Granada

La apuesta patrimonial de las cofradías

  • Todo el esfuerzo y dedicación de las hermandades podrá verse materializado en esta Semana Santa convirtiendo devoción y arte en un reclamo artístico sin precedentes

La Borriquilla tuvo que dejar San Andrés en 1999 por el mal estado del templo. La Borriquilla tuvo que dejar San Andrés en 1999 por el mal estado del templo.

La Borriquilla tuvo que dejar San Andrés en 1999 por el mal estado del templo.

La Semana Santa no es cosa de una semana: las cofradías, durante todo un año, trabajan y prepararan sus estaciones de penitencia. Con ilusión y con esfuerzo los miles de cofrades de Granada afrontan, desde sus respectivas hermandades, nuevos proyectos que están encaminados a mejorar la presencia y decoro de las diferentes salidas procesionales así como de situar al patrimonio cultural de la Semana Santa granadina en un lugar privilegiado. Por eso, desde el último Domingo de Resurrección, los mejores artesanos de Granada y de Andalucía trabajan sin descanso para atender a la llamada de las cofradías de nuestra ciudad.

Por eso queremos ahora acercarnos a esos proyectos que podrán verse materializados a partir de esta Semana Santa, como muestra de esa labor cofrade en beneficio de nuestra historia y nuestro patrimonio cultural.

La Borriquilla y San Andrés

Si hay un estreno sonado para esta Semana Santa es la recuperación de la iglesia de San Andrés. La cofradía de La Borriquilla lleva casi dos décadas trabajando, en mayor o menor medida, para devolver el esplendor de la que ha sido su sede canónica desde la fundación de la hermandad. Y es que, tras verse obligados a abandonar la iglesia en 1999, por el avanzado deterioro que ésta presentaba; los hermanos han conseguido acometer buena parte de las obras necesarias que les permitirán, no sólo hacer su vida interna en el templo sino volver a realizar estación desde penitencia desde esta histórica parroquia de la calle Elvira.

La junta de gobierno que preside Eugenio Almohalla intentó disponer de todo lo necesario para volver a salir desde san Andrés en 2017, pero motivos ajenos a la voluntad de la cofradía impidieron que el Domingo de Ramos todo estuviera listo para realizar desde allí su estación de penitencia. A finales del mes de mayo la iglesia, al fin, volvía a abrir sus puertas. En junio llegó la salida extraordinaria del Señor de la Entrada en Jerusalén y, el próximo 25 de marzo, la Semana Santa volverá a tener como epicentro de la vida cofrade las naves de ladrillo de esta particular iglesia del mudéjar granadino.

Concluyendo la 'era de los misterios'

Muchas son las hermandades que han terminado ya la remodelación de sus pasos de Cristo. La definición de la nueva estética de la Semana Santa granadina ha ido marcando en los últimos lustros un modo de entender la expresión plástica y artística de nuestras cofradías. Por ello, podemos hoy contemplar grandes pasos de misterio y, a su vez, esperamos ver a partir del próximo Domingo de Ramos nuevos trabajos que anuncien el fin de esta "era de los pasos de misterio".

De esta manera, los hermanos de la Santa Cena continuarán con el barnizado del paso rococó del Señor, como también hará lo propio La Borriquilla con nuevas fases de dorado para el misterio. La cofradía de Jesús Cautivo proseguirá en la talla de las andas procesionales del Cristo maniatado de Dubé de Luque bajo la dirección del ebanista Francisco Verdugo. En este mismo sentido, Los Gitanos avanzarán con la ejecución de los respiraderos en el taller de José Carlos Rubio, un logro antes de ver terminado el imponente paso del Cristo del Consuelo.

Y, tras años de trabajo y esfuerzo, el Señor de Pasión, titular de la hermandad de La Estrella, verá concluido el trabajo de dorado del paso. Un momento importante en el Jueves Santo granadino que deja por delante una fase final: la realización de las cartelas así como el bordado de respiraderos y faldones.

El Viernes Santo ahondaremos en ese desarrollo de un nuevo misterio: el del Cristo de la Buena Muerte. La junta de gobierno presidida por Óscar Jiménez se adentra en la realización de una imagen de santa María Magdalena para acompañar al crucificado de Díaz Fernández; todo ello a la vez que se sustituirán los hachones que flanquean el paso por unos brazos de guardabrisa.

Y habrá que esperar hasta el Domingo de Resurrección para que toda Granada pueda disfrutar del nuevo misterio que el veleño Israel Cornejo ha realizado para el paso del Señor Resucitado y la Virgen de la Alegría. Tres imágenes, la de santa María Magdalena, san Juan y san Pedro que fueron bendecidas el pasado sábado y que presentan como singular novedad sus vestimentas, en estilo barroco cortesano, diseñadas al alimón por Cornejo y el vestidor del conjunto escultórico Benjamín Rodríguez.

El esplendor entre bastidores

Si por algo está sobresaliendo en estos momentos la artesanía cofrade de nuestra ciudad por la extraordinaria calidad que poseen los bordadores granadinos. El taller de la Chana de Jesús Arco y el de José Manuel Martínez Hurtado en el Realejo están siendo magníficos exponentes de esta realidad. Entre bastidores y terciopelos estos artistas del bordado continúan tejiendo la historia de la Semana Santa de Granada con hilo de oro.

No será en estos días de Pasión cuando podamos descubrir algunos de la sus más importantes proyectos para nuestra ciudad, pero sí toda la Granada cofrade aguarda conocer cómo quedará el nuevo palio de la Virgen de la Merced, que está realizándose en el taller de Arco; así como el imponente manto de salida de la Virgen de la Misericordia o el palio del Dulce Nombre que está dirigiendo Martínez Hurtado.

De sendos talleres, precisamente, podremos conocer la próxima Semana Santa los nuevos estandartes de la hermandad de La Concepción y de La Soledad de san Jerónimo; trabajos que vienen a mejorar la presentación en la calle de ambas cofradías.

Escultores del oro y la plata

Bajo este nombre titulaba la profesora Pilar Bertos uno de sus últimos libros. En pleno siglo XXI, y tomando el testigo de aquellos grandes orfebres de la Granada barroca, el arte de la platería vuelve a mostrar en la ciudad grandes y suntuosas obras. Alberto Quirós ha sido el encargado de realizar buena parte de ellas y que podremos disfrutar ya esta Semana Santa: las nuevas potencias del Vía Crucis, el llamador de La Concepción y Escolapios o la restauración de la orfebrería del paso de la Virgen de la Misericordia. Sin olvidarnos, por supuesto, de las nuevas fases de candelería en plata para la Virgen de la Amargura coronada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios