Patrimonio

Granada Histórica llevará al juzgado el caso de la talla del Realejo y pedirá que interrogue a las monjas

  • La asociación prepara una denuncia que presentará en los Juzgados de Granada, una vez que la escultura está en territorio nacional

Granada Histórica pedirá al juzgado que interrogue a las monjas sobre la talla del convento del Realejo Granada Histórica pedirá al juzgado que interrogue a las monjas sobre la talla del convento del Realejo

Granada Histórica pedirá al juzgado que interrogue a las monjas sobre la talla del convento del Realejo

Granada Histórica y Cultural tiene previsto presentar una denuncia en el juzgado por el presunto expolio de la escultura del Realejo aparecida en Nueva York. Esta asociación pedirá al juez que ordene una serie de diligencias, entre ellas la toma de declaración de las últimas monjas que permanecieron en el convento de Nuestra Señora de Los Ángeles hasta su cierre definitivo en 2018.

La talla barroca que la Galería Nicolás Cortés ha expuesto este otoño en la feria de arte TEFAF de Nueva York y por la que pedía 350.000 euros, bajo el nombre de Santa Margarita de Cortona y la autoría de José de Mora, podría formar parte de un amplio conjunto de piezas que se encontraban en el mismo convento y cuyo destino final no está claro. Al menos éste es el temor la asociación cultural granadina, que asegura llevar muchos meses tras la pista de esta parte del patrimonio religioso granadino.

Cuando la escultura fue localizada en el catálogo neoyorkino de la galería madrileña y profesores del Historia del Arte de la Universidad de Granada constaron que se trataba de la misma talla que estuvo en el convento del Realejo, Granada Histórica barajó presentar su denuncia en la Audiencia Nacional. Pero una vez que la pieza ha sido recuperada por parte de la Policía Nacional, a instancias del Ministerio de Cultura, la asociación ha decidido acudir a los juzgados de Granada.

En su escrito, donde denuncian un supuesto caso de expolio, piden al juez que abra diligencias para esclarecer quiénes serían los responsables de que esa pieza saliera del convento para entrar en el circuito de arte. Por eso, consideran que es clave el testimonio de las religiosas que fueron las últimas en abandonar el edificio de las Vistillas. Al parecer, las monjas fueron a distintos destinos, entre Sevilla, Loja y Granada.

También esperan saber más sobre el lugar donde han ido a parar otras piezas que había en el convento. Algunas de estas obras fueron localizadas por un denunciante privado hace más de un año en un establecimiento de antigüedades del Rastro de Madrid. Tras denunciarlo en la Fiscalía de Medio Ambiente, las diligencias fueron archivadas porque las monjas explicaron entonces a las autoridades que las piezas sólo habían salido para ser tasadas y estaba previsto su regreso al convento. Granada Histórica tiene previsto pedir al juez que se interese por aquellas diligencias de Fiscalía.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios