balance INE 2020

Granada suma 4.500 habitantes en un año

  • Aumenta la población en la capital y el Cinturón, mientras que los municipios de entornos rurales mantienen la tendencia a perder vecinos

Imagen de archivo de Granada desde uno de sus miradores. Imagen de archivo de Granada desde uno de sus miradores.

Imagen de archivo de Granada desde uno de sus miradores. / R. G.

Granada crece. La provincia mantiene la senda de recuperación de población que inició el ejercicio anterior y en la última revisión del padrón publicada el pasado miércoles por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a fecha 1 de enero de 2020 se contabilizaron 919.168 almas en Granada. Son 4.490 criaturas más que en el balance anterior. Granada capital, además, puja en este incremento poblacional, con 233.648 residentes a 1 de enero de 2020, 1.186 más que en el balance del año anterior. No sólo aumenta la población en la urbe, aunque sigue lejos de los datos de comienzos de la década (en 2011 eran 240.099 los granadinos empadronados en la ciudad) o en el pasado siglo (en 1996 se contabilizaron 245.640 vecinos). Le siguen en esta tendencia a crecer los municipios que componen el Área Metropolitana. El movimiento, sin embargo, es el inversa en la denominada Granada vaciada, que mantiene, salvo excepciones, la proclividad a menguar en cuanto al número de vecinos, con la repercusión que este fenómeno demográfico tiene.

El crecimiento poblacional coloca el dato de empadronados a 1 de enero de 2020 a nivel de 2013, cuando Granada sumaba 919.319 vecinos. Desde 2014, cuando se contabilizaron 919.455 granadinos, el balance anual siguió una tendencia a la baja notable. Se tocó fondo en 2018, cuando la población granadina se estimó en 912.075, Desde entonces se ha crecido, al calor de una recuperación económica que ahora queda quebrada por la pandemia. El anterior descenso se debió a los estragos de la crisis de 2010, que retrajo la inmigración y ajustó a la baja el número de nacimientos. En 2017 se bajó de los 8.000 nacimientos al año con 7.968 nacidos. En 2018 el dato fue incluso peor, con 7.441 bebés. La remontada de 2019 dejó el número de nacimientos en la provincia en 7.636, lejos todavía de la barrera de los 8.000.

De vuelta a los datos recién publicados por el INE, el aumento del número de empadronados en la capital granadina es una tendencia pareja a la que se observa en la mayoría de las capitales españolas. Únicamente Cádiz, Cuenca, Jaén, León y Zamora han visto adelgazar sus números en la última revisión del INE. Por población, Granada es la decimosexta capital de provincia española por tamaño. Otro dato, 15,1 millones de españoles viven en las capitales de provincia.

En la última revisión del padrón municipal no aparece seña alguna de la pandemia, por cuando que los datos son previos a la irrupción del Covid y a la incidencia que ésta ha podido tener en la demografía. Será dentro de un año cuando se pueda hacer un balance de si, efectivamente, el incremento tan notable en el número de decesos –y que también contabiliza el INE– deja su impronta en el número de granadinos.Otra posible incidencia de la crisis sanitaria que todavía no es visible, pero que podría determinarse en el próximo padrón, será la constatación del presumible movimiento de población desde los grandes núcleos a municipios más pequeños en busca de mejores condiciones para afrontar situaciones de confinamiento como las vividas entre los meses de marzo a junio. Así, los municipios pequeños ofrecerían la posibilidad de viviendas más amplias, con espacios abiertos, al aire libre, sin las limitaciones físicas de los pisos en los que, habitualmente, se reside en una ciudad. Más espacio y menores restricciones, porque fueron los municipios más pequeños, menos poblados, donde antes se abrió la mano en el proceso de desescalada. Y también es donde la pandemia ha azotado con menos virulencia, aunque se cuentan con los dedos de una una mano (y sobran dedos) los pueblos de Granada en los que no hay casos positivos. Juviles, el municipio más pequeño de Granada con 135 almas, ya ha registrado su primer caso con Covid. Quedan a cero en el listado que ofrece la Consejería de Salud yFamilias Cástaras, Lugros y Carataunas. Por último, también podría favorecer esta tendencia el teletrabajo, la posibilidad de deslocalizar el centro laboral.

A falta de ver si, efectivamente, las secuelas de la pandemia también marcan las tendencias demográficas, el último padrón constata realidades ya conocidas. Así, la mayoría de los granadinos se concentran en capital y sus pueblos colindantes. Albolote suma 18.962 vecinos; Armilla, otros 24.340; Atarfe, 18.960 empadronados; Churriana, 15.689; Las Gabias, 21.543; Maracena, 22.306; Ogíjares, 14.348; Santa Fe, 15.222; o La Zubia, 19.330. Estos son los municipios del Cinturón más desarrollados, pero también están pueblos con pujanza en esto de atraer vecinos como Cájar (5.205 habitantes), Cenes (8.153) o Cúllar Vega (7.547 empadronados). Fuera de la almendra que componen la capital y su conurbación, Motril es el municipio más poblado, con 58.460 vecinos. Almuñécar suma 25.927; Baza, 20.430; Loja, 20.419; y Guadix, la otra gran localidad granadina por número de vecinos, atesora 18.436 habitantes empadronados.

Como ya se ha mencionado, Juviles es el pueblo más pequeño en cuanto al número de habitantes de Granada. Tenía 135 vecinos el 1 de enero de 2020, cuando doce meses antes eran 153. Esto supone que en apenas un ejercicio ha perdido al 13% de su población. La tendencia de Juviles también la sufren municipios pequeños, de la Granada rural, como Almegíjar (con 337 vecinos) o Busquístar (279 empadronados).Si se echa la vista atrás, al inicio de la serie, en 1996, queda claro cómo ha sido el movimiento poblacional que progresivamente ha dejado pueblos vacíos y ensanchado municipios limítrofes con Granada. Alhendín en 1996 tenía 4.107 vecinos. El pasado 1 de enero de 2020 eran más del doble, 9.509. Alquife, por contra, de 1.018 almas en 1996, ha pasado a contabilizar 580 almas. Las Gabias, de 7.576 empadronados a mediados de los 90, cuenta ya con 21.543 vecinos. Algarinejo, del otro lado, cuenta con 2.467 empadronados cuando hace 24 años eran 5.323.

La tendencia a decrecer en el último año no afecta únicamente a los municipios rurales, más castigados por estar en entornos vinculados a la agricultura y con pocos servicios. En Almuñécar se registró un descenso de población en 2019. Así, a 1 de enero de 2020 había 25.927 empadronados en la localidad costera, por 26.524 de un año antes.

Por último, cuatro municipios se mantienen con los mismos guarismos que en el balance anterior. Son Diezma (764 vecinos), Fonelas (978), Escúzar (791), Beas de Guadix (329) y Villanueva Mesía (2.021).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios