Covirán Granada-Real Canoe | Crónica y resultado El Covirán Granada cumple con el expediente ante el Canoe (77-70)

  • Los de Pablo Pin cumplen con sus deberes y suman su quinto triunfo consecutivo ante el colista en un partido sin trascendencia pero en el que vuelve a haber presencia de aficionados en las gradas

La afición volvió a disfrutar del baloncesto en vivo.

La afición volvió a disfrutar del baloncesto en vivo. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Partido intrascendente pero que había que jugarlo... y ganarlo. El Covirán Granada hizo lo que tenía que hacer en un encuentro que tuvo que jugarse a finales de enero y que se saldó de la única manera que tenía que ser: con un triunfo de las huestes de Pablo Pin sobre el colista Real Canoe por 77-70.

La victoria, la duodécima del curso y la quinta consecutiva, coloca a la escuadra nazarí en la segunda plaza y le permitirá jugarse el primer puesto del Grupo B de la LEB al Castelló en el encuentro que se jugará este domingo también en el Palacio. Y también con público en las gradas.

La nueva normativa relativa a las medidas de prevención del Covid-19 permitió la presencia de medio millar de aficionados, que demostraron hay ganas de vivir el baloncesto de cuerpo presente.

Aunque no fue a la intensidad acostumbrada cuando hay varios miles de seguidores, al menos volvieron los gritos de ánimo, los aplausos y los cánticos. Los jugadores notaron el aliento que emanaba desde el graderío e hicieron lo posible por agradar al respetable a pesar de que en el choque no había nada en juego.

El Covirán aprovechó la intrascendencia del choque para coger más ritmo de cara a lo que se avecina. Y sus rivales, con un panorama más oscuro, también se tomaron el partido como un entrenamiento, eso sí, de forma muy seria.

Thomas Bropleh encara la canasta rival. Thomas Bropleh encara la canasta rival.

Thomas Bropleh encara la canasta rival. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

El partido tuvo dos partes: una primera en la que los de Pin hicieron probaturas y dejaron hacer a su rival, que llegó al descanso por delante, y una segunda parte en la que los granadinos se pusieron las pilas tras una reanudación que fue demoledora.

Balón al aire

Los primeros aplausos que se escucharon en el Palacio varios meses después no tardaron en producirse. Sólo bastó que el árbitro principal lanzara el balón al aire para cumplir con el ‘ceremonial’ de los inicios de todos los partidos. El encuentro comenzó de la mejor manera para los locales. Sus dos primeros lanzamientos, desde más allá de la línea de 6,75, pasaron por el aro. Al minuto y medio, el Covirán ya había cogido una pequeña renta (8-2).

Chritian Díaz entra a canasta. Chritian Díaz entra a canasta.

Chritian Díaz entra a canasta. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Pero los visitantes, sin ninguna presión, respondieron rápidamente con un 0-10 con el que avisaron a sus anfitriones que no debían bajar los brazos. Los ayer hombres de negro tuvieron que bregar para volver a igualar la contienda, lo que lograron con otros dos triples (14-14, 6’).

La falta de fluidez en ataque hizo que los madrileños disfrutaran de cierta comodidad durante unos instantes, lo que hizo que Pin parara el partido para que los suyos recuperaran el ritmo de juego (14-18).

A la vuelta a pista, el Canoe dejó de ver el aro tan grande. Fue suficiente para que los granadinos, más intensos que acertados, endosaran un parcial de 5-0, aunque Martín tiró de calidad para dejar a los suyos por delante en la última jugada del primer cuarto: 19-20.

Con color visitante

Los de Pin intentaron apretar un poco más en defensa al inicio del siguiente acto, pero el acierto no apareció en la pista delantera. A los tres minutos de juego, el cuadro nazarí sólo había anotado un triple por obra y gracia de Manu Rodríguez mientras que los madrileños se hicieron con el rebote y encontraron a Toolson para coger una ventaja de seis puntos (22-28, a 6’28’’ para el descanso) y obligar a Pin a solicitar un tiempo muerto.

Cuando el Canoe estiró su renta hasta los ocho puntos apareció Christian Díaz para desatascar a los suyos con ocho puntos consecutivos que pusieron al Covirán a rebufo de sus invitados (30-33). Esta vez fue José Rey el que paró el encuentro. El técnico visitante rompió el ritmo de los locales, pero también el de su equipo, porque lo que se vivió antes del descanso fueron minutos en los que el juego se deslabazó a ambos lados de la pista. Eso sí, el Covirán, empeñado en resolver casi siempre desde el exterior a pesar de adolecer de falta de puntería, siempre a remolque de un colista dispuesto a dar una lección de pundonor. Al descanso nada había variado: 36-40.

Reacción

La charla en el vestuario de Pin surtió efecto en la vuelta a la pista. El técnico salió con todo en la reanudación y sus jugadores protagonizaron dos minutos y medio más de acorde a lo que se espera de ellos.

Un parcial de 11-3 puso algo de lógica en los guarismos (47-43), además de obligar al técnico del conjunto madrileño a llamar a sus jugadores para leerles la cartilla. Tras el tiempo muerto, otro parcial de 8-1 puso el encuentro de cara para el Covirán, que ya siempre estuvo por delante (55-44, 25’).

Hubo momentos en los que se jugó con mucha intensidad. Hubo momentos en los que se jugó con mucha intensidad.

Hubo momentos en los que se jugó con mucha intensidad. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

No se aprovechó el desconcierto que empezó a reinar en las filas visitantes para estirar la ventaja por encima de los diez puntos y lo que pasó fue todo lo contrario. En un minuto de inspiración, el Canoe se puso a cinco (56-51). Pero no pasó de ahí. 'Borto', rodeado de los más jóvenes, ejerció de veterano y al menos se llegó al final del tercer cuarto ocho arriba: 59-51.

Bajo control

El Canoe aprovechó la presencia de un quinteto menos sólido del Covirán para dar emoción al último cuarto al endosar un 0-6 de salida.

Christian Díaz fue nuevamente el que ejerció de desatascador y la presencia de Lluís Costa puso más de orden en las ideas de los rojinegros. Además, Pin apuntaló a su equipo con Murphy y Bropleh. Fue suficiente para mantener terminar con la resistencia del Canoe y sumar una victoria que al menos sirvió para deleitar a lo que volvieron a pisar el Palacio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios