admisiones a tratamiento por juego patológico en centros públicos de Andalucía ha alcanzado su número más alto desde que empezaron a notificarse en 2003, con 1.083, de los que el 95% son hombres con una media de edad de 37 años, aunque un 1,5% son menores de edad. Según los últimos datos de la Junta, que son de 2018, los adictos al juego patológico suponen el 88,3% de las 1.226 admisiones a tratamiento por adicciones sin sustancia, 151 más que el año anterior, el 92,6% de ellos hombres.

Del total de personas admitidas a tratamiento por juego patológico, que tienen entre 13 y 84 años y son casi un 27% más que el año anterior, la mayoría (89,2%) indica que los principales tipos de juego que motivan el tratamiento son los de azar (hasta el 96,3% en el caso de las mujeres). Entre las personas admitidas por juegos de azar, el 55,7% demanda tratamiento por jugar a máquinas recreativas, mientras que el 22% lo hace por jugar en casinos, el 14,2% a apuestas deportivas, el 4,1% al bingo y el 3,9% por jugar a loterías.

De los problemas derivados de la adicción al juego, el más frecuente son los conflictos familiares (84,9%), seguidos por los problemas económicos (81%). Prácticamente la mitad de las personas admitidas por juego patológico sufre problemas psicosomáticos, como dolores de cabeza, malestar o nerviosismo, según los mismos datos.

El récord de atención por juego patológico es una tendencia que este año se puede superar porque la Asociación Sevillana de Jugadores de Azar en Rehabilitación (Asejer) tiene registradas, hasta septiembre pasado, 272 usuarios (179 afectados y 93 familiares), mientras que en todo 2018 fueron 354 usuarios (241 afectados y 113 familiares).

El presidente de la entidad, José Jiménez, alerta de la edad cada vez menor de los jugadores, sobre todo con el juego on line y en las casas de apuesta, y en sus charlas en los institutos confirma que "el raro es el que no apuesta", lo que les lleva incluso a padecer acoso escolar. Con 14 o 15 años empiezan a apostar y a los 22 años muchos de ellos acumulan deudas de hasta 40.000 euros a través de los microcréditos, según explica Jiménez, jugador rehabilitado, como todos los voluntarios de la asociación.

La Junta de Andalucía subraya que desde que se inició la notificación en la Red Pública de Atención a las Adicciones, en 2003, el número de admisiones a tratamiento por juego patológico aumentó de forma constante hasta 2010, y de manera especialmente notable entre 2008 y 2010, coincidiendo con la concertación de nueve nuevos centros específicos para el tratamiento de esta adicción.

Además de las admisiones por comportamientos distintos al juego en 2018, hubo 43 admitidos por adicción a internet, 35 por adicción a las compras, 30 por adicción al móvil, 22 al sexo, diez por adicción a la adivinación-tarot, uno por adicción al trabajo y dos por adicción al ejercicio. La edad media de las personas admitidas a tratamiento por adicciones es de 32,9 años (3,4 años más de media que en 2017), y los investigadores aprecian una gran variabilidad en función del tipo de adicción, con 44,4 años en la adicción a las compras y 22,7 años de media en el caso de la adicción a internet.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios