Covirán Granada-Castelló | Crónica y resultado El Covirán Granada sufre una dolorosa derrota ante el Castelló (62-63)

  • El cuadro granadino deja escapar la victoria que tenía en la mano por no saber defender un saque desde la línea lateral cuando sólo restaba un segundo y medio para el final de la prórroga

Bropleh estuvo a punto de ser el héroe del partido.

Bropleh estuvo a punto de ser el héroe del partido. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Faltaba un segundo y medio para la conclusión cuando Thomas Bropleh anotó un triple que parecía sentenciar el partido a favor del Covirán Granada. Pero no fue así. Tras el tiempo muerto, el Castelló firmó una jugada de pizarra en la que sacó desde la línea lateral para poner un balón sobre el aro nazarí que Dukan machacó en un alley opp ganador que dejó a todos los que estaban en el Palacio con el gesto torcido.

Fue una derrota que dolió demasiado: además de el cómo, está la consecuencia porque el partido era de los que tendrá validez en la segunda fase, que afrontará el Covirán con dos derrotas frente a los levantinos, ante los que se volvió a caer en la prórroga, tal como ocurrió en la primera vuelta, si bien en Castellón se perdió en la segunda prórroga.

Fue un partido extraño. Las defensas se impusieron a unos ataques en los que ningún equipo anduvo fino. El cuadro granadino no tuvo su día en los lanzamientos desde la línea de 6,75, desde donde se empeñó en resolver. Los visitantes dominaron el primer tiempo, los locales dieron un pasó al frente en el tercer cuarto y el en último acto ambos conjuntos tiraron por la borda opciones de haber liquidado el choque en el tiempo reglamentario. El tiempo añadido se puede resumir en las dos jugadas que se produjeron en los últimos segundos.

La afición volvió a estar con su equipo en el Palacio La afición volvió a estar con su equipo en el Palacio

La afición volvió a estar con su equipo en el Palacio / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Arropados por un aplauso de sus aficionados deseosos de baloncesto, arrancó el Covirán con un triple marrado en ataque y una defensa cargada de intenciones por su concentración y dureza. Y con mucha intensidad en la pista por parte de los dos contendientes transcurrieron los primeros minutos.

El marcador se movió al ralentí, algo que no cambió en todo el partido. Hasta que mediado el cuarto el balón adquirió más protagonismo. Contrariamente a la costumbre, mientras los locales sumaban de dos en dos, los visitantes mostraron más acierto desde más allá de la línea de 6, 75. Así, los castellonenses, con un ataque más equilibrado, aprovecharon que los rojinegros, lastrados por las pérdidas, dejaron de ver aro en los últimos cuatro minutos para coger una renta interesante: 12-20.

Los visitantes, por delante

Costa cortó la sequía al minuto del segundo cuarto. Lo que no pudo el base fue romper el ritmo anárquico con el que el Covirán atacaba, con un fallo tras otro en su intento de firmar el primer triple. Tanto fue el cántaro a la fuente que al final a Murphy le cupo tal honor cuando ya se habían disputado casi 14 minutos.

El triple sirvió para que el Covirán, sustentado por un entregado Gatell, se colocará a cuatro puntos (19-23). Tras el posterior 21-25, el aro se encogió para los dos contendientes durante más de tres minutos, hasta que Alvarado anotó el quinto triple de los suyos a 1’36 para el descanso (21-28). Todo lo contrario que los locales, empecinados en tirar 'pedradas' desde más allá de la línea 6,75, tanto que la producción fue de 1 de 13 al descanso, al que se llegó con un marcador adverso: 23-28.

Lluís Costa culmina una entrada a canasta. Lluís Costa culmina una entrada a canasta.

Lluís Costa culmina una entrada a canasta. / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

Reacción tras el descanso

Una canasta de Bropleh y un tapón de Iriarte fueron las primeras acciones del Covirán tras la reanudación, emborronadas, eso sí, por el enésimo triple marrado. Rápidamente los visitantes empezaron a sentirse más cómodos y en tres minutos y media volvieron a poner su ventaja en ocho puntos (27-35).

En ese momento, los rojinegros se sintieron heridos en su orgullo, apretaron en defensa y endosaron un 8-0 sustentado en ¡dos triples consecutivos! para empatar el choque (35-35, 25’). Un triple de Iriarte completó la remontada (38-37).

Igualdad 

El Covirán afrontó los últimos diez minutos con una mínima renta (43-41). Todo lo que había en juego pesó a los jugadores. Al ecuador del cuarto definitivo estaba todo por jugarse, tanto que el marcador, que seguía moviéndose a 'cámara lenta', no podía estar más igualado (49-49, a 4’54’’ para el final).

Un triple de Murphy pudo abrir el camino hacia el triunfo, pero el Covirán volvió a empeñarse en resolver desde la larga distancia cuando los números decían que no era el día. El resultado fue un parcial de 0-6 que puso el partido cuesta arriba (52-55, a 1,38 de la conclusión). A pesar de ello, el bocinazo final sonó para dar paso a la prórroga: 56-56.

A un cara y cruz

En el tiempo añadido se sucedieron los errores en la pista delantera. El Covirán sólo anotó dos triples y desperdició posesiones para mandar en el marcador.

Momento en el que Dunkan ejecutó al Covirán en el último suspiro Momento en el que Dunkan ejecutó al Covirán en el último suspiro

Momento en el que Dunkan ejecutó al Covirán en el último suspiro / Antonio L. Juárez / Photographerssports (Granada)

El equipo de Castellón, por su parte, no sentenció desde la línea de tiros libres. Parecía que ningún equipo quería ganar y cuando ambos pusieron empeño en ello fue el cuadro visitante el que estuvo más listo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios