Felipe Castro, el boxeador de Granada se enfrenta a Ardy Rodríguez el 13 de marzo en Madrid Felipe Castro, un guerrero con clase

En la vida y en el boxeo siempre hay una segunda oportunidad. Pero hay que ganárselas tanto en la vida como en el ring, si es que acaso el noble arte no es una manera bastante precisa de entender la vida. Felipe Castro sabe de esto. Su oportunidad para escabullirse de una juventud complicada la encontró a los 24 años con en el boxeo de la mano de su ángel de la guarda Víctor Segura y a su vez fue el cuadrilátero el que le brindó la oportunidad de vivir la que de un golpe fue su mejor y peor noche entre las 16 cuerdas.

Fue el 3 de noviembre de 2017 cuando este púgil del Albaicín conoció la gloria y el infierno del boxeo en un combate que le reafirmó en su talento y en el que pudo demostrar su calidad a toda España dominando y tirando dos veces a Ardy Rodríguez pero en el que los jueces no valoraron su actuación con un triunfo que valía un cinturón nacional.

Así como él pudo esquivar una juventud de golfería, el boxeo le hizo una finta aquella noche en el Gran Casino Madrid de Torrelodones que por suerte no noqueó su ambición para seguir intentándolo. En tres semanas, el próximo 13 de marzo, tendrá la oportunidad de sacudirse la pena y redimirse de aquella historia en el mismo escenario, en la lujosa Sala Mandalay donde se revivirá la segunda parte de su particular historia con el madrileño Ardy Rodríguez y otra vez en un combate por el Campeonato de España del peso supergallo. "La lección que saqué fue que si al boxeo se lo das todo te lo devuelve, pero si no se los da, no", resume de cara a esta nueva intentona.

Felipe Castro, un boxeador con gusto por lo antiguo Felipe Castro, un boxeador con gusto por lo antiguo

Felipe Castro, un boxeador con gusto por lo antiguo

En su esquina tendrá otra vez a Víctor Segura, un granadino que llegó a profesional y que en la actualidad se desvive por fomentar y promocionar este deporte. "Empecé en el boxeo gracias a él, yo no conocía nada de este mundo pero era amigo de la infancia y empezó a llamarme la atención gracias a él cuando veía sus fotos y sus vídeos, me interesé y él me llevó a un club donde estaba él entonces en el barrio Fígares", relata.

Nunca es tarde para nada y cuando tenía 24 años este albaicinero descubrió la manera de dejar ser un chaval "peleón" a un peleador: "Desde siempre me gustaba la pelea y vi que en el boxeo podía canalizar mis nervios", señala Castro, que aprendió a desfogar y a desestresarse de la vida real, tan dura como el ring.

"Fue una manera de centrarme, aunque más bien por Víctor que estaba encima mía y llevándome por buen camino", reconoce este supergallo que acabó enamorándose del boxeo pese a que le costó aplicar los conceptos técnicos. Tiró de motivación y gracias al apoyo de Segura, quien ya retirado empezó a centrarse más en su entrenamiento y a montar veladas para levantar el pugilismo local.

Felipe Castro, la humildad llevada al ring Felipe Castro, la humildad llevada al ring

Felipe Castro, la humildad llevada al ring

Tras quemar la etapa amateur con cerca de una treintena de combates, Castro decidió saltar a profesional cuando iba a cumplir 29 años. Para él, un trabajador en paro y que hace las chapuzas que le van saliendo, el boxeo es una forma de sumar un extra, aunque por desgracia se mueve poco dinero.

"Vivir de esto en España ahora mismo es complicado, las televisiones no apuestan, las promotoras a veces palman pasta e, incluso muchas veces no llegamos a cobrar, pero boxeamos porque nos gusta y para darle al público ese aliciente", admite con humildad y añade que las bolsas que coge son escasas por lo que lo mejor es "buscar oportunidades fuera".

En principio, tras ganar la subasta su promotora Ray Events el Nacional lo iba a realizar en Granada ante el tinerfeño Caco Barreto en el peso gallo (53,5 kilos), pero se complicó la organización. De ahí, surgió la oportunidad de la revancha con Ardy Rodríguez en el peso supergallo en el que se siente algo "más cómodo" este amante de lo clásico, que se inspira en Sugar Ray Leonard y Alí –ahí es nada–, y cuyo boxeo rezuma clase y gusto por lo antiguo.

Este último mes se prepara con Uge Ojeda, el 'Tanque de la Carolina', entre el pueblo jienense y Madrid realizando sparrings de primer nivel. No teme el factor cancha de que la pelea sea otra vez casa del madrileño. "No me da miedo. El boxeo es eso y un guerrero va a cualquier guerra", remata con nobleza.

"Mi boxeo es su criptonita, soy mejor y le voy a ganar otra vez"

Víctor Segura, Felipe Castro y Poteto, en las pistas del Núñez Blanca Víctor Segura, Felipe Castro y Poteto, en las pistas del Núñez Blanca

Víctor Segura, Felipe Castro y Poteto, en las pistas del Núñez Blanca

Corre en la pista de atletismo del Núñez Blanca con una sudadera de Sierra Nevada, la cumbre donde quema piernas. Cuando se la quita, muestra la camiseta del AEL Limassol chipriota con el nombre de Dani Benítez a la espalda, con quien hizo amistad durante su etapa en Granada.

Se la cambia para la foto y se pone la de VS Boxing (Víctor Segura), porque para él lo más importante es su equipo y su gente como Segura, el hombre para todo del pugilismo, o el maestro Antonio Mesa 'Poteto', un histórico que impartía lecciones de cómo pegar sin que te peguen mucho hace décadas en los Jardines Neptuno y ahora le jalea cuando sube a la Sierra.

Ambos estarán en su esquina el 13 de marzo en Torrelodones, más de dos años después de aquel recuerdo agridulce que no quiere volver a ver en vídeo. "Está ya superado, nos quedamos con lo mejor porque nos puso un poco en el mapa del boxeo y nos enseñó que esto es así".

Se lleva bien con su rival, del barrio del Lucero de Madrid con el que comparte orígenes humildes, mucha calle y la condición de ser padre, aunque espera acabar con él en el ring y que le devuelvan lo de 2017. "Soy la criptonita para Ardy. Mi estilo le gana a su estilo, soy mejor boxeador, mejor contragolpeador y le voy a ganar otra vez", dice porque lo de aquella noche de noviembre no lo considera una derrota. Para esta ocasión irá con chaleco antibalas y avisa: "Vamos a llenar el casino la gente de Granada".

El cartel de la velada del 13 de marzo en el casino de Torrelodones (Madrid) El cartel de la velada del 13 de marzo en el casino de Torrelodones (Madrid)

El cartel de la velada del 13 de marzo en el casino de Torrelodones (Madrid) / G. H.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios