Granada

La barrera está en el profesionalismo

  • El RACA, la excepción en un panorama de clubes a los que frena la falta de grandes apoyos económicos

El Universidad de Granada aporta a la provincia los mejores equipos en rugby, balonmano y voleibol. El Universidad de Granada aporta a la provincia los mejores equipos en rugby, balonmano y voleibol.

El Universidad de Granada aporta a la provincia los mejores equipos en rugby, balonmano y voleibol. / ÁLEX CÁMARA

El Granada CF y el Covirán ejercen como los grandes focos de atracción de la afición deportiva. Pero hay vida más allá de ellos, aunque a todos les cuesta un mundo romper la barrera, tanto para alcanzar un público mayor como la económica para subsistir en categorías que les sitúen en escalones similares a los gigantes de la provincia.

La única excepción la pone el RACA, que la pasada temporada compitió por primera vez en su historia en la Liga Femenina 2, la segunda categoría nacional. Gracias al apoyo de la compañía Corral y Vargas, el equipo pudo jugar y mantenerse con cierta brillantez (puesto 10 de 14). La base de jugadoras de la casa la compensó con varios fichajes de extranjeras, destacando la bosnia Begenisic, máximas anotadoras

La prioridad es recabar ahora todos los datos posibles sobre la incidencia del temporal

El club, que para la temporada que viene cambia de patrocinador, tuvo que afrontar varios cambios serios de estructura para pasar del amateurismo a la semiprofesionalización. El más importante fue cambiar el coqueto pabellón del Colegio Ramón y Cajal por uno municipal el Paquillo Fernández, que si bien no tiene una gran envergadura, al menos contaba con un graderío.

El salto que dio el RACA no se vislumbra a medio plazo para otros clubes y otros deportes de la provincia, cuyo tope se encuentra en los segundos y terceros escalones de sus modalidades. El fútbol sala es uno de los claros ejemplos. En Peligros Fútbol Sala sigue siendo el equipo masculino más representativo de Granada tras el malogrado intento del Oxipharma. Su gran debe sigue siendo su ubicación geográfica. El club lleva años tratando de desplazarse a Granada para aprovechar sus posibilidades económicas y estructurales para hacer crecer el proyecto, pero siempre pincha en hueso. Al Peligros, su actual estructura le da para mantenerse con tranquilidad en Segunda B. En este deporte, pero de lado femenino, la Segunda División se compone de hasta cuatro grupos. Granada cuenta con dos representantes, ambos de fuera de la capital: Monachil y Loja. Las primeras acabaron segundas de su zona la pasada campaña. Luego se encuentra el caso de los equipos del CD Universidad de Granada. En tiempos pasados fueron profesionales, jugaban en las máximas categorías de sus deportes, e incluso el voleibol llegó a competiciones europeas. Cualquier parecido con el presente y el futuro es odioso. El club es completamente amateur y sus equipos subsisten como pueden sacando a jugadores de la cantera.

El equipo de rugby masculino fue víctima de la cada vez mayor profesionalización de este deporte en España, y perdió la categoría, la División de Honor B (segunda) después de que la temporada anterior ascendiera sin perder ningún partido. Algo que estuvo cerca de pasarle al conjunto de voleibol femenino, que se salvó pese a quedar penúltimo de su grupo en la Superliga 2 (también equivalente a la segunda). También el equipo de chicas de balonmano del 'Uni' compitió en el segundo nivel nacional, consiguiendo la salvación con la mejor temporada en diez años.

El Balonmano Maracena masculino (tercera categoría) luchó por subir, el waterpolo Huétor Vega (tercer nivel) descendió, y el tenis de mesa, en tiempos pasados glorioso en la provincia, malvive ahora en la segunda categoría masculina con dos clubes del área metropolitana, Huétor Vega y La Zubia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios