Economía

EEUU suspende los aranceles con China y evita el estallido de una guerra comercial

  • Trump no impondrá un gravamen a cientos de productos después de que Pekín se haya comprometido a aumentar "significativamente" la compra de manufacturas estadounidenses

El presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, comparecen en una cumbre celebrada en Pekín el pasado mes de noviembre. El presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, comparecen en una cumbre celebrada en Pekín el pasado mes de noviembre.

El presidente de EEUU, Donald Trump, y su homólogo chino, Xi Jinping, comparecen en una cumbre celebrada en Pekín el pasado mes de noviembre. / roman pilipey / efe

Eeuu y China evitan por el momento el estallido de una guerra comercial. El Gobierno estadounidense anunció ayer la suspensión temporal de la imposición de aranceles a los productos chinos después de que el gigante asiático se comprometiera el pasado sábado a incrementar "significativamente" la compra de productos fabricados en EEUU y reducir así el déficit comercial a su favor. "Hemos acordado poner en suspenso los aranceles mientras ejecutamos el acuerdo marco" comercial, aseguró el secretario del Tesoro de EEUU, Steven Mnuchin, en declaraciones a la cadena de televisión Fox News.

Mnuchin concretó que se refería a los aranceles por 150.000 millones de dólares a cientos de productos chinos que Trump había amenazado con imponer por temas de propiedad intelectual y para forzar a Pekín a equilibrar la balanza de pagos bilateral. "Estamos poniendo en suspenso la guerra comercial", dijo Mnuchin.

El déficit comercial de EEUU a China asciende a más de 375.000 millones de dólares

El mes pasado, Trump ya implantó aranceles adicionales sobre productos de aluminio y acero, embarcándose en una confrontación con China que hizo temer que se desatase una guerra comercial. Pero ambas partes se mostraron recientemente dispuestas a llegar a un compromiso.

Estados Unidos y China anunciaron el pasado sábado un acuerdo marco por el que el país asiático accedió a elevar sus compras de bienes y servicios de Estados Unidos, con el objetivo de reducir el déficit comercial de 375.000 millones de dólares de Washington respecto a Pekín.

Sin embargo, después de más de dos días de negociaciones en Washington, el Gobierno estadounidense no logró convencer a China de que accediera a reducir ese déficit comercial en 200.000 millones de dólares hasta 2020, como querían los negociadores de Washington. Mnuchin minimizó ayer esa derrota y aseguró que se habían acordado "metas específicas" de reducción del déficit según cada industria, pero que no iban a hacerse públicas. Aseguró que el secretario de Comercio de EEUU, Wilbur Ross, visitará pronto China con una delegación para concretar los detalles del acuerdo por el que Pekín se compromete a aumentar sus compras de productos agrícolas y energéticos estadounidenses.

"Hay compromisos muy fuertes en el tema de agricultura, esperamos ver un gran aumento, unos aumentos de entre el 35% y el 40 % en (las compras de) agricultura solamente este año", defendió Mnuchin.

"En el área energética, duplicaremos las compras de energía. Creo que podríamos ver 50.000 ó 60.000 millones de dólares al año de compras energéticas durante los próximos 3 a 5 años. Estratégicamente, eso es muy importante para nosotros", recalcó.

El titular del Tesoro subrayó que el presidente estadounidense, Donald Trump, "siempre puede decidir volver a imponer los aranceles" si China no cumple sus compromisos bajo el acuerdo marco.

También aseguró que Estados Unidos no accedió a "ningún quid pro quo" en lo referente a la empresa china de telecomunicaciones ZTE, tras los intentos de China de que Washington levantara la sanción que le impide hacer negocios bajo jurisdicción estadounidense.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios