Covirán Granada | A aro pasado

En el Covirán Granada la vida sigue igual

  • El equipo que dirige Pablo Pin vuelve a sufrir en Melilla otra derrota como visitante a pesar de ofrecer una mejor imagen

Guille Rubio, uno de los más destacados en Melilla Guille Rubio, uno de los más destacados en Melilla

Guille Rubio, uno de los más destacados en Melilla / Photographerssports (Melilla)

La 'maldición' está resultando dura de pelar. Cuando el Covirán Granada disputa un encuentro lejos del Palacio de Deportes el resultado es el mismo. Ya juegue mal, la mayoría de las veces, o bien, de vez en cuando, el resultado es siempre el mismo: derrota.

No es difícil memorizar las veces que ha ganado el conjunto nazarí visitante porque este hecho sólo ha ocurrido una vez desde que comenzó la temporada. Fue en la cancha del Real Canoe. Ya es mala suerte, dirán en el club madrileño, que han visto como las huestes de Pablo Pin han caído en pistas como las de Marín, Oviedo, Almansa, Cáceres, Hueca, etc.

Carlos de Cobos entra a canasta. Carlos de Cobos entra a canasta.

Carlos de Cobos entra a canasta. / Photographerssports (Melilla)

El pasado viernes, otro partido perdido. Uno más. Y ya van diez. Así no hay forma de mirar al play off porque es inevitable estar pendiente del retrovisor para ver a los que vienen por detrás, que no son muchos.

Se compitió

El último sinsabor que nos ha dejado nuestro equipo fue en Melilla. El Covirán cayó derrotado en un encuentro en el que al menos Pin y los suyos se mantuvieron con opciones hasta casi el final del encuentro.

El conjunto granadino continúa sin saber ganar estos partidos ajustados lejos de Granada. Ya ha pasado varias veces y es una losa que parece pesar demasiado en la inercia que mantiene el equipo nazarí. Es como si alguien hubiera atado el timón porque el rumbo sigue siendo el mismo.

En la ciudad norteafricana el Covirán hizo lo más difícil. Fue en el tercer cuarto, cuando dejó en nada la desventaja de 14 puntos con la que se fue al descanso. Pero llegado el momento de la verdad, en el último acto, primero no se supo aprovechar los errores del anfitrión y luego se pagó los propios. Fue cuestión de detalles, pero por enésima vez se lanzó la moneda al aire y salió cruz.

Descanso

El próximo fin de semana no hay competición. Las denominadas ventanas FIBA llegan en un momento que se puede aprovechar para recuperar lesionados y poner a punto los que acaban de salir de una lesión.

Además, Pablo Pin debe esmerarse estos días para engrasar los sistemas y concienciar a sus jugadores de cara al tramo final de una competición que de momento no pinta bien y en el que no caben descuidos porque de darse puede costar muy caro. De momento, tras 22 jornadas, apenas hay margen con uno de los puestos de descenso. Con esto está todo dicho.

Qué diferencia

El próximo partido del Covirán (el sábado de la semana que viene) traerá recuerdos. Aterrizará en el Palacio el Palma, equipo al que los granadinos estuvieron en un tris de eliminar la en los cuartos de final del play off por el ascenso a la ACB.

Hay que ver lo que ha cambiado el decorado en unos meses. Los mallorquines son serios aspirantes al ascenso pero tienen su talón de Aquiles. Y si el Cáceres fue capaz de ganar en la misma capital balear, la pasada jornada, ¿por qué no puede hacer lo mismo el Covirán?

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios