Tribunales

García Arrabal declara que hizo la discoteca del Serrallo "por temor al botellón" junto a su centro comercial

  • El empresario acusado de delito urbanístico dice al tribunal que los técnicos del Ayuntamiento le obligaron a quedarse con la concesión de ese terreno si quería tener la licencia para abrir el Serrallo Plaza

García Arrabal declara que hizo la discoteca del Serrallo "por temor al botellón" junto a su centro comercial García Arrabal declara que hizo la discoteca del Serrallo "por temor al botellón" junto a su centro comercial

García Arrabal declara que hizo la discoteca del Serrallo "por temor al botellón" junto a su centro comercial

El empresario Roberto García Arrabal, promotor de la discoteca del Serrallo que ha dado lugar al proceso judicial que estos días se enjuicia en la Audiencia Provincial, ha declarado esta mañana que su interés en la construcción del parque y la sala de fiestas junto al Centro Comercial que ya había levantado se debió a su "temor al botellón", un problema que expuso a los técnicos del Ayuntamiento de Granada.

El acusado, cuyo oficio ahora es el de "capitán de barco" tras el cierre de sus empresas de construcción, ha manifestado que la idea de hacer una actuación urbanística en el espacio libre junto al centro comercial se la dio el antiguo director de Urbanismo Jacobo de la Rosa, precisamente la persona que emitió un informe demoledor contra la discoteca y que dio lugar a la apertura de esta investigación judicial. 

García Arrabal ha ido mucho más allá en su declaración y ha llegado a plantear una suerte de chantaje de los técnicos municipales, del que él se considera una víctima. Ha explicado a preguntas de la fiscal que en aquellos tuvo que presentar muchos proyectos diferentes para ir adaptándolos a los requerimientos del Ayuntamiento y que hubo un momento en el que se planteó retirarse de esa concesión municipal (que al final amparó la construcción de varios negocios de ocio, incluida la discoteca) por la crisis económica. "España estaba al borde del rescate", ha recordado. Pero asegura que decidió continuar porque "los técnicos dijeron: Si no os quedáis con la concesión no tenéis licencia para el centro comercial. Así... Con estas palabras". 

De este modo, el promotor ha explicado que se vio en cierto modo forzado a continuar para poder llegar a abrir su negocio principal que era el centro comercial (fue inaugurado en 2012).  

No obstante, García Arrabal, antes de llegar a ese punto había descrito su "amor por la ciudad", que le ha impulsado en distintas ocasiones a llevar a cabo actuaciones importantes como la del Parque Lagos. Y en este caso del Serrallo él ha explicado que acababa de volver de Nueva York y que quería hacer  algo parecido al Central Park.

Respecto a la discoteca construida en la zona destinada a un parque infantil, el empresario entiende que él tenía derecho a desarrollar un negocio que ocupara el 2% de la superficie del parque que iba a construir. "¿Por qué voy a mantener un parque, pagar la luz y el agua, sin rendimiento económico?". Con esta pregunta retórica, el acusado se refería a su obligación con el Ayuntamiento de seguir costeando el mantenimiento de toda esa zona de la concesión municipal, que se ha cifrado en 150.000 euros anuales

La inversión que el empresario asegura haber hecho en esa zona es de 6 millones de euros en total, incluyendo el parque, las atracciones y la discoteca. 

Con respecto al negocio de la sala de fiestas, a preguntas de la fiscal, el promotor explicó que el proyecto "era interesante económicamente, pero no un gran negocio". Pensaron que "iba a funcionar mejor" pero al final no fue viable tras poco tiempo de apertura. De todos modos, Arrabal ha dicho que el proceso judicial abierto "perjudicó el negocio" porque al salir informaciones en los medios "empezaron a cancelar las comuniones". 

"Cumplí con creces mis obligaciones económicas", ha declarado el promotor, que considera que el municipio le pidió que hiciera más cosas de las que le correspondían. "Me arrepiento de no haber ido más veces contra el Ayuntamiento (en los tribunales), pero no lo hacía porque creía que no me darían licencias". 

Reconoce que se fue "alterando el pliego" del concurso de la concesión, pero ha explicado que se debía a cambios exigidos por los técnicos municipales para mejorar el parque que tenía que hacer. Respecto a la discoteca, entiende que tenía derecho a ocupar un 2% del terreno para usos lucrativos y que por tanto su actuación estuvo dentro de la ley. 

Durante su declaración se ha producido un descanso porque el promotor se ha lamentado de no disponer de algunos documentos que se llevó la Policía durante los registros del caso Nazarí. Y que fue ayer cuando el Juzgado de Instrucción le notificó que podía recogerlos. La fiscal y el tribunal le han ofrecido dejar en suspenso su declaración, pero tras hablarlo con su abogado, han decidido continuar con el testimonio. 

La agilidad con la que se han llevado las declaraciones esta semana ha provocado que se hayan llevado a cabo las comparecencias de todos los acusados en los primeros días de juicio. Por ese motivo el juicio no se reanudará hasta el próximo 19 de febrero, fecha en que arrancará la ronda de los testigos y más tarde los peritos. Estaban previstos más de 70 testimonios, que podrían reducirse porque algunas partes ya han avanzado que renunciarán. 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios