Historias diarias del coronavirus

Una cosecha imprescindible en mitad de una crisis: el día a día de un agricultor de Granada en tiempos de Covid-19

  • Los agricultores, que hace un mes paraban con una tractorada, son unos de los sectores que continúan con su labor pese al Covid-19

Uno de los agricultores recogiendo aguacates en Salobreña Uno de los agricultores recogiendo aguacates en Salobreña

Uno de los agricultores recogiendo aguacates en Salobreña / G. H.

Llega a casa tras una jornada más en el campo. Sin embargo, no es un día cualquiera. La situación de crisis sanitaria por el coronavirus se ha agravado hasta tal punto que se ha declarado el aislamiento obligatorio en todo el país. "Pero, podré seguir yendo a por los aguacates, ¿no?", se pregunta así mismo. Estamos en plena campaña de recogida y, de no hacerlo, los frutos se perderían y con ello, todo el sustento económico de su familia. La confusión es total, al igual que ocurre en otros sectores, y ante ello la Cooperativa a la que nutre ha preferido parar su actividad. Pero, "¿entonces el campo se para?". Al igual que en hospitales, Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, farmacias, quioscos, gasolineras y supermercados, entre otros, la actividad tampoco cesa para ellos.

Trabajan sin descanso para que los supermercados puedan estar abastecidos. A su manera, también tienen que hacer frente a este virus que ha paralizado a medio mundo pero no a ellos. Los agricultores de Granada, aquellos que hace un mes realizaban una tractorada para reivindicar sus derechos, ahora son los que siguen al pie del cañón cada día para que la población pueda estar surtida de frutas y verduras durante el estado de alerta. Sin embargo, ahora su trabajo ha tenido también que verse modificado ante la amenaza del Covid-19. Así está haciendo frente Antonio Mira, un agricultor de la Costa de Granada, a la crisis del coronavirus, una historia que se repite entre los miles de agricultores con los que cuenta la provincia.

Unas 48 horas más tarde, Antonio Mira recibe otra llamada: es la Cooperativa, finalmente piden que recojan los aguacates ante la escasez de producto. Ahora la duda es cómo hacer frente a la petición si incluso hay muchos que, por miedo al "bicho", prefieren no trabajar. "Me puse a llamar a gente y al final conseguí a diez", declara Antonio Mira a Granada Hoy, pero ahora había un nuevo problema: el desplazamiento.

"En otra ocasión, los diez hubiéramos ido en dos coches sin problemas, pero ahora, con la crisis sanitaria, tenía que haber como mínimo cinco vehículos y tan solo contábamos con dos y una moto", relata. Ante ello, no tuvo más remedio que prescindir de cinco de los trabajadores. "La recogida tendrá que hacerse en más días", explica Antonio Mira.

A primera hora de la mañana el agricultor quedó en un punto de Salobreña, su localidad, para recoger a uno de los que iba a ser su compañero esa jornada, pero cuando se dirigía a abandonar la localidad recibió el alto por parte de la Guardia Civil. "Nos pararon en un control de vigilancia y preguntaron a dónde íbamos. Les explicamos que al campo, a recoger aguacates y no advirtió de que no íbamos cumpliendo las medidas. Mi acompañante se había sentado en la parte de atrás, pero tras mi asiento y tenía que ir en el opuesto, así que se cambió", relata Antonio Mira. Sin embargo, todavía no podían irse.

"El agente me dijo que por qué no llevábamos mascarillas y le fui sincero: porque no teníamos y no había en ningún sitio para poder comprarla. Asintió con resignación y nos dejó irnos", asegura. Tras varios días, finalmente la forma de trabajo tuvieron que volver a cambiarla. Con la ampliación del estado de alarma y el endurecimiento de medidas, ahora solo se desplazan de forma individual. "Hemos conseguido un coche más y otra moto, así que vamos en total cinco", asegura, tras lo que explica cómo son las medidas de prevención que están usando para trabajar.

"Cada uno se lleva su botella con agua y no se comparte. Los que tenemos la mascarilla para sulfatar la usamos y tratamos de estar trabajando alejados", explica. De esta forma, Antonio Mira y su cuadrilla de trabajadores logran recoger cada día 3.300 kilos de aguacate, una situación que se repite además por toda una provincia en la que la agricultura sustenta gran parte de su economía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios