Granada

Isabel Nieto, en el juicio del caso Serrallo de Granada: “La discoteca no me gustaba, pregunté si se podía impedir”

  • La exconcejal de Urbanismo asegura que los funcionarios y altos cargos avalaron que todo estaba en orden

“La discoteca no me gustaba, pregunté si se podía impedir” “La discoteca no me gustaba, pregunté si se podía impedir”

“La discoteca no me gustaba, pregunté si se podía impedir” / Carlos Gil

La discoteca del Serrallo nunca fue del gusto de la ex concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Granada, Isabel Nieto, que se enfrenta a juicio desde el pasado lunes por la construcción de esa instalación en una zona destinada a parque público de la ciudad. En su declaración ante el tribunal, la exedil ha admitido que cuando se enteró de que se iba a instalar allí una sala de fiestas preguntó “si había alguna norma para impedirlo”.

Pero Nieto ha dicho hoy a los magistrados de la Sala que sus funcionarios y altos cargos (la mayoría sentados también en el banquillo de los acusados) le dijeron que estaba todo en orden y que no era posible actuar en contra.

En su declaración, la antigua concejal admitió que una empresa concesionaria “tiene que tener una actividad lucrativa” para que pueda tener una contrapartida, motivo por el que considera necesario autorizar el negocio en el entorno.

Respecto a toda la actuación realizada por el concesionario, la empresa de Roberto García Arrabal, en el entorno del parque junto al Centro Comercial Serrallo, Nieto defendió la idoneidad del proyecto: “Lo que se hizo fue gracias a los funcionarios y la ciudad tiene que estar agradecida”. A su juicio si no hubiera sido por sus exigencias, el empresario “podía haber dejado ladera con pitas y chumberas”. Se refería a las tirolinas y caminos que se han llevado a cabo en la zona más escarpada del Serrallo.

Sobre la discoteca, que a su criterio guardaba todos los requisitos de legalidad urbanística, el uso era algo que no podía controlar el Ayuntamiento y por eso no se podía limitar más allá de establecer los horarios de apertura y cierre.

La mayor parte de estas declaraciones las ha hecho Nieto en respuesta al largo interrogatorio de la fiscal del caso, Sara Muñoz-Cobo, que ha preguntado a la exedil por toda la larga tramitación de los expedientes concernientes a la discoteca y al sistema general de espacios libres reservado en el PGOU en la zona colindante al centro comercial.

Han sido más de dos horas de diálogo eminentemente técnico entre el ministerio público y Nieto, que es una de las principales acusadas y por eso ha sido la segunda en declarar en este juicio. El magistrado que preside la Sala, José María Sánchez Jiménez, ha intervenido de continuo para poner coto a gran parte de las preguntas, en la misma línea en que comenzó a llevar el juicio desde el lunes. 

A diferencia del exalcalde Jose Torres Hurtado, que ayer se negó a responder a la Fiscalía, Nieto si se ha prestado a aclarar todas las cuestiones de las partes, salvo las de acusaciones particulares y populares.

Ha destacado Isabel Nieto su labor como "política" en la tramitación de los expedientes urbanísticos, al destacar que siempre se informaba de ellos en lo concerniente a los detalles que ella podría contar en ruedas de prensa. 

Y como política también, la acusada asegura que se limitaba a firmar los decretos que le ponían si estaban correctamente informados por los técnicos.

A pesar de admitir que la solución de la discoteca en el Serrallo no era de su agrado, la exedil ha querido normalizar la actuación al compararla con otra media docena de instalaciones en la ciudad en las mismas condiciones y "donde no pasa nada". Se ha referido al restaurante de Las Titas del Paseo del Salón, al del Violón o al del Parque García Lorca, entre otros. 

Lorente: "No sé por qué nos rasgamos las vestiduras"

La primera sesión del juicio por el caso Serrallo, en imágenes La primera sesión del juicio por el caso Serrallo, en imágenes

La primera sesión del juicio por el caso Serrallo, en imágenes / Carlos Gil

Durante la segunda jornada del juicio que comenzó el lunes, además de la declaración de Isabel Nieto, los magistrados han podido escuchar el testimonio de uno de los jefes de Urbanismo, Manuel Lorente, que en aquellos años llevaba el área de Obras. El técnico, que ha tenido cargos en el Ayuntamiento desde hace décadas, ha defendido la legalidad de la actuación llevada a cabo en el Serrallo, pero sobre todo ha tratado de explicar que esta operación era algo normal en el urbanismo actual.

"No sé por qué nos rasgamos las vestiduras con esto. ¿Si no cómo se hacen los parques? ¿Con dinero municipal?", fue la pregunta al aire que lanzó el acusado, en referencia a que dentro de esa zona de espacios libres el Ayuntamiento permitiera la construcción y los usos de una discoteca por parte del promotor privado que se había encargado de la urbanización de la zona. 

Lorente, en ocasiones visiblemente enfadado y con continuos golpes en la mesa destinada a los declarantes, explicó que la construcción del edificio de la discoteca cumplía la legalidad porque a su juicio se ajustaba al 2% de usos lucrativos compatibles de apoyo al parque que permite la normativa urbanística. 

Respecto a los informes negativos, en especial el del ex director general de Urbanismo Jacobo de la Rosa, Lorente dijo que eso es "muy cómodo, cuando ya se había ido", en alusión a su marcha a la Diputación.

Manuel Lorente ha sido investigado en este caso por su relación con el promotor del Serrallo, Roberto García Arrabal, en cuyas empresas estuvo empleado el hijo del funcionario de Urbanismo. Este acusado ha negado haber usado nunca su influencia en el cargo que desempeñaba para procurar esos empleos a su hijo. Ha admitido esa relación laboral en dos de las empresas del promotor, si bien ha atribuido esos trabajos a la "sobrada preparación" del hijo.  

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios