Seguridad Vial

Tecnología y formación para un futuro sin accidentes de autobús

  • La compañía Alsa, que diariamente opera 23 rutas desde Granada, presenta las últimas medidas de seguridad

Las novedades se presentaron durante una jornada en el Circuito del Jarama, en Madrid Las novedades se presentaron durante una jornada en el Circuito del Jarama, en Madrid

Las novedades se presentaron durante una jornada en el Circuito del Jarama, en Madrid / J. J. Medina

Viajar en autobús supone el sólo el 0,65% de las muertes por accidente de tráfico en España. Lo dice la Universidad Politécnica de Madrid. Con este dato tan próximo al cero absoluto, el objetivo de las empresas de transporte de viajeros de que en el futuro no haya víctimas mortales en el desempeño de su trabajo es más que factible. Así se puso de manifiesto esta semana en un encuentro sobre seguridad en el transporte de viajeros en carretera llevada a cabo por la compañía número 1 del sector en España, Alsa, que mostró las últimas novedades y las políticas de la empresa en esta materia.

La inversión de las compañías en seguridad activa y pasiva, la formación continua de los conductores y las mejoras de las infraestructuras y las normativas están detrás de unos datos en los que las empresas basan su éxito y la confianza de los viajeros en autobús, que suponen el 10% de todos los movimientos por carretera.

Gran parte de estas innovaciones ya han sido incorporadas a los vehículos que realizan servicios regulares por carretera en todo el país, según comentaron desde Alsa, que además de gestionar la Estación de Autobuses de Granada, opera 23 rutas distintas desde la capital, de las cuales cuatro de ellas son con el extranjero (Faro, Lisboa, París y Casablanca). Uno de los últimos modelos de autobús adquiridos por la compañía ya ha empezado a operar el servicio entre Madrid y la ciudad, como pudo comprobar esta redacción.

Sólo el 0,6% de las muertes de tráfico se producen en autobuses, según estudios universitarios

Esos nuevos sistemas de seguridad incorporados a la flota de Alsa van desde la detección de obstáculos al frenado automático entre otros factores. Algunos de ellos ya vienen dados desde la propia compra del vehículo, como los sistemas antivuelco regulados por la Unión Europea, los de colisión frontal, o los asientos extraíbles que permiten una evacuación más rápida del colectivo.

La empresa de origen asturiano trabaja con autobuses de motor y chasis Mercedes-Benz y están carrozados por la española Setra. A estos sistemas que ya vienen de fábrica se le añaden los que incorpora cada empresa. En el caso de Alsa, para lograr su objetivo de cero víctimas, se han añadido a su flota elementos de reacción como detección y autoextinguido de incendios, y de prevención, que son de los más importantes.

Incluyen asistentes de detector de fatiga o la frenada de emergencia (ABA), legalmente obligatoria para todos los autobuses tanto urbanos como interurbanos. Esta tecnología de frenada de urgencia permite detener el vehículo, tanto de forma progresiva como instantánea sin que el conductor incluso pise el pedal del freno. Este sistema se pone en marcha cuando se detecta un obstáculo en la vía o la distancia con el vehículo precedente entra en riesgo de colisión.

En la charla, ofrecida por el director de ingeniería y mantenimiento de Alsa, Miguel Ángel Alonso, también se destacaron otras innovaciones como la incorporación progresiva en toda la flota (salvo en los autobuses de lujo de la compañía, que ya los llevan incluidos desde el principio) de detectores contra los ángulos muertos, que envía una vibración al asiento del conductor cuando hay un riesgo de impacto sobre todo lateral.

Estos sistemas advierten de la presencia de peatones, ciclistas y vehículos en los flancos del autobús. Otra novedad es la instalación progresiva de cámaras en los retrovisores, o las cámaras termográficas que amplían el campo de visión nocturna del conductor hasta los 700 metros, en vez de los 170 actuales que pueden alcanzar los faros de LED. La inversión en tecnología y renovación de la flota en Alsa supera los 100 millones de euros.

Autobús de Alsa aguarda para realizar pruebas Autobús de Alsa aguarda para realizar pruebas

Autobús de Alsa aguarda para realizar pruebas / J. J. Medina

Sin embargo, y a pesar de las innovaciones tecnológicas, todavía el 85% de los accidentes de autobús tienen un factor humano. Por eso, las medidas de seguridad también se implementan para los conductores, donde Alsa advierte de la falta de vocaciones que está afectando al sector. La empresa asturiana desveló parte de su estrategia formativa, basada en una formación muy exigente (en 2018, Alsa contrató a 731 conductores de 11.540 aspirantes), evaluación, comunicación y recompensa a sus conductores.

Aparte de la dureza del proceso de selección, se une que más de 1.300 autobuses y 1.800 conductores están monitorizados a través de un sistema llamado Drive Cam, que ante cualquier movimiento inesperado del conductor, graba los ocho segundos anteriores y los cuatro posteriores a un frenazo, volantazo o aceleración no programada, para analizarlos y avisar al conductor. También existe un protocolo de control de excesos de velocidad en el 88% de los autobuses de Alsa.

Unos datos y unas tecnologías que ayudan a casi dejar en cero las muertes por transporte colectivo en España, donde al día cubren más de un millón de kilómetros, y en la que Granada cuenta con una de las más extensas redes de autobuses urbanos y por carretera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios