Deportes Despertar avasallador del Recreativo

  • El filial del Granada se impone al Talavera por 4-1 con una gran segunda parte, en la que superó a los manchegos a base de velocidad y acierto

El jugador del Recreativo Jean Carlos, ante dos jugadores del Talavera El jugador del Recreativo Jean Carlos, ante dos jugadores del Talavera

El jugador del Recreativo Jean Carlos, ante dos jugadores del Talavera / Alex Cámara (Granada)

Pitó el árbitro el final y Diego Martínez, entrenador del primer equipo, se puso en pie en la terraza de la Ciudad Deporiva desde la que vio el partido y aplaudió sin dudar. No eran palmas de compromiso, era un gesto sincero, de verdad, de felicitación al filial por la sensacional segunda parte firmada y por el claro por 4-1 conseguido ante el Talavera, un buen equipo de Segunda B que fue capaz de adelantarse en el marcador pero que tras el descanso se vio arrollado por la velocidad y el buen fútbol de los jóvenes cachorros rojiblancos.

Llegó la expedición nazarí cerca de las cinco de la madrugada de Tarragona mas allí estaba Diego Martínez, al pie del cañón, como la mayoría de miembros de su cuerpo técnico. Ahí también se ve el compromiso, la identificación con el club que te paga, la profesionalidad. E hizo bien en ir, porque presenció en directo una muy buena versión del filial más granadino que se recuerda, de un conjunto que a los buenos resultados acompaña cada vez más tintes locales.

Seguramente esta ‘granadización’, esa a la que aludió John Jiang cuando llegó a la entidad y que hasta ahora apenas se había visto, esté llegando muy poco a poco y provocada por las varias e importantes bajas con las que el filial afrontaba el choque. Pero parece estar ya aquí, que es lo importante. Antonio Marín sigue siendo fijo, fue titular en la medular Cambil y en la segunda parte tuvieron minutos Dani Moreno, aún juvenil pero nacido en Algeciras, y Castillo. Todos jóvenes, todos válidos.

Llegaba el ‘Recre’ al choque con relativa necesidad. Venía de ganar al Marbella pero en casa llevaba más de dos meses sin vencer, con dos empates y dos derrotas en sus cuatro últimas comparecencias. Y ganó bien, con solvencia, a un oponente de mitad de la tabla con jugadores destacados y con experiencia. Crece en la tabla con estos dos últimos triunfos y vuelve a tener la promoción de ascenso cerca, a cuatro puntos. Poco más se puede pedir.

El técnico Pedro Morilla no varió su habitual sistema de tres centrales pese a las ausencias. Antonio Marín, Héctor y Fran Serrano formaron esa línea de tres, con Paco Torres y Víctor Morillo en los carriles, el citado Cambil y Andrés García en el doble pivote, Nacho Buil y Jean Carlos de avanzados, y Caio como referencia ofensiva.

Mal inicio

El Recreativo, como le ha venido ocurriendo en sus últimas comparecencias como local, salió adormilado al partido. Empezó perezoso, no sólo dejando la iniciativa al Talavera sino también poco incisivo, demasiado contemplativo. El cuadro manchego tuvo más el balón en el primer tiempo, sobre todo en los compases iniciales. El primer disparo fue de Iker Rodilla y, poco después, Espinar hizo trabajar a Lejárraga. Todo antes del cuarto de hora de juego.

El 0-1 fue la mejor solución contra el cuajo. A diferencia de lo ocurrido en otros partidos en casa, como el del Ibiza, el tanto en contra sí sirvió esta vez para que reaccionara el filial. Abel Molinero se vistió de Messi para adelantar al Talavera a los 16 minutos con un gran tanto de falta directa desde fuera del área. Su sensacional golpeo quitó las telarañas del marco de Lejárraga. Era imposible que llegara a ese balón pese a la estirada.

Sólo tardó cuatro minutos el cuadro rojiblanco en empatar. Caio, que poco antes del gol en contra ya avisó con un chut lejano que se fue desviado, firmó una buena jugada personal que acabó en el empate. Se la llevó a trompicones y Santomé estuvo a punto de parar su vaselina, mas el argentino siguió porfiando y, con mucha fe, al final entre él y la zaga visitante en su afán por despegar, llevaron el balón a la red.

Las tablas espolearon a los de de casa y Víctor Morillo buscó la remontada con un disparo lejano que no encontró portería. Poco más ocurrió ya hasta el descanso. Mayor dominio visitante, poca fluidez en el filial, otra falta directa que mandó fuera Abel Molinero y el riesgo tomado por Andrés García, que tenía una tarjeta amarilla e hizo una falta innecesaria en la medular que con otro árbitro menos condescendiente podía haberlo mandado al vestuario en el minuto 25.

Un vendaval

El segundo tiempo fue otra película. El ‘Recre’ salió mucho más enchufado y pasó por encima del Talavera a base de velocidad, verticalidad y acierto. Una mala salida desde atrás de los visitantes fue aprovechada por Andrés García, que sorteó a varios contrarios y fusiló a Santomé.

En el partido de las jugadas individuales y los golazos, ninguno tan perfecto como el de Caio para el 3-1 en el minuto 62. Jean Carlos se hartó de regatear rivales en una diagonal endiablada desde la izquierda y metió un envió preciso en profundidad a Caio, que tuvo tiempo de sortear al meta rival antes de firmar su doblete.

Quedaba media hora y el Talavera lo intentó todo de ahí al final. Cambios ofensivos y llegadas, aunque Lejárraga lo paró todo y Abel Molinero desvió su punto de mira. Puso la guinda al pastel Nacho Buil en la recta final en otra recuperación local muy arriba. Le dio el pase Dani Moreno, que antes del término estuvo cerca de marcar el quinto de un Recreativo que vuelve a sonreir en casa.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios