Covid-19

El coronavirus golpea los pisos turísticos en Granada: precios tirados y vuelta al alquiler

  • Pese a las restricciones en los viajes, algunas casas todavía se pueden reservar en webs como Airbnb o Booking

  • Algunos propietarios se están planteando poner sus alojamientos en el mercado de arrendamiento tradicional y otros lo han hecho

Turistas en una calle con sus equipajes Turistas en una calle con sus equipajes

Turistas en una calle con sus equipajes / Javier Albiñana

La explosión del coronavirus, el consiguiente estado de alarma, las restricciones de movimientos dentro y fuera de las fronteras, y el confinamiento en los hogares, ha supuesto un misil hacia la línea de flotación del turismo. No sólo se enfrenta a sus consecuencias el sector tradicional, como los hoteles o los apartamentos, si no también a las nuevas formas de alojamientos que son los pisos turísticos.

Así, en la plataforma Airbnb, la más conocida y una de las más fiables para este tipo de alojamientos, y que tanta polémica crean en el sector, la realidad les ha aplastado. Esta semana, la segunda de la crisis del coronavirus en Granada, los precios han caído un 19,6% con respecto a una semana 'normal', prácticamente 20 euros menos de media que, por ejemplo, la segunda de mayo.

De esta forma se pueden encontrar auténticas gangas en pleno centro de Granada para estos días, en los que la limitación de movimientos y el confinamiento total, hacen que el mercado turístico tienda al cero. De hecho, lo extraño es que sigan ofertándose este tipo de pisos, una situación completamente prohibida ahora por las restricciones de viajes.

Así lo explica Pedro Sánchez, representante de Fairbnb en Granada, una cooperativa que promueve el turismo sostenible ofreciendo una alternativa a las plataformas de alquileres turísticos convencionales: "Estaríamos delinquiendo si alojáramos a alguien durante el periodo de alarma".

Pese a que está prohibido acoger a turistas en alojamientos turísticos, en algunas webs permanecen ofertadas algunas viviendas de este tipo

Cuestionado sobre las viviendas turísticas que aún se anuncian en portales como Airbnb, Sánchez cree que "como esto ha sido rápido, se hayan quedado disponibles por la inercia". "De todas formas, si un huésped intentara reservarla, automáticamente, por parte del anfitrión, se le lanzaría un mensaje de alerta porque no es posible", añade.

Pese a ello, bastante viviendas siguen ofertadas, por lo que se pueden hacer comparativas. Por ejemplo, en la semana del 11 al 17 del mes de mayo, el precio medio de los apartamentos en Airbnb es de 102 euros. Para esta en Granada, el coste promedio por cada noche es de 82. Y bajando, ya que entre el lunes y el martes la caída ha sido de 2 euros en apenas unas horas para una semana completa hasta el domingo.

Aun así, se pueden encontrar apartamentos turísticos entre 20 y 26 euros la noche en emplazamientos tan céntricos como la calle Mesones o las inmediaciones de la Catedral. En todo el centro de Granada hay 19 apartamentos en Airbnb con precios entre 20 y 30 euros por noche.

El descosido es peor en comparación que la caída de precios con respecto a la suspendida Semana Santa, que será la última de confinamiento obligatorio en España tras la ampliación del estado de alarma hasta el 12 de abril. Para esa semana, el coste medio de la noche en Granada en esta plataforma era de 147 euros, es decir, un 44% más que para la actual semana. Y es que por menos de 34 euros la noche es imposible encontrar nada en la capital para esos días. Estos precios se actualizarán en los próximos días tras ampliarse el aislamiento en las casas. Incluso pueden desaparecer ante las prohibiciones.

Aunque la Semana Santa no se va a celebrar, los precios y los alojamientos se mantienen con precios de 147 euros de media la noche

Y también se nota la diferencia con respecto al tipo de alojamiento. Esta semana en Granada se pueden encontrar apartamentos turísticos completos, de lujo, y de alta catalogación y puntuación por muy bajo precio; mientras que ya para la siguiente lo único que se puede encontrar a ese coste son habitaciones privadas. Para la próxima semana, el precio medio de la noche aún esta en 91 euros.

Esta tendencia de precios es similar también en páginas de alojamientos como Booking, aunque los precios se mantienen algo más altos que en Airbnb. De hecho, el representante de Fairbnb en Granada explica que "hay cierto malestar" con estas plataformas de reservas "porque están dejando solos, en ciertos casos, al anfitrión o al establecimiento turístico".

La caída de los precios y la restricción de movimientos han provocado que algunos dueños de pisos turísticos oferten sus casas en portales de viviendas de alquiler como Idealista. En algunas ciudades se han detectado incluso casas anunciadas tanto en esta web como en Airbnb. "Estamos teniendo un impacto muy profundo. Las pérdidas son totales y está siendo devastador. No hay un horizonte para saber qué vamos a hacer. Hay gente que se está planteando poner sus viviendas en el mercado de alquiler convencional", dice Sánchez. 

En portales de alquiler como Idealista se pueden encontrar viviendas presentadas como si fueran pisos turísticos agregadas a la web en la última semana

En Granada ya hay casos como tal. Por ejemplo, en el portal de Idealista de alquileres se puede comprobar cómo se ofertan casas ya amuebladas en las que algunas fotografías, si no delatan, al menos parece que lo hacen, su origen, ya que se pueden ver juegos de toallas encima de las camas del mismo modo que se presenten en las webs turísticas o en los propios hoteles.

En la capital, el lunes 16, el primero en el que se decretó la cuarentena nacional, en Idealista había 12 nuevas ofertas registradas desde el día anterior, algo que creció para el martes hasta 34 casas disponibles para alquiler. Sólo en la última semana hay disponibles en este portal 145 casas nuevas. Sólo el lunes salieron 32 casas y pisos.

"Hemos pasado la fase de impacto y estamos en la fase de aceptación de esta realidad y combatirla. La gente se está limitando a aguantar el tirón esperando a que haya un panorama en unos meses más halagüeño", concluye el representante de Fairbnb.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios