Fuerzas y Cuerpos de Seguridad

Los agentes de la UPR de la Policía Nacional de Granada, al límite por la “mala planificación”

  • Los agentes no son avisados con 15 días de antelación, como marca la circular sobre su jornada laboral, de la realización de servicios extra

  • El sindicato Jupol denuncia la situación que vive esta unidad en Granada

Agentes de la UPR de la Policía Nacional durante un partido de fútbol en Los Cármenes. Agentes de la UPR de la Policía Nacional durante un partido de fútbol en Los Cármenes.

Agentes de la UPR de la Policía Nacional durante un partido de fútbol en Los Cármenes. / Archivo Granada Hoy

La situación laboral de los agentes de la Policía Nacional de Granada vuelve a estar al límite, esta vez en un verano en el que pesa mucho más el esfuerzo que han venido realizando estos meses atrás a tenor de las labores de vigilancia durante el estado de alarma por el coronavirus. En concreto, el problema se encuentra dentro de la Unidad de Prevención y Respuesta (UPR) de Granada, cuyos agentes están sufriendo la "mala planificación" laboral que se está ejerciendo a nivel provincial, según ha denunciado el sindicato Justicia Policial (Jupol) de Granada.

"La situación actual de esta unidad en Granada está al límite por la mala planificación de sus servicios, lo que provoca malestar entre sus integrantes", aseguraron a Granada Hoy desde Jupol, y es que los agentes "no solo no saben cuándo van a tener trabajar en servicios extraordinarios, sino que últimamente no saben ni cuándo podrán disfrutar de su tiempo libre lo que imposibilita por completo la conciliación familiar".

Pese a que la UPR cuenta con un turno de trabajo que queda establecido dentro de la normativa general del Cuerpo de la Policía Nacional, si bien, "de modo extraordinario", según el sindicato, "se les hace trabajar en su tiempo libre, sobre todo en servicios nocturnos y de fin de semana en tareas como manifestaciones, dispositivos de prevención de la delincuencia, partidos de fútbol, conciertos, etcétera".

Estos servicios extra, que remunerados con tiempo libre –"raramente se pagan", según el sindicato–, deben comunicarse a los agentes con al menos 15 días de antelación, según se expone en la Circular de la Jornada Laboral del Cuerpo, pero es algo que no se estaría cumpliendo. "El problema que genera el malestar en esta unidad es que estos servicios extraordinarios no son comunicados a los agentes con un mínimo de 15 días de antelación como dicta su Circular sobre la Jornada Laboral", denunciaron desde Jupol, que además añadieron que, a ello, hay que sumar las dificultades de los agentes para poder disfrutar del tiempo libre a cumulado.

"Los agentes no pueden disponer de los días libres generadas en estos servicios extraordinarios y utilizarlos cuando mejor les vengan para poder conciliar, sino que se les obliga a librar cuando la superioridad quiere", manifestaron desde Jupol, un hecho que, según insiste el sindicado, "tampoco se comunica con la antelación mínima para que estos policías puedan organizar su tiempo libre para su acorde disfrute lo que impide planificar viajes, etcétera". Y es que, tal y como insisten, "a diferencia de otras unidades, la UPR no cobra ni tiene reflejada en su normativa Disponibilidad alguna para esta forma de planificar de la Jefatura Superior de Policía".

Un ejemplo de esta "mala planificación", a ojos del sindicato, se encuentra en la cobertura policial de manifestaciones, "que se comunica en Subdelegación que va a ser un domingo con un mes de antelación y a los agentes se les avisa el viernes de antes", o los partidos de fútbol, que corre a cargo de la UPR. "De un partido de fútbol se conoce el horario con semanas de antelación, pero en cambio no se le encomienda el servicio a esta unidad con la antelación reglamentaria, algo que es inconcebible, sino que, normalmente, se comunican y confirman los servicios con uno o dos días de antelación lo que hace prácticamente imposible la conciliación familiar", aseguraron desde Jupol.

Esta situación ha provocado que los agentes se encuentren en una situación límite, que deriva en "una falta de motivación y cansancio, no solo físico sino aún más psicológico, de los integrantes de la UPR, que es contrarrestado por la profesionalidad de sus integrantes la cual queda reflejada en cada uno de los servicios que realizan", expusieron desde Jupol.

De este modo, el sindicato ha vuelto a denunciar la situación con el fin de que se ponga una solución a la situación de los agentes de la UPR de Granada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios