Aromas y sabores

París & París, fiesta gastrovinícola en Granada

  • La distribuidora almeriense pisa fuerte en Granada, una plaza difícil pero con un consumidor cada vez más avezado

Exposición y degustación en María de la O. Exposición y degustación en María de la O.

Exposición y degustación en María de la O. / M. L.

Actualmente la población española mayor de edad asciende a 37.643.375 personas según el INE (Instituto Nacional de Estadística), y según un estudio del Observatorio Español de los Mercados del Vino –Nielsen– el 60% se declara consumidor de vino (22.454.740 personas), mientras que el 40% (15.188.635 personas) se declaran no consumidores de dicha bebida.

El consumidor español de vino lo es fundamentalmente de vino tinto, ya que al repartir el volumen total de vino consumido por cada uno de los tipos de vino en relación a la declaración de consumo de los propios consumidores españoles tenemos que el 72,9% del consumo se concentra en el vino tinto, mientras que el vino blanco supone un 12,9% y el vino rosado un 6,4% del volumen total. Finalmente, los vinos de Jerez y vinos dulces concentran el 1,8%, mientras que los vinos espumosos suponen el 6% restante.

El consumidor tradicional representa el 6,9% del total y es un consumidor auténtico, en el que el vino ha formado parte de su vida desde su infancia, con un entorno familiar de costumbres vitivinícolas. Es su bebida preferida, ya que está acostumbrado al mismo, lo consume y comparte durante todas sus comidas, y también goza de él en momentos de relajación, como el aperitivo o al final del día. Por influencia del entorno familiar suele consumir vinos tintos, con cuerpo y sabor que dejan la sensación de llenar la boca (en suma: vinos de crianza), no sintiendo especial interés por indagar en las nuevas tendencias en varietales y modos de elaboración. Es un consumidor de costumbres y en la mayoría de las ocasiones se decanta por vinos conocidos o que haya probado con anterioridad; no tiene un lugar fijo de consumo, e igual lo puede consumir en el hogar como en un restaurante, solo o compartiéndolo con familia y amigos. Se decanta por vinos de la región donde reside.

Por contra, el "consumidor urbanita inquieto" supone el 7,6% del total y se define a sí mismo como una persona de mundo, que le gusta vivir experiencias. Aunque inició su gusto por el consumo del vino en el ámbito familiar, su evolución profesional y social y su lugar habitual de residencia en grandes ciudades le han permitido acceder a una amplia oferta de productos, que han hecho que sus gustos hayan ido evolucionando. No sólo consume vinos tintos sino que su universo se ha visto ampliado. Ha ido integrando a su consumo vinos blancos y rosados, especialmente durante los meses de calor del verano, incluso sustituyendo a la cerveza. Es un consumidor que cada vez está más informado gracias a la prensa, artículos especializados e internet. Cuando va de compras, se entretiene en los lineales de vino, observando las novedades en los mismos. Siempre está atento para descubrir nuevos vinos en tiendas especializadas, vinotecas y tiendas gourmet, y cuáles son las tendencias del mercado. El vino es, sin duda alguna, su bebida preferida, indispensable en la mesa en su quehacer diario, pero también algo para disfrutar en momentos de tranquilidad y relax, al final de la tarde o a media mañana, en una cafetería o en un bar donde pueda maridarlo con una tapa o un pincho. Se trata, en resumen, de un consumidor abierto a nuevas experiencias. Se cree experto y buen conocedor del mundo vitivinícola, y recoge información y adquiere conocimiento mediante artículos en revistas especializadas, visitas a tiendas gourmets o eventos del sector en pequeñas bodegas. Todo ello le permite también utilizar el vino como un elemento de conversación con sus amistades, ya que su conocimiento sobre este producto se convierte para él en un motivo de reconocimiento social. En restaurantes y actos sociales se deja aconsejar por los expertos, aún a pesar de pagar un precio más alto por ello. Habitualmente para el consumo en el hogar adquiere el vino en bodegas o tiendas especializadas.

Cerveza 'Er Boquerón'. Cerveza 'Er Boquerón'.

Cerveza 'Er Boquerón'. / M. L.

Y parece que el consumidor granadino evoluciona (lentamente, eso sí) en esa línea de búsqueda de nuevas experiencias, de ganas de saber más y de arriesgarse con cosas nuevas. A pesar de ser de una tierra productora de vinos, no consume mucho vino granadino (algo que no es común en regiones productoras) pero va dejando atrás el círculo cerrado de "Rioja, Ribera y Rueda" –las famosas tres 'R'– para explorar otros sabores.

Sin dejar atrás las cervezas artesanales, como 'Er Boquerón', una cerveza alicantina a pesar de su nombre de reminiscencias malagueñas. Elaborada con agua de mar.

También en los alimentos nos volvemos más sibaritas y buscamos calidad, originalidad y exclusividad.

De ahí que el pasado lunes 4 de febrero tuviera lugar en el restaurante María de la O la presentación de la distribuidora almeriense (Huércal de Almería) con los productos de las empresas de su portfolio, que nos trasladan a casi cualquier parte de España e incluso nos llevan más allá de nuestras fronteras. Una cita para los profesionales de hostelería que buscan productos especiales y de calidad para ofrecer a sus clientes.

Copas que se llenaban con vinos del Grupo Pere Ventura (DO Penedès y DO Cava); Can Bas (DO Penedès); Merum Priorati (DOQ Priorat); Bodegas Juan Piñeiro (DO Manzanilla de Sanlucar, DO Jerez); Abadía Retuerta (VT Castilla); Ximenez Espinola (Pedro Ximenez de Jerez); Marqués de Vizhoja (DO Rías Baixas); Borsao (DO Campo de Borja); Dominio de Tares (DO Bierzo, VT Castilla); Eladio Piñero (DO Rías Baixas); y Bodegas Godeval (DO Valdeorras)… Sin faltar, por supuesto, las propuestas clásicas de Rioja y Ribera del Duero como Viñas del Jaro (Ribera del Duero); Paco García (Foca Rioja); Seisolo (DO Ribera del Duero); Francisco Barona (DO Ribera del Duero); Figuero (DO Ribera del Duero) o Tr3smano (DO Ribera del Duero); Finca de La Rica (DOCa Rioja); Valenciso  (DOCa Rioja); Cillar de Silos (DO Ribera del Duero); y Dominio del Pidio (DO Ribera del Duero). Y el único vino de Granada: Poeta en Nueva York, de Albuñol. Para terminar con Vinos Perea (Importadora de vinos internacionales).

En los alimentos nos volvemos más sibaritas y buscamos calidad, originalidad y exclusividad

Y junto a los vinos aceites de oliva virgen extra como Oro Del Desierto; o exquisiteces como los Jamones e Ibéricos Blázquez (DO Guijuelo); Sobrasada la Luna (Sobrasada de Mallorca) o quesos excepcionales: Quesos Agour (País Vasco francés) y Quesos Finca Pascualete (Extremadura).

Y para terminar la fiesta sensorial, Licores do Paisano, Amer Gourmet Destilerias MG y Global Premium-Gin Mare.

Paris & Paris dio sus primeros pasitos en nuestra provincia en Sierra Nevada pero desde hace cuatro años pisa fuerte en la capital, apostando por contratar personal especializado (sumilleres, maestros cocteleros) para asesorar a los establecimientos ayudándoles a confeccionar una oferta acorde con su filosofía. Quédense con los nombres de los productos a los que he hecho referencia, los encontrará en muchos negocios de hostelería… Y no duden en probarlos y comprobar su calidad y autenticidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios