Infraestructuras

Un año del AVE en pruebas: del tren laboratorio al momento de la verdad

  • El exministro Íñigo De la Serna inauguró en diciembre de 2017 el primer viaje del tren laboratorio y auguró un "largo periodo" de verificaciones en la línea Antequera- Granada

Lo de Granada con el 'no tren' ha sido la fiesta de las efemérides en los últimos tres año y medio. Cada aniversario relativo al aislamiento ferroviario o del proyecto de la Alta Velocidad se ha ido contando de manera escrupulosa. Pero, hay otra fecha redonda que tiene su miga y es la del año que se cumple en este mes desde que se puso en marcha el AVE en pruebas.

Aquel tren laboratorio que el 1 de diciembre de 2017 ensayó el trazado de la línea entre Antequera y Granada con el entonces ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (PP), subido a bordo. Un año y un ministro después –con el socialista Ábalos al mando–, el citado tramo es todavía objeto de diferentes test ferroviarios con la meta de que el AVE sea una realidad en junio de 2019.

De hecho, como avanzó el domingo este periódico, Adif ya ha dado la luz verde al comienzo de las pruebas reales en la línea entre Granada y Antequera. Esto quiere decir que tanto el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias como las operadoras de trenes comerciales o de mercancías puedan empezar a evaluar este tramo.

Hasta llegar a este paso decisivo de que los trenes en pruebas puedan empezar a circular con normalidad, la realidad es que el proyecto del AVE ha vivido un año de vaivenes y reveses desde que en diciembre de 2017 el exministro De la Serna augurara un "largo periodo de pruebas" para el estreno de la Alta Velocidad.

Esas declaraciones cautelosas del entonces titular de Fomento fueron un punto de inflexión para testar que el proyecto del AVE podía ralentizarse más de lo esperado. La precaución que manifestó De la Serna –quien habló de "bastantes meses de pruebas"– tenía su razón de ser, ya que a lo largo de 2018 se han ido sucediendo una serie de acontecimientos que han venido a demostrar porque esa inauguración del tren laboratorio fue tan precaria y se hizo tan de tapadillo.

El próximo paso son las pruebas reales de trenes comerciales y de mercancías

De hecho, ese tren verde de Adif (vagón BT1) que sirve para comprobar el estado de las vías no volvió a aparecer por la línea Antequera-Granada hasta el mes de febrero. Casi tres meses después de la visita que hizo Íñigo de la Serna.

El siguiente capítulo lo firmaría el entonces secretario de Estado de Infraestructuras, cuando el Gobierno central era todavía del PP, Manuel Niño. Durante un encuentro en Granada el pasado 23 de mayo, Niño rebajaba las expectativas de que el AVE se pudiera inaugurar en 2018 como prometían por aquel momento los populares y reconocía que el servicio de autobuses para el transporte alternativa hasta Antequera se prorrogaría hasta 2019.

Dos días después de que Niño hiciera saltar las alarmas tuvo lugar la llegada del primer tren de Alta Velocidad como tal que vino a Granada de 'prestado' remolcado como parte de las pruebas de Adif.

Era un tren de Renfe como los que vendrán teóricamente llenos de pasajeros en verano de 2019, pero que pudo 'aparcar' en la estación de Andaluces gracias a la ayuda de un tren laboratorio Séneca para remolcarlo.

Ya en julio, con el Gobierno socialista de Pedro Sánchez y José Luis Ábalos con la cartera de Fomentó, apareció el famoso problema del tramo de Íllora en un enclavamiento y se postergaba el compromiso para dar nuevos plazos a septiembre de este año.

No obstante, todos los indicios apuntaban ya a que, como mínimo, había que esperar hasta después de las municipales de mayo de 2019 para la histórica foto del AVE llegando con pasajeros a Granada.

Finalmente, Ábalos cogería en septiembre el mismo tren laboratorio al que ya se subió su antecesor De la Serna. El ministro anunció entonces que el AVE llegará en junio y ganó tiempo con la reconexión del Talgo por Moreda. Mientras, las pruebas de la Alta Velocidad siguen su curso.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios