Estudiar en Granada

La Universidad de Granada señala que es Salud quien debe determinar el cierre de facultades

  • La institución insiste en que los datos de incidencia "son muy bajos" y espera que la situación "se vaya normalizando"

  • La propia UGR facilita a los estudiantes los justificantes de no asistencia para evitar que los alumnos vayan a los centros de salud

  • "En estudio" la posibilidad de nuevos test serológicos al personal universitario

Margarita Sánchez y Luis Salvador. Margarita Sánchez y Luis Salvador.

Margarita Sánchez y Luis Salvador. / Alejandro Romera (Photographerssports)

La vicerrectora de Igualdad, Inclusión y Sostenibilidad de la Universidad de Granada, Margarita Sánchez Romero, indicó en rueda de prensa junto al alcalde, Luis Salvador, que es Salud quien tiene que determinar el cierre de facultades y centros universitarios en el caso de que la situación epidemiológica empeore entre los universitarios. La profesora Sánchez también avanzó que "está en estudio" la posibilidad de que el personal de la UGR pase por un nuevo test serológico, como el realizado antes del inicio de las clases, el pasado 21 de septiembre.

En la rueda de prensa pesaron los recientes comentarios del consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, sobre la posibilidad de que sea la comunidad universitaria la culpable del repunte notable de casos en la capital. Según la vicerrectora, ningún colegio mayor ni residencia (ámbitos que el consejero puso en la picota) está cerrado por posibles brotes y en cualquier caso será Salud la que determine la decisión de clausurar facultades o centros universitarios. En la UGR hay unos 60.000 universitarios, según el dato de la propia UGR, más una plantilla de unos 7.000 empleados. 

"Estamos estudiando" hacer de nuevo test serológicos a los docentes y personal de la Universidad, según Sánchez, que confirmó que los estudiantes que ahora se incorporan a la fase de prácticas en colegios e institutos sí se harán las pruebas a partir de la semana que viene, tal y como establece Salud para el personal que trabaja en centros educativos. "No vamos a hacer un cribado por hacerlo", indicó sobre la posibilidad de que la propia institución realice estas pruebas con sus medios.

Sobre la tasa de contagios en la UGR (176 positivos acumulados desde el 28 de septiembre entre los 60.000 estudiantes, con 860 en aislamiento), la vicerrectora insistió en que los datos de incidencia son "muy bajos" (un 0,3%, según la rectora, Pilar Aranda) y no quiso valorar la tasa que arrojaría la UGR si se hiciera un cálculo sobre 100.000 habitantes, ratio que emplea Salud. "No soy epidemióloga", zanjó la profesora, que insistió en el mensaje de que la UGR está "preparada". También expresó su confianza en que "la situación se vaya normalizando". En los colegios mayores hay desde el 28 de septiembre 64 positivos y 138 aislados, mientras que en cuanto al personal docente (PDI) y de administración y servicios (PAS) desde el 1 de septiembre se han registrado 18 casos positivos y 70 aislamientos.

Sobre las medidas tomadas en estas semanas por la Universidad, la vicerrectora indicó que la propia universidad gestiona los justificantes de ausencia de los estudiantes en confinamiento o positivos, para evitar que tengan que realizar la gestión en los centros de salud. También destacó que el servicio de Salud de la institución se ha reforzado con más plantilla (tres sanitarios) y que también se ejerce tareas de rastreo en la comunidad estudiantil para facilitar el trabajo a Salud.

"Desde junio trabajamos para volver en un modelo de presencialidad segura", esgrimió la vicerrectora en la comparecencia junto al alcalde. Sánchez también destacó el "esfuerzo del profesorado". Una vez reiniciadas las clases, los datos de contagios se han disparado en Granada capital, con cifras récord. Ante este panorama y tras las declaraciones del consejero de Salud, la UGR anunció que se harán "campañas" con el alumnado, se ofrecerá "información a los delegados de curso" sobre las medidas sanitarias y se trabajará en la "sensibilización" de la comunidad universitaria, con la que "hay que hacer un doble esfuerzo", según la profesora, que también pidió que "no se criminalice".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios