Granada

El Virgen de las Nieves se implica en el tratamiento a menores transexuales

  • Una unidad específica del hospital granadino se encarga de dar asistencia integrada y personalizada a 35 jóvenes en la actualidad

En el servicio se prima la "participación" de los menores y las familias. En el servicio se prima la "participación" de los menores y las familias.

En el servicio se prima la "participación" de los menores y las familias. / g. h.

El Hospital Virgen de las Nieves, que entre sus servicios cuenta con una unidad específica para el tratamiento de menores transexuales hasta los 16 años y que actualmente da asistencia a 35 jóvenes, está implicado con esta coyuntura que ha llevado a muchos padres a luchar por los derechos de su hijos, tal y como apuntó el responsable de esta sección del centro sanitario, el pediatra Raúl Hoyos, que añadió que se "ha hecho un esfuerzo considerable para que tengamos una agenda propia y con ello podamos ofrecer un servicio de mayor calidad".

"Puede dar la impresión de que la transexualidad es algo novedoso, primero, es muy importante, y esta frase la diré veinte mil veces: la transexualidad no es ninguna una enfermedad. Es muy importante que esta idea a nivel social vaya calando. La transexualidad ha existido siempre, es algo implícito en la naturaleza, es simplemente una forma de identificación de género diversa, distinta, sin más", explicó Hoyos.

La unidad da asistencia en dos sentidos: bloqueo de la pubertad y terapia hormonal

A la unidad especializada en menores transexuales del Virgen de las Nieves acuden jóvenes de Granada, Málaga y Jaén, habitualmente derivados de atención primaria o de otro especialista y se les da asistencia en dos sentidos.

Por un lado, cuando se inicia el proceso de desarrollo de la pubertad, el niño o niña, puede tener malestar con la aparición de los signos de la adolescencia del género con el que no se identifica y se le oferta el bloqueo puberal, es decir, se deja en "standby" la pubertad durante un tiempo, para que la persona pueda explorar su identidad hasta una edad en la que la toma de decisiones se pueda hacer de una manera responsable.

Por otro lado, a partir de cierta edad existe la posibilidad de que la persona reciba un tratamiento hormonal que masculinice o feminice según con la identidad con la que identifique y de esa manera, su aspecto físico pueda ser más acorde con su identidad de género.

El responsable de la unidad explicó que la demanda de asistencia se genera sobre todo cuando se inicia la pubertad y el inicio de ésta no tiene una edad concreta, a las niñas, es decir a los niños trans, les suele ocurrir entre los 9 o 11 años, y a las jóvenes transexuales, es decir en personas que inicialmente se les ha asignado el sexo masculino al nacer pero que se identifican como mujeres, el inicio de esta etapa es un poco más tarde, habitualmente entre los once y trece años.

Cuando llegan familias a la unidad que funciona como tal desde 2017, habitualmente derivadas de atención primaria, se les plantea la posibilidad de bloquear la pubertad cuando ésta se inicia con una medicación bastante segura y simple de administrar. El proceso requiere un seguimiento que incluye analíticas periódicas y radiografías, y además todo ello lleva la firma de un consentimiento informado porque se les explica a las familias y al menor qué se hace y qué consecuencias y beneficios puede tener.

El bloqueo de la pubertad es reversible, pero cuando llega algún menor con ésta desarrollada se les ofrece la terapia hormonal que induce los caracteres sexuales del género con el que el menor se identifica, lo que conlleva uno cambios físicos, los cuales, muchos son parcialmente reversibles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios