tribunales

El empresario del Serrallo: "Tenía contratados a hijos de funcionarios y también de jueces"

  • Roberto García Arrabal declara en el juicio que su relación con Isabel Nieto era "complicada" y que él habla con políticos "de todo tipo", como el socialista Paco Cuenca

La primera sesión del juicio por el caso Serrallo, en imágenes La primera sesión del juicio por el caso Serrallo, en imágenes

La primera sesión del juicio por el caso Serrallo, en imágenes / Carlos Gil

El empresario del Serrallo, Roberto García Arrabal, que se enfrenta a juicio por la construcción de una discoteca junto al centro comercial que él mismo levantó, ha ofrecido hoy al tribunal una versión de normalidad sobre las relaciones que mantenía con políticos y funcionarios municipales, y que fueron aireadas tras el hallazgo policial de unos correos electrónicos privados con la ex concejal de Urbanismo, Isabel Nieto. "Yo tenía contratados a hijos de funcionarios, pero también de jueces", ha declarado en alusión a las acusaciones por dar empleo al hijo de uno de los altos cargos de Urbanismo que participaba en sus expedientes de obras, Manuel Lorente.

El acusado ha reconocido hoy, a preguntas de la fiscal del caso, Sara Muñoz-Cobo, que el hijo del antiguo director de Obras del Ayuntamiento trabajó en dos de sus empresas, pero también ha añadido que esta situación no es tan anormal en una estructura empresarial como la suya, con casi mil empleos. Ha matizado que también trabajaba para él la hija de otro funcionario de Urbanismo. "Pero eso no me importó", según añadió en su declaración.

La contratación del hijo de Lorente se debió, según las palabras del expromotor (ahora ha dicho que se dedica a ser capitán de barco e instructor de navegación), a que quería ampliar sus negocios a Miami y Ecuador, y el perfil de este trabajador, con "conocimientos de economía y de inglés", era adecuado para ello. Estuvo empleado en Be Suites (la sociedad que gestionaba el antiguo edificio Progreso del Zaidín) y la constructora Fontdeis. 

Para explicar la normalidad que para él tenía una situación así, el acusado ha puesto un ejemplo que ha incomodado visiblemente a los miembros del tribunal: "Hay hijos de jueces que trabajan en despachos de abogados ¿y eso es trato de favor? No significa eso". 

Respecto del trato que tenía con la exedil Isabel Nieto, García Arrabal ha dicho que han mantenido una "relación complicada y educada". En su declaración de hoy, el empresario se ha negado a responder a las preguntas de la antigua responsable de Urbanismo, que en este juicio ejerce su propia defensa como abogada. 

El mismo acusado ha hecho alusión a los correos electrónicos que encontró la Udef en los registros de su despacho, con mensajes mantenidos entre ambos durante varios años: "Descubrieron oro... ¿Pero en esas conversaciones hay algún hecho delictivo?" El promotor ha explicado que por su trabajo "hablaba de temas urbanísticos con políticos de todo tipo, como Paco Cuenca" (el exalcalde socialista). 

Con el exalcalde acusado en este caso Serrallo, José Torres Hurtado, ha explicado García Arrabal que tenía contactos y reuniones de trabajo con él, pero "relación cordial ninguna". A lo largo de casi toda su declaración ha hecho mucho hincapié en la relevancia de los proyectos desarrollados por sus empresas y que a su juicio eran muy buenos para la ciudad: "Para cosas importantes, allí estaba yo". Así es que, a su modo de ver, era normal tener cierto contacto con el alcalde. Pero más allá de eso, "a veces hemos ido a algún evento y hemos coincidido cogiendo un canapé".

Con los funcionarios de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, la declaración de García Arrabal ha parecido algo contradictoria, tal y como le ha señalado el propio presidente de la Sala. En un primer momento ha explicado que su empresa era muy grande y que el trato con el Ayuntamiento lo llevaban sus técnicos. "Sólo me reunía con representantes municipales puntualmente". Pero mucho más avanzado su testimonio, ha explicado que aprendió de su padre a acudir e insistir casi cada día en el Ayuntamiento para pedir licencias. Ante la sorpresa del magistrado por esa aparente incongruencia, García Arrabal ha matizado que esa labor la hacía en sus comienzos como constructor, pero que "estos señores llevan toda la vida allí", en referencia a los técnicos y altos cargos municipales sentados en el banquillo. 

 

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios