Entrevista | Gregorio García (presidente de los hosteleros de Granada) "Estimamos que el 24% de los negocios de hostelería han cerrado en Granada"

El presidente de la Federación Provincial de Hostelería, Gregorio García, en su restaurante Oleum El presidente de la Federación Provincial de Hostelería, Gregorio García, en su restaurante Oleum

El presidente de la Federación Provincial de Hostelería, Gregorio García, en su restaurante Oleum / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

Gregorio García 'sénior' es la cara de Oleum, el conocido restaurante de San Antón que cuenta en los fogones con otro Gregorio García –el 'júnior'– y que esta semana ha sufrido un ataque en forma de pintura negra en su fachada. De un color negro como el porvenir de una hostelería que defiende como presidente de la Federación de Granada y que ha tenido que alzar la voz en las últimas semanas en busca de que las administraciones se comprometan a dar ayudas directas.

Mientras llegan esas ayudas, el chef y representante de los hosteleros aguarda en su negocio recibiendo llamadas de unos y de otros confiando en que al menos se pueda empezar a abrir hasta las 18:00 desde este lunes (así se lo han prometido desde la Junta) y la Navidad no sea un calvario absoluto.

–En sus últimas intervenciones se aprecia que tiene un tono más duro del habitual. ¿Parece que no queda otra, no?

–La situación que tenemos ahora mismo es muy complicada. Ten en cuenta que los establecimientos están cerrados y que llevamos desde marzo así. No se factura y nadie nos da ayudas. Estamos solos, no hay nada a lo que acogernos. Nos están pagando los ERTE con los trabajadores y los seguros sociales también de alguna manera aunque no al 100%, pero esto es insostenible. Es una empresa que no ingresa y paga muchas cosas. Pagamos impuestos, pagamos todo y no ingresamos nada.

–Tras la fase inicial de la pandemia en la que decían que "íbamos a salir mejores", ¿se empieza a notar cierto egoísmo?

–En la hostelería no es así, hay más unión que nunca. En los movimientos que hemos hecho ha habido mucha gente.

–¿Y entre diferentes sectores no empieza a haber cierto recelo en las protestas?

–Quizá. No lo sé. Es posible que sí. Pero los intereses son los mismos porque el comercio está cerrado. Deberíamos ir todos juntos. De la hostelería dependen además muchos subsectores.

–¿Y la respuesta institucional? Da la impresión de que se están pasando constantemente la pelota los unos a los otros.

–Yo creo que no se tiran la pelota, es que ninguna nos hace caso. Nadie responsabiliza a nadie. En cada momento, nosotros hemos pedimos una cosa:al Ayuntamiento lo que es local, al Gobierno central lo que le toca porque creo que nos tiene que proteger ya que los dineros vienen de ahí, y al Gobierno andaluz porque, si el Gobierno de España transfiere la capacidad a las comunidades autónomas, también le toca. Lo estamos solicitando al mismo tiempo los tres lados.

–¿La Federación de Hostelería tiene ya un balance de negocios cerrados en Granada?

–Estimamos que sobre un 23% o 24% de los negocios de hostelería en Granada han cerrado.

–¿Pueden acabar cerrando o ya han bajado la persiana?

–Prácticamente, al final, van a salir esas cifras.

–¿Qué supone la campaña de Navidad para la hostelería?

–Supone muchísimo... Mucho, mucho, mucho. Había muchas cenas de Navidad, comidas de empresa, había comidas familiares... La Navidad es un punto de referencia. Es, por antonomasia, la fiesta que más celebramos los españoles. Diciembre es nuestro mejor mes siempre.

–¿Qué expectativas hay con las actuales restricciones?

–Primero estamos expectantes a ver si nos abren antes del día 10. Y la segunda fase es ver hasta qué hora nos van a dejar en Navidad, que esa es otra...

–¿Considera un agravio que la Junta haya cerrado totalmente a Granada?

