Crisis en el centro penitenciario

Otro incendio en un colchón pone en evidencia la "masificación" de la cárcel de Albolote

  • Un preso metió fuego a su cama y taponó la entrada a la celda para evitar el paso de los funcionarios

  • Los sindicatos vuelven a denunciar el déficit de un centenar de trabajadores y que los internos conflictivos de otras prisiones sean destinados a esta prisión

Imagen de archivo de la fachada principal de la cárcel de Albolote. Imagen de archivo de la fachada principal de la cárcel de Albolote.

Imagen de archivo de la fachada principal de la cárcel de Albolote. / G. H.

Cerró la puerta de su celda, la taponó con colchones para evitar el paso de los funcionarios con él dentro y luego metió fuego a su cama. Esto fue lo que hizo la tarde de este jueves 22 de agosto un preso de la cárcel de Albolote, un episodio que se ha venido repitiendo durante los últimos meses en la prisión y que ha vuelto a evidenciar la falta de personal que sufre este centro penitenciario, el cual además está "masificado" de internos, según denuncian los propios sindicatos. Además, insisten en que Albolote es el centro que acaba albergando a los internos "más conflictivos" de otras prisiones.

Un déficit de un centenar de funcionarios

En la actualidad, la relación de puestos de trabajo (RPT) del centro penitenciario de Albolote, es decir, la plantilla necesaria oficialmente, es de 496 plazas de trabajo. Sin embargo, "la plantilla real" es de 403 trabajadores, lo que significa que faltan un total de 93 trabajadores respecto a la cifra que marca el propio catálogo de la Administración, según las cifras ofrecidas por el sindicato CSIF a Granada Hoy.

Este catálogo de plantilla estaría confeccionado para albergar a 1.008 presos, según la capacidad total para la que fue construido el centro penitenciario granadino, sin embargo, en la actualidad se ha superado este límite, sin haberse modificado la RPT.

Tal y como ha señalado la Asociación Profesional de Funcionarios de Prisiones (APFP), existe una "alarmante masificación" en la cárcel de Albolote, pues en la actualidad "hay más de 1300 reclusos, cuando fue construido para albergar 1.008 presos, siendo el centro penitenciario con más población reclusa de todo el territorio nacional según su estructura".

Precisamente en este sentido, desde la APFP han denunciado que el déficit de plantilla asciende hasta "más de 100 trabajadores, especialmente en el área de vigilancia". Mientras que, en Tratamiento, la falta de educadores deriva en que sea "totalmente imposible llevar a cabo de una manera eficaz y satisfactoria, los diversos programas".

Trabajadores e internos, en riesgo

La falta de personal en la prisión granadina que denuncian los sindicatos ha quedado en evidencia en diversas ocasiones. Hace unos cinco meses, los funcionarios se concentraban contra las agresiones en los centros penitenciarios y exigían más personal. Sin embargo, un par de meses antes ya habían salido a la calle para manifestarse incluso a las puertas de la Subdelegación del Gobierno de Granada, ante este déficit que supone "un riesgo para usuarios y personal, que atañe a la propia vida".

Pese a ello, la situación sigue sin solventarse y, si hace un mes, un funcionario resultaba herido en un brazo después de que un preso le pegase con el palo de una fregona durante la hora de desayuno, ahora, el centro penitenciario de Albolote ha vivido otro episodio de tensión y peligro para los funcionarios y los internos.

Un nuevo incendio en una celda

Eran poco más de las seis y media de la tarde de este jueves cuando la alarma de incendios comenzó a sonar en el módulo de aislamiento de la cárcel de Albolote. Una gran humareda salía de la celda número seis, pero acceder a ella no era tarea fácil: la puerta estaba taponada. Un preso había acoplado dos colchones en la puerta de la celda para impedir el acceso de los funcionarios, "dificultando su rescate y poniendo en peligro su vida e integridad física, así como la del resto de internos recluidos en su galería".

Finalmente, los funcionarios lograron sacar al interno y el fuego pudo ser extinguido tras haberse vivido una situación "de gran tensión y más que peligrosa, tanto para los internos", clasificados algunos como de "extrema peligrosidad", como para los trabajadores.

Albolote, el destino para los internos conflictivos

Otra de las denuncias de los sindicatos ha sido que Albolote acaba siendo el centro penitenciario que acoge a los internos más peligrosos de otras cárceles. "No es normal que la mayoría de los internos más conflictivos de otras prisiones acaben en nuestro centro penitenciario, sin que la dirección no haga nada por poner fin a esta situación", han indicado desde la APFP, tras lo que han vuelto a pedir la dimisión del director de esta cárcel granadina, Jaime Hernández.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios