Resultados electorales Elecciones generales en Jerez: Concentración frente a atomización

  • Aunque el PSOE haya ganado en Jerez, el voto a los partidos del bloque de la derecha sigue siendo mayoritario

  • El votante progresista tendió al PSOE y el conservador se dividió entre tres formaciones

Una mesa electoral en Jerez. Una mesa electoral en Jerez.

Una mesa electoral en Jerez. / Pascual

En la noche del domingo hubo alegría y risas en la sede del PSOE y Ciudadanos y pesar e incertidumbre en la de PP y Unidas Podemos. Pero las reflexiones de dirigentes y militantes no estaban solo en analizar qué había pasado en las generales sino que los pensamientos se derivaron indudablemente hacia la próxima cita con las urnas, las municipales del 26 de mayo.

Aunque los resultados de los comicios al Congreso de los Diputados no pueden ser extrapolados a unos comicios locales, nadie duda de que marcan una tendencia muy a tener en cuenta, sobre todo cuando las locales parecen condenadas a que no haya mayorías absolutas sino que el futuro gobierno de Jerez vuelva a pasar por las sumas de los pactos postelectorales.

Por lo tanto, aunque el PSO Ellegue a esta nueva cita con los electores tras volver a saber lo que es ganar unas elecciones en Jerez —no lo hacía desde las autonómicas de 2015—, la euforia debe ser contenida puesto que los partidos del arco de la derecha sumaron más votos que los de la izquierda el domingo.

La suma de bloques

Anteayer, PSOE y Unidas Podemos obtuvieron 52.886 respaldos sumados sus resultados; en cambio, Ciudadanos, PP y Vox consiguieron 8.500 papeletas más. Es más, las formaciones conservadores llevan ganando elecciones en Jerez desde las generales de 2015 —se han celebrado tres convocatorias electorales desde entonces—.

Así, el pasado domingo se produjo claramente una concentración del voto progresista en torno al PSOE penalizando, por lógica, a Unidas Podemos; mientras, el votante conservador acentuó su atomización al repartir sus preferencias entre Ciudadanos, PP y Vox. Eso sí, la distancia entre ambos bloques se han reducido respecto a las autonómicas del pasado mes de diciembre, pues de los más de 12.100 sufragios de diferencia se pasó a 5.800.

Evolución del voto por bloques políticos Evolución del voto por bloques políticos

Evolución del voto por bloques políticos

La elevada participación del domingo —alcanzó el 70,8% del censo— favoreció al bloque progresista, que obtuvo 17.480 respaldos más que en la cita autonómica de diciembre; eso sí, las fuerzas conservadoras también aumentaron en su conjunto al obtener 11.105 papeletas más que hace poco más de cuatro meses.

De este modo, la izquierda recuperó el domingo parte del terreno perdido, aunque sigue lejos de los más de 58.000 votos de las generales de diciembre de 2015. En cambio, el voto conservador, lejos de decrecer, continúa aumentado pues en estos cuatro años ha logrado casi 7.000 votos más. En definitiva, el PSOE recuperó el domingo parte de su electorado mientras que parte del votante del PPbuscó cobijo en formaciones como Ciudadanos o Vox.

La fallida extrapolación a las municipales

Ante este escenario, se podría jugar a extrapolar estos resultados a unas hipotéticas elecciones municipales utilizando un simulador de la Ley D,Hont para conocer el reparto de concejales en el Ayuntamiento jerezano aplicando los resultados del domingo.

Sería eso, un juego, pero alejado de ser un vaticinio certero de lo que depararán las urnas el próximo 26 de mayo pues son varios los aspectos a tener en cuenta que distorsionan el resultado. Ya hay partidos que han recurrido a esa máxima de que los resultados entre elecciones de distinto ámbito “no son extrapolables” y que el candidato suele sumar o restar a la marca. Esta conclusión no deja de ser un axioma puesto que no hay un comportamiento definido. La única regla que se cumple es que cada elección es distinta, incluso la que se celebra un mismo día —basta comparar los resultados del Congreso y del Senado de anteayer—.

A esto se une otros factores correctores. Uno importante es la elevada participación de estas generales—la sexta con un mayor porcentaje de votantes de todas las citas electorales celebradas en el actual periodo democrático—. En cambio, la siguiente convocatoria es unas municipales, una cita que históricamente tiene una mayor abstención que en generales —la participación suele rondar el 60% del censo—.

A ello se une que hay más actores en juego de los que concurrieron el pasado domingo pues hay que tener muy en cuenta la presencia de Ganemos Jerez en el grupo progresista. Hace cuatro años, la izquierda del PSOE fue dividida entre Ganemos —que entonces contaba con el apoyo de Podemos— e Izquierda Unida. Ahora, en 2019, vuelve a ir dividida pero esta vez entre la coalición de Podemos e IU (la coalición se denomina Adelante Andalucía) y la agrupación de electores.

Si para algo sirve las generales de cara a las municipales es para mostrar posibles tendencias pero están lejos de despejar a priori las incógnitas que sobrevuelan en torno al 26 de mayo.

El PSOE, con un ojo en la pelea de Adelante y Ganemos

Ni el más optimista en el PSOE baraja el escenario de que en las próximas municipales obtenga las cotas alcanzadas el pasado domingo en Jerez. Es más, sus objetivos —no reconocidos públicamente, claro— pasan por tratar de ser la fuerza más votada el 26-M y, a posteriori, buscar el apoyo de Adelante Jerez y/o Ganemos Jerez o de Ciudadanos para que Mamen Sánchez siga otros cuatro años de alcaldesa.

De hecho, los partidos trabajan ya con la máxima de que es prácticamente imposible de que algún partido logre la mayoría absoluta dentro de cuatro semanas. Eso sí, en la agrupación jerezana se considera un buen comienzo para seguir gobernando haber ganado en las generales y haber contabilizado 15.200 votos más que en las autonómicas de diciembre, aunque preocupa especialmente qué ocurrirá con la división del voto entre Adelante Jerez y Ganemos Jerez.

La preocupación del PP por parar la sangría

Si los resultados obtenidos en las autonómicas fueron una señal de aviso, los de anteayer han hecho saltar todas las alarmas. La marca popular cotiza a la baja y atreverse a asegurar que esto no tendrá repercusión en la candidatura que lidera Antonio Saldaña en los comicios locales es contraproducente.

El Partido Popular jerezano se presenta a las municipales con el objetivo de volver a ser la fuerza más votada en las municipales y mantener los 11 concejales que obtuvo en 2015. Todo lo que sea por debajo de eso será un fracaso, aunque quepa la posibilidad de darse la circunstancia de maquillar el resultado con un pacto con otra fuerza conservadora (Ciudadanos mayormente) para volver a la Alcaldía jerezana.

Pero las dos últimas elecciones han sido un duro correctivo para los populares pues entre las generales de 2016 y las de este 26-A han perdido más de 17.800 papeletas —aunque alguien podrá decir que ha mejorado su escrutinio respecto a las autonómicas en unos 2.000 votos desdeñando, claro está, la notable diferencia de participación entre ambos comicios—.

Ciudadanos, ¿llave del futuro gobierno?

Un ex concejal, que no es de Ciudadanos, hacía esta reflexión ayer a este medio: “Estamos pensando que el ganador de las municipales está entre PSOE y PP. Pero, ¿y si es Ciudadanos?”. Los datos podrían dar algo de cobertura a esta sentencia pues la formación naranja viene de ganar las autonómicas y de ser la segunda fuerza en las generales superando en más de 6.300 votos al PP en Jerez.

Pero, más allá de especulaciones y comentarios de barra de bar, lo que sí está claro es que Ciudadanos puede ser llave del próximo gobierno jerezano, aunque aún es pronto para saber si abrirá hacia la izquierda del PSOEo hacia la derecha del PP. Además, llega al 26-Mcon viento propicio por mucho que en los mentideros políticos se especule con la mayor o menor solvencia de su candidato, Carlos Pérez.

Ahora bien, si Ciudadanos acaba superando a PP o PSOE en unas elecciones, su papel de llave desaparecerá pues sus exigencias en una negociación cambiarían radicalmente porque se pondría en un lugar para exigir para sí el bastón de Alcaldía.

La particular batalla entre Ganemos y el tándem Podemos-IU

Las formaciones a la izquierda del PSOE volverán a concurrir por separado a unas municipales este 26-M aunque, repasando el histórico, a estas formaciones les ha ido mejor por separado que juntas.

Por lo tanto, otra incógnita a despejar este 26-M será hasta qué punto se dividirá el electorado de izquierdas que no optará por el PSOE. Podemos e IU llevan tiempo caminando juntas pero los resultados en Jerez no terminan de acompañarles; mientras tanto, habrá que ver hasta qué punto Ganemos Jerez logra caminar sola sin Podemos, la formación que le apadrinó en sus inicios en 2015.

Ahora bien, tanto unos como otros se encomiendan también este 26-M a recuperar parte del voto que en estas generales se ha decantado por el PSOE. Si algo han demostrado los comicios del domingo es que la formación socialista logró calar el mensaje convencer de que representaba el voto útil para frenar a las “tres derechas”. Sin embargo, las municipales no están en este discurso, al menos por ahora.

La incógnita de Vox

El último figurante a tener en cuenta es Vox que, a día de hoy no cuenta con representación en el Ayuntamiento. Sin embargo, el domingo obtuvo 16.056 votos y hace cinco meses 10.543, unas cifras nada despreciables para ser tenida en cuenta en las municipales. Si algo han demostrado estos comicios es que su mensaje ha calado en parte del electorado jerezano. Pero, ¿será suficiente para entrar en la calle Consistorio?. En Jerez, alcanzar el umbral de los 5.000 votos es sinónimo de concejal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios