Desayuno de redacción

Andalucía, ante una oportunidad histórica en materia de renovables

  • Expertos en renovables analizan el presente y el futuro de un sector que se encuentra en un momento de transformación para cumplir con los objetivos climáticos

De izquierda a derecha Joaquín Chico, Carlos González, Jorge Jiménez, Alfonso Vargas y Alberto Grimaldi. De izquierda a derecha Joaquín Chico, Carlos González, Jorge Jiménez, Alfonso Vargas y Alberto Grimaldi.

De izquierda a derecha Joaquín Chico, Carlos González, Jorge Jiménez, Alfonso Vargas y Alberto Grimaldi.

Las energías renovables no solo son una realidad sino que son casi una obligación porque las directivas europeas y las políticas marcadas por el gobierno en funciones nos llevan a una transición incluso más rápida de lo que podíamos haber esperado. Andalucía es probablemente la comunidad autónoma mejor situada para la generación de estas energías y de cómo se encuentra en la actualidad el sector y cuáles son los retos de futuro es a lo que se dedicó la jornada “Las energías renovables en Andalucía: Radiografía actual y oportunidades de futuro”, organizada por Diario de Sevilla, Grupo Joly y Naturgy y moderada por Alberto Grimaldi, redactor jefe de Economía de Grupo Joly.

Durante el acto, Jorge Jiménez, director gerente de la Agencia Andaluza de la Energía, proclamó que “veo la situación actual absolutamente revolucionada”, una afirmación con la que coincidieron todos los integrantes de la mesa. “Los números hablan por si solos -prosiguió- echando un vistazo a los últimos números de accesos concedidos en transporte y distribución en REE ya hay 90.000 MW, a lo que se une 43.000 MW esperando, más las que el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (Penie) prevé de aquí a 2030”. A su juicio, esto está provocando “cierta ineficiencia”, ya que colapsan los nudos de la red y entran en discusión con otros promotores lo que genera una situación complicada. Una de las causas de haber llegado a esta situación, en su opinión, “es que no haya habido unas reglas del juego claras desde el inicio, como el Real Decreto de acceso y conexión que tenía que haber salido hace dos años y no lo hizo, y cuando llegue vendrá a dirimir todos los conflictos y poner cierto orden en una situación complicada tanto para las empresas como para la propia administración”.

En la misma línea, Alfonso Vargas, presidente de CLANER (Asociación de Energías Renovables de Andalucía), manifestó que “venimos de un parón muy grande, y eso llevó aquí en Andalucía a la caducidad de muchas autorizaciones ambientales que han sido un lastre a la hora de incorporarnos a este nuevo panorama de agitación”. Vargas incidió además en el déficit de insfraestructuras de la comunidad autónoma como otro factor más a sumar a una incorporación tardía. Para el experto en renovables, gran parte del problema radica en que “Andalucía no tuvo el peso que debería haber tenido en la subasta”.

Un momento del debate. Un momento del debate.

Un momento del debate.

En la mesa redonda, Carlos González Samano, director de Desarrollo Generación de Naturgy, comenzó su intervención coincidiendo con el resto de participantes en que el desarrollo de las renovables, tanto en España como en Andalucía, viene motivado por la eficiencia económica en cuanto a costes de generación de estas tecnologías y el propio impulso social, es decir, “el proceso de descarbonización que tienen las economías debido al tratado del clima, es algo que se nos demanda socialmente a todos los agentes del sector”.

En este sentido, González aludió a la importancia de la energía eólica, “que será clave para cumplir los objetivos marcados por Europa y será uno de los vectores de desarrollo y crecimiento de Naturgy”. Prueba de la apuesta de Naturgy por las energías renovables es que “durante este año y el pasado, la compañía está invirtiendo en torno a 1.000 millones de euros en el desarrollo de este tipo de energías, poniendo en marcha un total de 962 MW en nuestro país, 712 de ellos eólicos y otros 250 fotovoltáicos”.

González destacó el apoyo de la compañía a la Junta de Andalucía en su empeño por el desarrollo de estas energías y confirmó el compromiso de Naturgy con la región con proyectos como el que están terminando de construir en San Martín del Tesorillo (Cádiz) que pondrán en funcionamiento antes de que finalice el año “El Tesorillo ha supuesto una inversión de 25 millones de euros y tendrá una potencia instalada de 26 MW”. La compañía cuenta además con dos parques operativos, uno en Jerez de la Frontera con una potencia de 21,7 MW y otro en Casares, en Málaga, con una potencia instalada de 33,4 MW.

En su apuesta por las energías renovables como energía del futuro, Naturgy “cuenta con una cartera de proyectos renovables en la comunidad que se podrán desarrollar a partir de 2020 y que alcanzan los 100 MW, así como varios proyectos en estudio”, adelantó González.

El experto explicó que “desde Naturgy consideramos que el uso de estos recursos de manera coordinada y organizada con los entes locales y autonómicos es esencial para conseguir los objetivos de reducción de emisiones planteados por la UE, pero sobre todo para cuidar el medio ambiente y seguir disfrutando de él”.Y es que son innegables las ventajas de la energía procedente de las fuentes renovables, pero, para que todo vaya aún mejor, González apuntó que “se necesita estabilidad regulatoria y una planificación energética clara a cinco o diez años”. Para el directivo de Naturgy, “sería bueno que hubiera un calendario que diera coherencia en el mercado a esos objetivos, porque en España estamos viendo que esas cantidades inmensas de solicitudes de acceso están desacompasadas con los objetivos del Penie”, concluyó.

Por su parte, Joaquín Chico, Senior Manager Monitor de Deloitte, lanzó varios mensajes sobre las oportunidades del sector. En primer lugar, coincidendo con la visión del director gerente de la Agencia Andaluza de la Energía, señaló “la ambición que se demuestra en el borrador del Penie (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima) actualmente en trámite de aprobación. Éste implica casi 60 GW de renovables adicionales en 2030, pero poniéndolo en comparación con lo que ocurrió antes en España, el año que más se desarrolló fueron 5 GW. Esto implica que “de aquí a 2030 se tendrán que poner en marcha entre 8 y 9 GW”, aunque, a su juicio, la posición actual de las renovables es diferente a la que había antes, “hay un pulso de política energética, pero también hay una competitividad de costes que es indiscutible y va a seguir produciéndose”.

Más centrado en la dimensión andaluza, el experto comentó que hay 6 GW en marcha en el día de hoy, pero, coincidiendo con las cifras aportadas por Alfonso Vargas, “la comunidad autónoma tiene una posición única para desarrollar las renovables, entre otros aspectos por los recursos disponibles como el solar o el eólico”. Pero además, apuntó que “tiene un tejido industrial asociado a las renovables muy importante”, lo que está directamente vinculado con la oportunidad económica “porque las renovables y las redes eléctricas son algo que permite fijar actividad económica al territorio”. “Nosotros ciframos las inversiones entre redes y renovables en unos 15.000 millones de euros hasta 2030”, una cifra nada desdeñable ya que “genera empleo en el territorio, no solo en la fase de inversión sino también en la operación y mantenimiento de la tecnología que se ponga en marcha”.