–No podemos verlo como un agravio porque la respuesta sanitaria es que tenemos muchos contagios en los hospitales y tenemos las UCI llenas. Ante eso, el comité de experto médico dice una cosa y no tenemos que decir nada. Por ejemplo, si estás resfriado con una pulmonía y te bañas en una piscina de agua fría, pues está mal porque tenemos que hacerle caso al médico. Pero también tienen que hacerle caso a la economía y si nos cierran tendrán que compensarnos con ayudas directas.

"Hay que hacerle caso a la salud pero también a la economía y si nos cierran que sea con ayudas directas"

–De las ayudas directas que reclaman, ¿cuál es la que podría salvar más negocios?

–Pues lo mismo que han hecho Francia, Italia, Alemania o Bélgica. Tienen que dar ayudas directas a la empresa por el dinero que sea y que haya para pagar gastos.

–Vaya, que no quieren préstamos ni créditos, ¿no?

–Los créditos lo único que hacen es empobrecernos más porque no vamos a tener suficiente fuerza para vender y pagar.

–¿Qué es lo más grave que ha escuchado estos meses?

–Pues lo peor de todo es ver a la gente que ya no tiene fuerzas y que no puede seguir porque no tiene liquidez aunque le gustaría seguir con su empresa pero tiene que dejarla. Toda esta situación es una desesperación absoluta.

–Hay 32 hoteles a la venta a la provincia. ¿Cuál es la situación que viven los alojamientos?

–Lo de los hoteles es un verdadero desastre porque están cerrados y no generan nada. Nosotros, los bares y restaurantes, hemos tenido la oportunidad de abrir y cerrar, pero ellos prácticamente no han tenido oportunidad. Necesitan un plan especial y que las ayudas lleguen directamente.

–La cuestión va más allá de bares y hoteles, las agencias de viajes también llevan meses sin poder hacer nada.

–Están muertas porque no se mueve nadie. No hay viajes ni al exterior ni al interior con lo cual...

–Veo que el optimismo se agota...

–Es que el problema de abrir este lunes o el día 10 es que necesitamos clientes y la gente tiene miedo y no sale. Va a ser complicado, porque la facturación nunca va a llegar ni al 50% de lo que fue el año pasado.

"Va a ser todo muy complicado esta Navidad y la facturación no va a llegar ni al 50% de la del año pasado"

–El cambio en el modo de vida de la gente, definitivamente ¿ha venido para quedarse?

–Yo creo que en España la industria del turismo es tal que no puede desaparecer ni cambiar tan fácil. Vamos a seguir igual o un poco diferente, pero lo de cambiar en España no lo veo.

–¿Y la comida a domicilio?

–La comida a domicilio siempre va a existir porque eso es una comodidad que tienen los clientes. Pero esa no es la tónica. Nosotros queremos el bar, tomarnos una cerveza, hablar con la gente, darnos un paseo y salir a la calle. Llevar comida a la casa es un servicio más que hay pero no puede suplir a tener un establecimiento abierto.

–Los bares sin terraza son los que más condenados están.

–Pues si la vacuna no nos acompaña rápido y esto cambia, están condenados a eso: a no poder trabajar y es muchísimo más difícil. Los que tienen terrazas y al aire libre están más propicios a funcionar.

–¿Sois un sitio seguro?

–Hay estudios constatados de que en los bares es muy difícil contagiarse guardando distancias y llevando mascarillas.

–Hace poco recibió el Premio Nacional de Hostelería por su promoción de la gastronomía. ¿Qué supone este reconocimiento?

–Cualquier premio siempre es un agradecimiento y es gratificante que le den a uno un premio. Pero un premio nacional con todo un reconocimiento de un sector es muy importante porque no es de tu pueblo ni de tu ciudad que también. A nivel nacional es muchísimo más importante. Es una gran alegría.

–¿En qué punto está la gastronomía granadina?

–Siempre está en un punto de salida bueno. Hay muy buenos cocineros, productos y vinos. Quizás lo que necesitemos sea un empuje y creérnoslo nosotros mismos que con nuestros productos podemos hacer platos excepcionales.

Los 'Gregorios García' (padre e hijo) en su local Los 'Gregorios García' (padre e hijo) en su local

Los 'Gregorios García' (padre e hijo) en su local / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios