Municipal

La capital cierra el décimo mandato: 4 años marcados por la corrupción y la bronca

  • El pleno municipal de esta mañana pone fin a 4 años convulsos marcados por la Operación Nazarí

Ya no habrá pleno hasta el de constitución de la nueva corporación el 16 de junio Ya no habrá pleno hasta el de constitución de la nueva corporación el 16 de junio

Ya no habrá pleno hasta el de constitución de la nueva corporación el 16 de junio / Carlos Gil

Hay días en la política que son importantes y el de ayer, a nivel local, lo fue. El Ayuntamiento de Granada celebró el último pleno del actual mandato, el décimo, que se ha cerrado muy distinto a como empezó, desde el alcalde a la composición de los grupos municipales.

Aunque de contenido el pleno sí que sacó adelante puntos importantes como el primer Plan LGTBI, fue más simbólico y con anécdotas significativas que informativo y trascendental para el funcionamiento de la ciudad. Y ese ambiente se notaba también en los corporativos. Mientras otros plenos han sido más broncos y densos, el de ayer tuvo hasta unanimidad en muchos puntos que podrían parecer impensables en otras épocas, como IU apoyando una moción para la defensa jurídica de la Semana Santa.

El X Mandato que ahora termina con Francisco Cuenca como alcalde comenzó en 2015 con José Torres Hurtado como primer edil tras ganar el PP las elecciones. Unos meses después la Operación Nazarí lo cambió todo aupando al socialista Cuenca al Gobierno en mayo de 2016 con 8 concejales. Una tarea que ellos mismos han calificado como titánica en muchas ocasiones.

Pero en el PP también han cambiado muchas cosas, no sólo el paso a la oposición. El grupo no termina ni mucho menos con la composición que empezó. Tras la salida de Torres Hurtado se produjo la de Sebastián Pérez –ahora candidato a la Alcaldía por el PP– y la de Isabel Nieto, entonces concejal de Urbanismo. Hace menos de un mes también han salido, por motivos muy distintos, Rafael Caracuel, Antonio Granados y Rocío Díaz, que ocupan otros cargos como parlamentario, delegado provincial y directora del Patronato de la Alhambra, respectivamente.

Así las cosas, de los concejales que empezaron sólo quedan 6 ya que, además, el grupo ha perdido un concejal al pasar en este último pleno a no adscrito Juan García Montero, que también es candidato a la Alcaldía por un nuevo partido. García Montero pasó ayer a concejal no adscrito y no intervino, por decisión comunicada públicamente en la sesión, en ningún punto del pleno. También tomó posesión Virginia Ortiz como concejal del PP en sustitución de Rocío Díaz. Una toma de posesión fugaz ya que sólo es para un único pleno. Por cierto, que al final por urgencia se aprobó su solicitud de dedicación exclusiva este tiempo.

El grupo de Vamos Granada también se ha dividido en estos cuatro años y no de una forma amistosa. Tras una crisis interna importante, cada uno de los tres concejales es candidato para las próximas elecciones por separado. Sólo Marta Gutiérrez se mantiene en Vamos Granada. Luis de Haro sigue en el grupo pero cada uno votando de forma diferente e incluso repartiéndose la palabra; y Pilar Rivas pasó a no adscrita.

En Ciudadanos sí se han mantenido los 4 concejales (pese a que dos son parlamentarios desde diciembre) y en IU su portavoz, Francisco Puentedura, también.

Con esta última foto a la representación política en el Salón de Plenos, la jornada comenzó con protestas por varios colectivos: los trabajadores de Alhambra Bus, que piden mejoras laborales urgentes; los vecinos de la zona Norte, que vuelven a reclamar soluciones ante los continuos cortes de luz; o los trabajadores de las oficinas de información y registro, saturados y que reclaman más personal. También se interrumpió el pleno con la intervención de los vecinos de Santa Adela, que reprocharon a la concejal no adscrita Pilar Rivas su falta de apoyo a la petición vecinal de proteger los espacios públicos de esta la zona del Zaidín.

Fue curiosa la alta unanimidad en la aprobación de puntos y mociones, hasta diez. El mayor debate trascendió a la política local y llegó con la moción conjunta de PSOE, Vamos Granada, IU y la concejal no adscrita para exigir a la Junta compromiso con la Memoria Histórica. Aquí entró en juego la campaña electoral y hasta VOX. En la justificación de la misma se decía que el cumplimiento de los acuerdos está en riesgo en la actualidad política tras el acuerdo de Gobierno en la Junta, algo que reprocharon desde Ciudadanos y el PP, que criticaron las “prisas” del PSOE por exigir a la Junta la puesta en marcha del primer Plan Andaluz de Memoria Democrática tras no hacerlo durante los 37 años que han estado en el Gobierno regional. La moción hubo que votarla dos veces por empate y al final no salió adelante. De hecho Rivas no estuvo en esa segunda votación.

Y tras el debate, la despedida. En las últimas intervenciones los concejales iban aprovechando para decir adiós. Y es que la mayoría no repetirá ya que muchos no están en listas o se han pasado a otras que no se sabe el resultado que tendrán tras el 26 de mayo. Del PSOE están todos en lista menos Baldomero Oliver y Jemi Sánchez; del PP sólo repite una para la próxima convocatoria electoral, Inmaculada Puche, por lo que todo serán caras nuevas tras el 26M; de Ciudadanos repite la mitad, Manuel Olivares y Lorena Rodríguez. Puentedura es el 3 en la candidatura Podemos-IU-Adelante; Marta Gutiérrez es candidata por Vamos Granada; Juan García Montero por Centrados en Granada; Luis de Haro por Granada Verdad y Democracia y Pilar Rivas por el Partido del Bienestar de la Gente.

La frase más comentada y repetida estos meses desde que anunció que no seguía es la del concejal de Economía Baldomero Oliver, con su: “qué a gusto me voy a quedar”. “Ha sido un mandato complicado, difícil, que nos ha puesto a prueba en más de una ocasión, pero espero que con la distancia se valore el esfuerzo realizado”, dijo. Pero al final palabras cordiales con su mayor azote, el concejal del PP Francisco Ledesma, que tampoco repite y que agradeció estos 4 años.

También era el último pleno de la concejal Jemi Sánchez, que se va con el orgullo de haber sacado adelante propuestas hasta el último pleno y con unanimidad. “Estoy orgullosa del trabajo que hemos hecho, ha sido un honor y un placer”, dijo, señalando que está en “éxtasis” por recuperar su vida “y volver a tocar con Las Perras”, su grupo de música.

Fernando Egea se retira también y reconoció que la de político es hoy en día “una profesión de alto riesgo” y muy “ingrata”, por lo que dijo que quien se dedique necesitará “muchas ganas”.

Lorena Rodríguez y Manuel Olivares, de Ciudadanos, agradecieron también el trabajo de estos cuatro años. Y Olivares fue crítico con muchos momentos vividos en los plenos de estos años. “Todos tenemos que avergonzarnos por distintos motivos”, por lo que pidió la aplicación del código de buenas prácticas. Desde IU Francisco Puentedura ‘amenazó’ con “volver” y pidió perdón por los conflictos.

El pleno lo cerró el alcalde, Francisco Cuenca, que recordó el “alto honor” que tienen que tener los concejales por el trabajo desempeñado y aseguró que “no hay nada más importante que el servicio público”. Con todo, reconoció que “queda mucho por hacer”, por lo que deseó “suerte” a todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios