cómics

Un rescate necesario

  • La obra de Blasco, uno de los más grandes dibujantes de cómic españoles, no había sido publicada en su totalidad y de forma ordenada hasta ahora

Un dibujo de 'Los guerrilleros'. Un dibujo de 'Los guerrilleros'.

Un dibujo de 'Los guerrilleros'.

De todos los cómics publicados por ECC en estos años, ninguno me produce más emoción que Los guerrilleros, de Jesús Blasco (Barcelona, 1919-1995). Y es que, como afirma Joaquim Noguero en la primera de las tres introducciones que completan este volumen (las otras son de Antoni Guiral y Luis Gasca, respectivamente): "Uno se siente un poco marciano y algo extraño cuando mira alrededor, a los estantes que tan a menudo acogen excelentes ediciones de los maestros internacionales del cómic (con sus extras, con los textos que contextualizan cada aportación para comprender lo que fueron, pero sobre todo sentir lo que estos artistas representan hoy a la hora de adquirir oficio en este fabuloso medio fabulador en imágenes) y, al mismo tiempo, comprueba el vacío con que tan a menudo nos encontramos todavía en casa, con nuestros propios clásicos". Parte de este vacío (una parte crucial, por la talla del autor, uno de los más grandes dibujantes españoles de cómic de todos los tiempos) es el que se ha propuesto cubrir la Colección Jesús Blasco que aquí se estrena.

En palabras del sabio Antonio Martín, citadas por Noguero: "Jesús Blasco pertenece a la que podríamos llamar primera generación profesional de historietistas españoles, es decir, el grupo de autores que se inician en el arte de la historieta en los años treinta, se afianzan en los cuarenta y se convierten en magníficos profesionales a partir de esta época. Se trata de los primeros dibujantes españoles que se dedican directamente a la producción de historietas, sin provenir de ningún otro campo del dibujo o la ilustración. Una generación que vivió y vive de dibujar historietas, hombres que en muchos casos, después, se convirtieron en magníficos ilustradores, coloristas, publicitarios, pintores… pero desde la historieta. De entre esta generación, destaca con fuerza propia, con una maestría que lo sitúa en primera fila, Jesús Blasco". Gracias a series como Cuto o Anita Diminuta, el dibujante catalán (y sus hermanos, con los que colaboraba, tal como se detalla convenientemente en los paratextos de la presente edición) se convirtió en una referencia dentro del mercado nacional, pero no solo eso, su figura traspasó nuestras fronteras hasta forjarse un nombre propio en el panorama internacional. La firma de Blasco está íntimamente ligada a ese emblema del cómic británico que es Zarpa de Acero, también asomó en el Tex italiano o en la Marvel estadounidense y triunfó en la revista belga Spirou, cabecera que publicó originalmente Los guerrilleros, entre 1968 y 1973.

"Su grafismo sigue la estela del hiperrealismo", escribe Antoni Guiral a propósito del wéstern que nos ocupa, y el ensayista repasa luego sus excelencias: el detallismo de la imagen, lo abrumador de la atmósfera, la viveza de las figuras, los matices de la puesta en escena, el alarde compositivo y, en suma, la riqueza de recursos técnicos. Créanlo o no, esta maravilla, tocada por la madurez gráfica de Blasco y sus hermanos, no había sido publicada en su totalidad y de forma ordenada en nuestro país. Hasta hoy.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios