Granada

El 'déjà vu' de Juana Rivas: retiene a sus hijos en Italia

  • Ha denunciado a Francesco Arcuri por "maltrato" al descubrir un hematoma en uno de los menores

  • Ante ello, no ha entregado a los niños al progenitor y sigue con ellos en Italia

Comentarios 0

Juana Rivas no ha entregado a sus hijos, de 4 y 12 años a Francesco Arcuri y los tiene "en paradero desconocido", al menos para el progenitor. Ni se trata del verano del 2017, ni ha tenido lugar en Maracena. Ni si quiera en territorio español. Como si se tratase de un déjà vu, este episodio ha ocurrido ahora en Italia, después de que la maracenera y el padre de los menores hayan vuelto a protagonizar un cruce de denuncias: mientras que Rivas ha demandado a Arcuri por "maltrato" a uno de sus hijos y no haya efectuado la entrega de los menores, el progenitor se ha querellado contra la maracenera por retener a sus hijos y no devolverlos el domingo, como estaba estipulado. Este hecho además, ha provocado que Arcuri, que ayer aseguró desconocer dónde se encuentran sus hijos, haya instado a la Justicia italiana a que "disponga la entrega inmediata de los niños, revoque el derecho de visitas a la madre y se prohiba sacarlos del país".

Hace 20 días, Juana Rivas habló en televisión sobre la "fuga" que protagonizó en entre julio y agosto del año pasado. "Si diese marcha atrás, no haría lo mismo", aseguró la maracenera en directo, en el programa de Ana Rosa en Telecinco, en el que además afirmó que ella "nunca ha echado un pulso a la justicia", sino que "la justicia le está echando un pulso", por ser "una madre que lucha por sus hijos, para protegerlos y que ellos estén bien".

Arcuri se ha querellado contra Rivas por no hacer la entrega y asegura no saber dónde estánArcuri ha pedido que se revoque el derecho de visitas de la madre y se prohiba sacarlos del paísEl cónsul general de España en Roma se traslada hoy a Cagliari para reunirse con Rivas

Pese a ello, ahora parece vivirse un déjà vu de lo que ocurrió entre el verano de 2016 y el de 2017. En el primero, Arcuri denunció a Juana Rivas por "sustracción de menores" al haber abandonado sin previo aviso la isla de Carloforte donde residían. En el segundo, la maracenera permaneció un mes en paradero desconocido con sus hijos haciendo caso omiso a los requerimientos judiciales que la obligaban a entregar a los menores al progenitor, algo que finalmente hizo a finales de agosto. Estos hechos propiciaron que el pasado mes de julio, la maracenera fuese condenada por el Juzgado de lo Penal 1 de Granada a cinco años de prisión por dos delitos de sustracción de menores -uno por cada hijo- y a seis años de pérdida de la patria potestad de sus hijos.

La semana pasada, la defensa de la maracenera formalizó ante la Audiencia de Granada el recurso contra este fallo judicial. Lo hizo justo antes de que Rivas viajase a Italia para activar los procedimientos que mantiene en este país en el proceso sobre la custodia de los menores. El viernes, la maracenera llegó a Italia y se reencontró con sus hijos, con la condición de que tenía que entregarlos la tarde del domingo.

Sin embargo, descubrió que el más pequeño presentaba un hematoma en la espalda, por lo que el sábado lo llevó al hospital para que le hicieran un parte de lesiones y el domingo acudió a comisaría, denunció a Arcuri por maltrato y no le devolvió a los menores.

Pese a que la justicia italiana permite a la maracenera pasar un periodo continuado de siete días con los niños, siempre y cuando vayan al colegio, este permiso requiere de un aviso previo de cinco días de antelación, que en esta ocasión no se ha efectuado, si bien, la defensa de Rivas considera "que la situación de urgencia lo justifica". Tal y como indicó la propia Juana Rivas en declaraciones al diario El País, el domingo habló con Arcuri y le explicó que "debido a las circunstancias no podía entregárselos", pues "los niños son los que denuncian los hechos y arriesgan su vida estando en el domicilio de su padre. Están aterrorizados de volver con su padre".

Según publica este diario, la maracenera se encuentra en casa de una amiga, en un pueblo a 15 minutos de Cagliari, ya que habría sido el hijo mayor el que habría contado que la lesión de su hermano pequeño es fruto de unos hechos que tuvieron lugar unos días antes en Génova, en casa de sus abuelos paternos. Rivas relata en la denuncia que su hijo le había explicado que el padre, tras insultarlo porque no podía dormir, "lo cogió y lo lanzó con fuerza contra el hierro de la cama para después empujarlo contra la pared del pasillo".

Ante ello, como ya ocurrió el pasado verano en el que Rivas fue asesorada desde el Centro de la Mujer de Maracena, dirigido por Francisca Granados, ahora la entidad ha vuelto intervenir. Desde el centro remitieron un escrito a la División de Emergencia Consular, que depende del Ministerio de Exterior, para que tomen medidas urgentes de tutela y protección tanto de la maracenera como de sus hijos. Además, adjuntaron una misiva en las que el propio hijo mayor relata varios episodios de presunto maltrato por parte de Arcuri.

Este hecho ha rememorado la orden judicial vigente dictada por el Juzgado de Instrucción 2 de Granada en la que incluso se obligó a retirar un reportaje en la revista Interviú, que ofrecía "detalles muy concretos de la investigación judicial, para así evitar la vulneración de la intimidad personal" de los menores. Precisamente ante ello, la defensa de Arcuri no quiso entrar a valorar nada al respecto de los menores. Si bien sí que afirmó que lo ocurrido recientemente con el hijo menor había sido "un accidente doméstico propio de cualquier niño", pero que Rivas aprovecha para injuriar y denunciar a su expareja.

El abogado de Arcuri en España, Enrique Zambrano, afirmó ayer que el progenitor ha formalizado en Italia una denuncia contra Rivas por no haber entregado a los menores. Asimismo, Arcuri solicitó al Tribunal de Cagliari que disponga la entrega inmediata de los niños, que se revoque el derecho de visitas a la madre y que se prohiba sacarlos del país, "dado el peligro manifiesto de una nueva sustracción". Asimismo, aseguran que los hechos denunciados por Rivas son "irreales y fruto de su imaginación", y lamentan que "utilice a los niños, manipulándolos y poniéndolos contra su padre".

Ante todo ello, el cónsul General de España en Roma de desplaza hoy hasta Cagliari para mantener una reunión con Juana Rivas y su equipo jurídico, en la que se le aportará la documentación relativa a este caso, así como las denuncias que, según la defensa de la maracenera, "no se están tramitando" en este país. Cabe recordar que se trata de la sexta querella que Rivas interpone contra Arcuri.

Asimismo, el equipo jurídico de Rivas anunció ayer que será a partir de este encuentro cuando se plantee la entrega de los menores y que tanto ella como los menores están localizables para las autoridades. En concreto afirmaron que tras haber pedido medidas judiciales urgentes para la protección de Rivas y sus hijos, si no hay respuesta inmediata, son partidarios de que los niños sean devueltos al padre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios