Sucesos

Terremotos en Granada: del verano del 79 al invierno del 2021

  • La ciudad se echa a la calle para, en muchos casos, pasar la noche al raso como durante el mes de agosto de hace 40 años, como recordaban los más mayores

Personas después del terremoto en Nueva de San Antón Personas después del terremoto en Nueva de San Antón

Personas después del terremoto en Nueva de San Antón / J. J. M.

Los padres y los abuelos suelen hablar del verano del 79, cuando durante un mes vivieron la raso todas las noches. Fue una serie de terremotos, un enjambre sísmico similar al de estas últimas semanas en Granada. Ahora, los más jóvenes también podrán decir que se echaron en masa a la calle por culpa de este mismo fenómeno natural, que ya no les resultarán extrañas las historias de sus mayores. Porque anoche la capital y el Cinturón fueron la viva imagen de lo que se vivió 40 años atrás.

José Manuel y María lo recuerdan en la confluencia de Martínez Campos con Recogidas. En la misma esquina otra decena de personas se alejaban de las cornisas y revisaban sus móviles en buscas de información, o simplemente llamando a sus familiares. "Pero no recuerdo que fueran tan fuertes como estos", recuerda este vecino del centro, que tienen claro que esta noche la pasarán fuera de casa. "Esto es impredecible y no estamos seguros, no sabemos si será el último", cuenta.

Los calificativos de apocalíptico con los que hace poco menos de un año se tildó a la manifestación de los tractores que colapsó Granada se han quedado muy, pero que muy desfasados, antiguos, pero sobre todo exagerados con el pasado 2020 y con este arranque de 2021.

En las calles del centro de Granada se veía un movimiento de coches pasadas las once de la noche que ni siquiera se vio en Navidad a esas horas. Lo más increíble fue ver a muchos granadinos como si fuera la noche del fin del mundo, arrastrando maletas, otros con dos mochilones grandes a sus espaldas y alguno incluso sacando efectivo de un cajero automático.

Esta última escena, en una Caja Rural de Recogidas, la presenciaban dos agentes en un furgón de la Policía Local. "Nuestra labor es informativa y a la gente le decimos que lo mejor es estas seguros en casa. Desde los años 60 las edificaciones son seguras", comentaba el agente, aparentemente tranquilo aunque su compañero fijaba la mirada más adelante, con cierta preocupación.

El toque de queda se convirtió en algo irrelevante. "El miedo es lo que mueve el mundo", dijo una vez en clase el profesor Augusto Pansard. Frases que marcan y toman sentido en noches como estas. "No vamos a multar a los 50.000 que estén en la calle", comentaba el mismo agente de la Policía Local, que empezaron el turno de una forma que nunca jamás la van a desterrar en el olvido.

Familias enteras, pero mucha, más gente joven que mayor, se intentaba sacudir el susto en Recogidas, los más nerviosos bajo techos ("esto no es seguro", decía una señora a unas niñas en el hotel Presidente), los más concienciados paseando justo sobre la línea de adoquín que separa los dos carriles de la arteria que une el centro de la ciudad con la Vega. Puerta Real era un día cualquiera a media tarde, con personas sentadas sobre la jardinera central esperando a la cita del día, pero con pijamas y batines, lo primero que se pillaba.

Entre los jóvenes, los más asustados eran los menos acostumbrados a los temblores de tierra, los estudiantes y los extranjeros. María, Esperanza, Gisela y Lucía viven en la calle Sol, en pleno centro histórico, y en Cádiz o Jaén no hay tanto movimiento como el de Granada, y más en estos días.

Aún temblando del susto, alguna intentando fumar y todas compartiendo fotos. Esperanza estaba haciendo la cena cuando empezó a temblar la tierra por primera y se tuvo que agarrar a la puerta "porque se me caía la casa". "El techo del cuarto de baño ha crujido mucho", dice Lucía, aunque no sabe qué ha pasado con él porque "he salido corriendo". "Son casas antiguas y se ha notado mucho", cuenta María. Los apuntes con los que estudiaba ya tienen un borrón desviado en el subrayado fosforito. El recuerdo de que el miedo estremece los cuerpos en cualquier momento

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios