Granada

La asociación proyecta un plan de habitabilidad

  • Analizarán el descenso de la población en el barrio del Albaicín para buscar soluciones

La asociación proyecta un plan de habitabilidad. La asociación proyecta un plan de habitabilidad.

La asociación proyecta un plan de habitabilidad. / G. H. (Granada)

El Albaicín ha experimentado una auténtica caída de vecinos en los últimos años. Una situación que preocupa y mucho a los habitantes de este barrio que han proyectado la elaboración de un Plan de Habitabilidad que incluirá un análisis demográfico de la zona para, con ese diagnóstico, elaborar un proyecto de acción que logre frenar este descenso de habitantes. Para el presidente de la Asociación de Vecinos Albaicín, Antonio Jiménez, hay que parar este trágico fenómeno para evitar el deterioro de la zona y que se convierta definitivamente en un parque temático solo apto para viajeros de todo el mundo.

El presidente de la asociación realiza un recuento de los problemas que siguen afectando al barrio. Según cuenta la asociación participa de forma activa en las Juntas Municipales de Distrito y en el foro Albaicín y Sacromonte que se ha puesto en marcha en colaboración con el Ayuntamiento de Granada y la UGR. Sin embargo y a pesar de que las reivindicaciones se repiten mes a mes los resultados siguen sin apreciarse.

"Nosotros vamos a reclamar la calendarización de los proyectos pendientes porque no podemos exigir siempre lo mismo y que nunca veamos resultados", detalla el presidente quien pone como ejemplo el borrador de la ordenanza que regulará los segways y patinetes eléctricos que lleva más de un año en algún cajón. Por otra parte, Jiménez reitera la necesidad de disponer de una patrulla policial de barrio permanente. Unos efectivos que conozcan perfectamente el intrincado barrio y también los problemas que sufren como la falta de seguridad y los robos que, desde que se multiplicó el número de turistas que visitan la zona, se han disparado.

"Hay robos en las casas pero también a turistas. Cerca está el centro de menores y también hemos tenido problemas con el clan de las bosnias, carteristas profesionales", indica Jiménez que recuerda que el Albaicín, lo único que quiere, es que se cumpla la normativa.

En este sentido, recordó que también hay grupos de turistas demasiado amplios pese a que no pueden concentrarse más de 30 personas y que, a veces, llevan un altavoz. "No siempre están regulados lo que incide en la calidad de la visita", detalla. No obstante, aseguró que no están en contra de los turistas, simplemente desean que se cumpla la normativa vigente.

En cuanto a Calderería, la asociación aplaude la reciente regulación de la ocupación de la vía pública, una demanda histórica. Por último, recuerda los problemas que hay por la ocupación de cuevas tanto en San Miguel alto como en otros puntos como el cerro donde se asienta la Alhambra. Esta ocupación es vista como una invasión del espacio público que pertenece a los ciudadanos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios