Covid-19

El coronavirus en Granada: así superó Vegas del Genil su brote “peligroso”

  • La Junta extinguió esta semana el foco de Covid-19 del velatorio Belicena, el primero en el que se hizo un llamamiento a los ciudadanos para hacer test masivos

Colas de ciudadanos de Vegas del Genil que tuvieron que someterse a pruebas PCR por asistir al velatorio de su vecina fallecida Colas de ciudadanos de Vegas del Genil que tuvieron que someterse a pruebas PCR por asistir al velatorio de su vecina fallecida

Colas de ciudadanos de Vegas del Genil que tuvieron que someterse a pruebas PCR por asistir al velatorio de su vecina fallecida / Miguel Ángel Molina (Efe)

Fue el día en el que Belicena abrió los Telediarios de toda España. El 7 de julio, la Junta de Andalucía informó de un brote de coronavirus potencialmente peligroso generado en un velatorio con "alta asistencia" de personas, y del que se temió que pudiera expandirse más allá de la provincia. Las palabras de Jesús Aguirre, consejero de Salud, deteniéndose a explicar detalladamente el caso y las medidas determinadas para atajarlo, y el llamamiento que se hizo a todos los vecinos a someterse a pruebas masivas en un momento donde los rebrotes no estaban a la orden del día, extendieron un manto de pesadumbre y preocupación en toda Granada.

El pasado miércoles, dos días antes de que su cumpliera un mes, la Junta dio por extinguido un brote que finalmente afectó a 65 personas de las más de 500 que se estima que pudieron verse afectadas al asistir al sepelio. Inmediatez, conciencia ciudadana, información, rastreo, y cumplimiento de las normas de seguridad: de esta forma superó Vegas del Genil su momento más delicado de la pandemia.

Todo empezó a las 7:30 horas de la mañana del martes 7 de julio. Leandro Martín, alcalde de Vegas del Genil, recibió una llamada desde la Consejería de Salud. Se habían detectado seis contagios directos por coronavirus en personas censadas en Belicena, familiares directos de una chica joven fallecida días antes. Poco después, el delegado en Granada, Indalecio Sánchez-Montesinos, planteó dos opciones: trasladar a los vecinos al hospital para que se hicieran las pruebas, o que el hospital fuera al pueblo. Y el hospital fue hasta Belicena. "El delegado, el responsable del distrito sanitario Metropolitano, y yo como alcalde, creímos que era la mejor opción", explica Martín a este diario.

Los primeros medios operativos de la consejería de Salud y del distrito Metropolitano llegaron a Vegas del Genil sobre las 10:30 de la mañana. A las 14:00, entre personal de Salud y todos los medios del Consistorio vegueño volcados en la causa, ya se había habilitado en el Centro de Interpretación de la Vega un punto de recogida de muestras de Covid con todas las medidas de seguridad. Tan rápido se había montado el dispositivo que la idea inicial de comenzar a realizar los test PCR a las 7:00 del día siguiente se adelantó. La delegación movilizó al personal sanitario necesario para recoger las muestras, el Ayuntamiento realizó el llamamiento público a todos los vecinos poco antes de las 15:00 horas, y a las 19:00, doce horas después de recibir el primer aviso, los habitantes de Vegas del Genil ya estaban haciendo cola para someterse a las PCR.

20 horas pasaron desde el aviso del brote hasta que se supo que muchos asistentes no estaban infectados

"Bajo mi punto de vista fue clave la rapidez, pero también la transparencia, informar en todo momento a los ciudadanos de lo que estaba pasando", comenta Leandro Martín, que añade que sabían que se iba a generar "alarma social, pero cuando se trata de salud, pones por delante a tus vecinos". "No escondimos ningún tipo de dato. Al igual que hemos tenido 65 positivos podíamos haber tenido muchos más", sentencia.

A medianoche, de aquel día ya habían pasado más de 300 personas por el 'punto Covid' de Belicena, y entre las 3:00 y las 4:00 de la madrugada ya sabían que el 100% habían sido negativas. En poco más de un día se realizaron 525 pruebas con idéntico resultado.

Por eso no se llegaron a plantear otros escenarios más radicales como el cierre parcial del pueblo. El mismo delegado expresó al alcalde que "no tenían datos" que invitaran a pensar en medidas más restrictivas, por lo que había que acudir al resto de claves por las que un brote tan peligroso como el de Vegas no fue a más. La labor de rastreo fue muy eficiente.

Tan sólo, del núcleo familiar original, hubo una docena de afectados. El resto de contagiados, hasta llegar a los 65 finales, se determinaron no por las PCR realizadas en Vegas, si no por contactos directos de familiares que habían dado positivo. Es decir, la labor de trazado realizada por los efectivos de la Atención Primaria desveló la verdadera magnitud de este foco, que se extendió más por otros municipios que por Vegas: Churriana de la Vega, Santa Fe, e incluso a otras provincias, especialmente en Málaga capital y Vélez-Málaga.

Al mismo tiempo, la Policía Local de Vegas del Genil controló que los vecinos vegueños que había sido sometidos a los test PCR masivos cumplieran la cuarentena de 14 días obligatoria a pesar de haber dado un resultado negativo en la prueba. Los agentes comprobaban el cumplimiento de la norma y nunca se vieron obligados a poner ningún tipo de multa o denuncia por saltarse el aislamiento, al que también fue sometido el propio alcalde por haber asistido al sepelio.

Las claves: rapidez, rastreo, información, toma de conciencia, y cumplir las medidas

No hizo falta porque el pueblo ya se había concienciado. "Los primeros días fueron duros, difíciles de gestionar. Hubo mucha gente que le cogió miedo a estar en la calle, a hacer vida cotidiana", relata Leandro Martín, que gobierna desde hace cinco años en Vegas del Genil. El susto "sirvió como toque de atención", incide el regidor, que ve una clara relación entre el estallido del brote y que ahora "paseas por Vegas y no pasa que alguien esté sin mascarilla o no guarde distancia de seguridad".

Concienciación ciudadana para evitar saltarse el confinamiento preventivo, y también cumplimiento de las normas de seguridad previas al brote. Otro de los puntos clave fue el acatamiento a las órdenes por parte del personal del tanatorio de Santa Fe, donde se realizó el velatorio y el funeral durante cerca de 40 horas. "Los mismos trabajadores llevaban las medidas a rajatabla, controlaban el número de personas que había en la sala de forma constante, no dejaban que se sobrepasara el aforo permitido, y la gente al verlo tampoco se quedaba mucho tiempo. Dabas el pésame y te retirabas", cuenta Martín, que también cree que gracias a eso no se desbocó más el foco.

El brote de Vegas del Genil, aunque realmente su extensión geográfica fue mucho mayor, estuvo activo veintiún días. El lunes 27 sumó su último afectado y al día siguiente ya apareció en el parte de la Junta de Andalucía como controlado. Entre este cambio de estatus y su superación pasó una semana y un día. "Conforme los datos fueron mejorando la gente volvió a hacer vida normal. Espero que a la gente no se le pase el susto y siga manteniendo las medidas de seguridad", sentenció el alcalde, deseoso por no vivir una pesadilla igual con otro rebrote.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios