Deportes

Ambición por un sueño real

  • Los presupuestos en LEB Oro han crecido ante la posibilidad palpable de subir

  • La Final Four, la novedad

El jugador del Real Betis John Dee trata de superar al granadino Manu Rodríguez. El jugador del Real Betis John Dee trata de superar al granadino Manu Rodríguez.

El jugador del Real Betis John Dee trata de superar al granadino Manu Rodríguez. / juan carlos muñoz

Ascender es posible. Ascender es ya una realidad. Con esa premisa, real desde que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) anuló el canon de la ACB, la LEB Oro arranca con aires renovados y muchos equipos dispuestos a pelear por el premio de competir en la Liga Endesa. Y es que parece que esta campaña será las más competitiva de los últimos años, a tenor de los presupuestos de la mayoría de los clubes, más elevados que cursos atrás y con fuertes inversiones con jugadores ex ACB que suponen un salto de calidad en la competición.

Con el cambio de formato como mayor novedad, la Federación Española de Baloncesto (FEB) quiere que su liga de referencia vuelva a ser atractiva y para ello ha recuperado la Final Four. El campeón de la fase regular subirá directamente, pero del segundo al noveno disputarán unos play off (al mejor de cinco partidos) cuyos vencedores se darán cita el fin de semana de 1 y 2 de junio próximos por el otro billete a la élite. Los tres últimos bajarán a la LEB Plata.

Ex jugadores como Álex Mumbrú (Bilbao) y Javi Rodríguez (Oviedo) debutan como técnicos

El camino largo, el de la Final Four, es duro y peligroso para los teóricos favoritos. Una senda a evitar porque a un partido puede pasar cualquier cosa. Y con ese objetivo parte el Betis Energía Plus, señalado por muchos como rival a batir no sólo por ser un recién descendido, sino por haber conformado un plantel con jugadores importantes en la categoría años atrás. El objetivo del conjunto sevillano es ascender como sea, pero en el club reconocen que el reto es ser primeros para ahorrar sufrimientos a una afición cansada que en los últimos años ha pasado por procesos de liquidación, cambio de dueño y la pérdida de la mitad de su masa social y dos descensos deportivos, sólo el último efectivo y que lo llevó a donde está ahora.

Doce jugadores nuevos y un técnico nuevo que ya sabe lo que es subir. El granadino Curro Segura lo logró con el Menorca y el Zaragoza en una LEB Oro que por entonces pagaba sueldos incluso superiores a la ACB. Han tirado de chequera los rectores verdiblancos firmando a lo mejor del año pasado: Stainbrook, el pívot referencia del campeón Breogán; Dee, el máximo anotador; Dani Rodríguez y Lluís Costa, los bases que se enfrentaron en la final del play off del año pasado; un ex ACB como Borg... No subir sería un descalabro casi inimaginable.

Pero el reto no será fácil y los rivales, muchos. En la primera línea de la parrilla de salida por el ascenso está también el Bilbao Básket, dirigido por Álex Mumbrú en su nueva etapa como entrenador tras colgar las zapatillas. Javi Salgado conducirá a los 'Hombres de negro' a sus 38 años secundado por hombres con experiencia también en la Liga Endesa como Schreiner, Iván Cruz, Edu Martínez o Matulionis.

Pero los recién descendidos tendrán que sudar. En la lucha estarán el Melilla, decano de la categoría, que se ha recompuesto tras quedarse la pasada campaña a las puertas del ascenso de nuevo con Alejandro Alcoba al mando, sumando caras importantes como las de Franch, Álex Urtasun, Agada y Gilling a su nuevo proyecto.

En las quinielas también está Palma, un club que se salvó la pasada temporada en la última jornada y que este curso se ha impuesto el ambicioso objetivo de subir a la ACB. En pretemporada ya avisó ganando al Joventut. Para ello se ha reforzado con nombres importantes como Álex Hernández, Fran Guerra junto a Gilbert, Mikel Motos o Jeanne. Palencia también cuenta con un perímetro que puede resultar letal compuesto por Vasturia y Omeragic. Alejandro Martínez, que recondujo al conjunto palentino la pasada campaña, cuenta con hombres llamados a destacar como Jorge Sanz o Gustys, además de veteranos como Jordi Grimau o Urko Otegui, que saben bien lo que es esta categoría.

Oviedo, que el año pasado ya sorprendió o el Leyma Coruña de Gustavo Aranzana y Monaghan como hombre referencia estarán arriba, además del conjunto revelación de cada curso como lo fue el año anterior El Prat o un Araberri que se reinventa cada campaña de la nada, este año de la mano del sevillano Antonio Herrera. Y es que ganar no será fácil para nadie en canchas pequeñas y con el público muy encima en la que cualquiera puede sorprender a los teóricos favoritos. La prueba de la dureza de la competición ya se vio el pasado viernes con la derrota del Real Betis en la cancha del Huesca por 92-84. Un aviso a navegantes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios